Consejos para un pelo sano.

  1. Utiliza siempre champúes y cremas suavizantes de calidad y especialmente indicados para tu cabello, según sea seco, normal o graso.
  2. Las cremas para facilitar el peinado que no requieren aclarado son muy buenas para hidratar los cabellos resecos, así como las sesiones de hidratación capilar que ofrecen las peluquerías.
  3. Corta las puntas con frecuencia y somételo a sesiones de hidratación periódicas.
  4. Cuidado con los tintes, ya sea verano o invierno, ya que secan el cabello. En este caso, o en caso de que vivas en un clima demasiado seco, procura hidratarlo más frecuentemente.
  5. Nunca pongas el agua demasiado caliente. Lo indicado es usar agua tibia aun en los días fríos. De esta forma estarás haciendo doble bien, a tu pelo y a tu piel.
  6. Procura que el aire del secador sea templado y ponlo a cierta distancia del pelo (a unos cinco centímetros de la raíz), esparciendo el aire continuamente. El uso excesivo del secador puede ser perjudicial, sobre todo para quien tiene el pelo rizado.
  7. En cabellos grasos y con caspa el calor es especialmente perjudicial, ya que estimula la producción de las glándulas sebáceas y puede irritar el cuero cabelludo.
  8. Cuidado con las planchas y alisadores. Nunca dejes los mechones más de 10 segundos al calor de estos aparatos.
  9. Si se te cae el pelo o lo notas débil, proporciónale los nutrientes que necesita con una buena dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales como el azufre y el zinc, fundamentales para la síntesis de queratina, el hierro para la oxigenación de las raíces.
  10. Procura evitar los alimentos grasos y la comida rápida. Una dieta alta en grasas saturadas favorece la formación de toxinas, dificulta la circulación de la sangre a la raíz del pelo y predispone a la caspa y los picores.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page