ESTÁS LEYENDO...

Consumo de refrescos azucarados.

Consumo de refrescos azucarados.

Tu cuestión es importante. Te
preguntas acerca del consumo de bebidas refrescantes porque has observado que
se beben cada vez más, especialmente en las edades jóvenes. Hoy día, todos los
chavales las consumen. Pero no sólo los jóvenes. Los menos jóvenes las beben
habitualmente, incluso todos los días y algunos, varias veces al día.

A priori, el buen sentido
aconsejaría reducir el consumo elevado. Pero analizando el tema con algo más de
detenimiento se observa que el contenido de un refresco de naranja, limón o
cola tiene sobre el 12 por ciento de azúcar. Ello quiere decir que en un vaso
grande, en donde caben 400 mililitros de bebida, hay casi 50 gramos de azúcar.
Y pensemos que hay personas que beben habitualmente más de uno al día.

Sólo con esos datos es obvio
deducir que la cantidad de azúcar que se ingiere de este modo es muy elevada.
Pero, ¿esto tiene alguna consecuencia para nuestra salud? La respuesta es un
claro y rotundo sí. Unos investigadores de la Universidad de Harvard acaban de publicar en la prestigiosa revista de la
Asociación Médica Americana, JAMA, un estudio que sugiere que el consumo
excesivo de bebidas refrescantes azucaradas en mujeres puede estar asociado con
dos aspectos importantes. El primero era obvio, y te lo he apuntado antes: si
un solo vaso grande de bebida contiene casi 50 gramos de azúcar, estamos
ingiriendo 200 calorías (obviamente dos o tres vasos equivalen a 400 y 600
calorías respectivamente, lo cual es muchísimo), pero como tiene un efecto saciante muy reducido, no se va a comer menos cantidad de
alimento por haber bebido el refresco; conclusión, que se aumentará de peso. El
segundo aspecto es enorme importancia: el riesgo de padecer diabetes tipo 2
aumenta. Y lo hace de tal modo que la persona que toma más de una bebida
refrescante azucarada al día tiene un riesgo aproximadamente doble de padecer
dicha enfermedad.

Esta información no es para
preocuparte sino para que ocuparte del tema. La ingesta excesiva de hidratos de
carbono rápidamente absorbibles como el azúcar, o el jarabe con alto contenido
en fructosa (que se promociona como natural e inocuo, incluso en diabéticos)
tienen un efecto no beneficioso sobre la concentración de glucosa en sangre y
sobre la actividad de la insulina, la hormona que la metaboliza.
Los niños que llegan a ser obesos (y con estas bebidas
se llega más fácilmente) son jóvenes con mayor probabilidad de sobrepeso, y de
éstos hay una gran proporción que serán diabéticos a partir de los 45 años.

El tema es serio. La
generación de nuestros hijos presenta un nivel de sobrepeso superior a nuestra
generación a esa misma edad. Cualquier estrategia para prevenir la diabetes
comienza por la prevención de la obesidad ¡No contribuyamos a aumentar ésta
fomentando el hábito no controlado de beber refrescos azucarados! El estudio
mencionado no encontró una asociación entre el consumo de zumo de frutas y un
aumento del riesgo de diabetes, por lo que podemos animar sin problema, a su
bebida entre nuestros hijos. Recuerda que España es el país de las naranjas.

Como ves la salud tiene
muchas caras ¡Habla con tu farmacéutico, pregúntale,
infórmate¡ Él está siempre ahí. No necesita cita previa. Y te puede aclarar
todas tus dudas. El medicamento y tú sois su preocupación.

Ángel Sanz Granda

Farmacéutico
consultor



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page