ESTÁS LEYENDO...

Es necesario un control más estricto para paciente...

Es necesario un control más estricto para pacientes diabéticos con enfermedad coronaria

Es necesario un control más estricto para pacientes diabéticos con enfermedad coronaria

Un artículo publicado recientemente en la ‘Revista Española de Cardiología’ (REC) pone de manifiesto la importancia que adquiere el control de los factores de riesgo cardiovascular en aquellos pacientes diabéticos que han sido sometidos a intervención coronaria (ya sea mediante cirugía convencional de bypass o través de la colocación de stent por angioplastia). Resalta también la imprescindibilidad de medidas preventivas más estrictas para frenar la progresión de la enfermedad.

“En España se calcula que más del 5% de la población sufre algún tipo de enfermedad coronaria (≈2,000.000) y que, de estos (algunos revascularizados y otros no), al menos un tercio (≈700.000) son diabéticos”, destaca la Dra. Pilar Mazón, miembro de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y coautora del estudio.

A pesar de esta alta prevalencia y de que conformen un grupo de muy alto riesgo cardiovascular, los diabéticos tipo 2 con enfermedad coronaria revascularizada siguen siendo un segmento de pacientes poco estudiados. De hecho, y según las últimas guías de la Sociedad Europea de Cardiología, se considera directamente de muy alto riesgo a los pacientes diabéticos que tienen además otros factores de riesgo, es decir que tienen más del 10% de posibilidades de morir por problemas cardiovasculares en los siguientes 10 años. Además, son varios los estudios que han demostrado que esta enfermedad aumenta entre dos y cuatro veces las posibilidades de morir por una enfermedad cardiovascular.

“Por lo tanto, los diabéticos con enfermedad coronaria son realmente los pacientes de más alto riesgo que nosotros vemos en las consultas. Aunque estos pacientes puedan estar asintomáticos y ya se hayan sometido a una intervención coronaria que ha solventado temporalmente el problema, no hemos conseguido parar el proceso evolutivo propio de la enfermedad”, destaca la Dra. Pilar Mazón; quien añade que, “la única manera de frenar la progresión natural de la enfermedad es siendo muy agresivos controlando la totalidad los factores de riesgo”.

Precisamente con el objetivo de describir cuáles son las características clínicas de este grupo de pacientes y conocer el grado de control de los factores de riesgo, han sido varios los centros sanitarios españoles que se han implicado en la realización de este trabajo.

Así, los investigadores del presente estudio recogieron y analizaron datos comparativos procedentes del estudio multicéntrico ICP–Bypass, realizado en 2009 sobre 2.293 pacientes que habían estado sometidos a revascularización (bypass o stent), de los cuales 771(34%) eran diabéticos.

Ahora, y a partir del análisis sobre la presencia de factores de riesgo cardiovascular, se ha demostrado que las características de la población incluida en este subanálisis son, en general, parecidas a las de la población no diabética. No obstante, después de hacer la comparativa, vieron que las principales diferencias entre diabéticos y el resto de pacientes del estudio fueron:

  • Una mayor incidencia de hipertensión: en diabéticos 78,1% y en el resto de pacientes 55,9%.
  • Una mayor presencia de insuficiencia renal: en diabéticos 32,3% frente al 23,1%
  • Un menor porcentaje de fumadores activos: en diabéticos 8% frente al 11,8%

“Con respecto a la presión arterial, cabe destacar que la mitad de los pacientes hipertensos tenían valores de presión arterial <130/80mmHg y más del 90% valores <140/90mmHg; ambos, en línea de los objetivos recomendados por las guías de práctica clínica más recientes”, especifica la cardióloga.

De los resultados se desprende, además, que aproximadamente la mitad de los pacientes han conseguido valores de glucohemoglobina <7,0%, que es el objetivo recomendado en general por la diferentes guías clínicas y consensos.

Aun así, cabe destacar que actualmente las guías clínicas recomiendan individualizar el tratamiento estableciendo objetivos de control glucémico menos estrictos en función de la presencia o no de enfermedad cardiovascular avanzada, estado funcional y/o expectativa de vida. En este sentido, la Dra. Mazón especifica que, “son varios los estudios que han asociado a las hipoglucemias a un incremento del riesgo de mortalidad, por ello, parece que evitar las hipoglucemias en el contexto de la cardiopatía isquémica es una práctica recomendable”.

En este contexto, y si tomamos de referencia la cifra objetivo que recomienda establecer la Sociedad Española de Diabetes de <7,5% glucohemoglobina, vemos como el 70% de los pacientes cumplen con el objetivo y, por tanto, pasarían a estar bien controlados. Otro dato a destacar es que tres cuartos de estos pacientes diabéticos poseen cifras de colesterol unido a liporoteínas de baja densidad (LDL) >70 mg/dl, unas cifras, estas sí, claramente mejorables.

Ante estos resultados, la Dra. Pilar Mazón concluye que, “estos datos nos muestran que en el manejo del riesgo y la prevención cardiovascular de los pacientes diabéticos revascularizados en España existe un amplio margen de mejora en el control de los factores de riesgo, fundamentalmente en la dislipemia”.

“Hay pacientes a los que destinamos muchos recursos (tiempo, intervenciones, dispositivos, medicamentos, etc.) y luego, lamentablemente, lo tiramos todo por la borda si no somos capaces de lograr que el paciente no fume, tenga el colesterol bajo control y que tenga bien controlada la presión arterial y la diabetes”, añade la cardióloga.

No todos los factores de riesgo juegan el mismo papel
Gracias a este trabajo se ha comprobado como, a pesar de que es necesario mantener el control de todos los factores de riesgo (hipercolesterolemia, glucemia, hipertensión, sedentarismo, tabaquismo, etc.), algunos, si se controlan bien, consiguen reducir mucho más el riesgo cardiovascular.

Según indica la propia especialista, si tuviéramos que numerar a los factores de riesgo por orden de relevancia, y con sintonía a los resultados del estudio, la lista que deberían cumplir, tanto los profesionales como los pacientes diabéticos afectados por enfermedad coronaria, sería la siguiente:

1. Dejar de fumar. El tabaco es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y el único completamente prevenible; además, es el responsable de una de cada siete muertes en España en mayores de 35 años. Según indican las tablas de riesgo, una persona que fuma tiene casi el doble de riesgo de morirse que otra que no fume, a los 10años.

2. Mantener unos niveles de colesterol LDL que, en diabéticos, estén por debajo de 70 ml/dl. El colesterol LDL, cuanto más bajo mejor. Los datos globales que se han obtenido a lo largo de muchos estudios muestran que reducir el colesterol a estos niveles se acompaña de un beneficio muy claro de una reducción del 22% del riesgo cardiovascular.

3. Niveles de glucemia <7,5% y de presión arterial <140/90mmHg, evitando llegar a la hipoglucemia o hipertensión. En los pacientes con enfermedad coronaria tener la tensión muy baja puede comprometer la perfusión de las arterias coronarias y tener hipoglucemia se ha observado que se asocia a arritmias y otras complicaciones.

En resumen, y como conclusión, la Dra. Pilar Mazón indica que, “en estos pacientes, la idea es que, sin descuidar el control de la tensión y la glucemia, debemos ser implacables con el consumo de tabaco y con el colesterol elevado”.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.