ESTÁS LEYENDO...

Cosmética de relleno. gestos sin huella.

Cosmética de relleno. gestos sin huella.

Las llamadas arrugas de
expresión -esas líneas delatoras que una vez cumplida la treintena se empeñan
en poblar la frente, el entrecejo y el contorno de ojos, entre otras
zonas-  están producidas por algo tan
inevitable como los gestos (alrededor de 15.000) que realizamos a diario. Por
suerte, cada vez hay más armas cosméticas para minimizarlas. Lo último: los
productos con efecto botox.

El
término ?cosmética con efecto botox? 
está directamente vinculado al boom experimentado por el tratamiento
basado en las inyecciones toxina botulínica que, hoy por hoy,  constituye la técnica más demandada en las
consultas de estética. La utilización cosmética del botox se basa en la
relajación de aquellos músculos que producen una contractura excesiva, la cual
puede dar lugar a arrugas en la piel. Al introducirse por vía subcutánea,
inhibe la eliminación de acetilcolina, un neurotransmisor encargado de enviar a
los músculos la orden de que se muevan y contraigan, de forma que estos, al no
recibir dicha ?orden?, quedan inactivados temporalmente. Como consecuencia de
ello, la piel que recubre el músculo permanece lisa, ya que, al no haber
movimiento ni gesticulación, no aparecen arrugas. Teniendo en cuenta este
efecto, no es extraño que las casas cosméticas se hayan lanzado a una carrera
desenfrenada para conseguir formulaciones capaces de reproducir, sin pinchazos
ni visitas a la consulta médica, estos efectos en la piel. El resultado:
formulaciones especialmente destinadas a tratar las arrugas de expresión, esto
es, aquellas producidas como resultado de la mímica diaria

Por qué
nos arrugamos

Está
demostrado que cada día  realizamos en
torno a unas 15.000 dermocontracciones (movimientos faciales), cuyo efecto, tal
y como explica el doctor Rafael Serena, responsable de la Unidad Especial
de  Botox de la Clínica Planas, de
Barcelona, “es la aparición de arrugas de expresión en puntos determinados
de la cara y el cuello: patas de gallo en forma de abanico, verticales en el
entrecejo, horizontales en frente y cuello, verticales e inclinadas alrededor
de los labios, horizontales bajo l punta de la nariz y sobre el labio superior,
en forma de arco en los lados de la nariz y extremo de los labios?.”.

Según
el experto, estas son las características que permiten diferenciar -y, por tanto,
tratar de distinta manera- a estas arrugas de las otras verticales o inclinadas
en frente, mejillas y cuello que no dependen de esta repetida y frecuente
contracción muscular, sino simplemente del deterioro que sufre la piel con el
paso de los años y la exposición al sol.

“Además,
la aparición de las arrugas de expresión es prácticamente siempre anterior a
las demás; así, por ejemplo, las patas de gallo son las que avisan del inicio
de la madurez física”.

Los
?parientes? de la toxina botulínica

El botox
o toxina botulínica no puede dispensarse en farmacias ni otros
establecimientos, y su aplicación debe correr siempre a cargo de un profesional
médico y realizarse en su consulta.  De
ahí lo sugerente que resulta el disponer de principios activos que, sin estos
condicionantes proporcionen beneficios similares. Uno de los más
“logrados” y que está presente en la mayoría de las formulaciones es
la argirelina (acetyl hexapéptido 3), una sustancia  capaz de disolver las ?tensiones? que se
producen entre las células de la piel y que favorecen la formación de las
arrugas de expresión; con ello, consiguen que éstas tengan  la posibilidad de alisarse sin producir los
efectos secundarios ni la parálisis muscular del botox. El ácido hialurónico es
otra de las sustancias presentes en estas formulaciones. Junto a ellas se
suelen incluir combinaciones de extractos vegetales (soja, resina de gugul) y
minerales, que actúan sobre la contractibilidad de las células dérmicas para
reducir visiblemente las arrugas, incluso las más profundas.

Qué se
puede esperar de ellas

-La
promesa de estos productos es muy concreta: reducir, minimizar y borrar las
arrugas de expresión sin que se vea afectado el gesto natural.

-Su
principal acción es relajar la piel a nivel superficial, pero, a diferencia del
botox, no actúan en profundidad, esto es, no llegan al músculo, que es el que
produce la arruga.

-Algunas
de ellas sí que pueden actuar en la capa más profunda de la piel, la dermis, y
más concretamente en los fibroblastos, las células encargadas de la producción
de colágeno y elastina, que son las estructuras encargadas del soporte y la
elasticidad cutáneas. Cada vez que gesticulamos, estos fibroblastos se contraen
y estresan y, como consecuencia de ello, se producen marcas que, a nivel de la
epidermis, se traducen en las líneas de expresión. La aplicación regular de
estos cosméticos ralentiza el proceso y evita que los fibrobalstos se ?crispen?
en exceso.

-Son
una estupenda opción para mantener a raya las primeras arrugas de expresión en
cuanto estas son visibles, evitando quese marquen y fijen en la piel.

-En
aquellas pieles en las que las arrugas de expresión están ya muy marcadas,
mejoran notablemente el estado de las mismas, ejerciendo una función de
?relleno?.

-Frente
a otros productos cosméticos, ha quedado demostrada la rapidez con la que son
visibles sus efectos: a los pocos días de utilizarlas (entre 2 y 4 semanas) la
piel luce más suave y uniforme, los rasgos más relajados y las arrugas
atenuadas.

-Además
de su acción reparadora, estos cométicos tambien ejercen una función preventiva
y protectora de la piel, especialmente frente al peligro que suponen los
antirradicales libres.

-Asimismo,
se recomiendan como tratamiento complementario para aquellas personas que se
han sometido a una inyección de botox ?verdadero?, para potenciar los
resultados.

Dónde y
cómo aplicarlas

Al
igual que ocurre con otros cosméticos, la constancia es importante y se
recomienda aplicarlas dos veces al día, mañana y noche, sobre la piel
perfectamente limpia y desmaquillada. En cuanto a la duración del tratamiento,
hay para todos los gustos: desde su uso como tratamiento intensivo, una o dos
veces al año, hasta la cura de belleza puntual de 21 días de duración, pasando
por su utilización diaria.  Para favorecer
la penetración de sus principios activos y potenciar sus efectos se recomienda
realizar un pequeño masaje en las zonas en las que se deben aplicar, y que son
las mismas sobre las que se inyecta el botox:

-En el
entrecejo: Sobre los músculos de esta zona, en las dos líneas verticales que se
forman junto a las cejas y que dan un aspecto de enfado. El objetivo es que
estos músculos queden relajados, y para ello lo mejor es aprovechar la
aplicación del producto para “pellizcar” estas arrugas perpendicularmente.

-En las
arrugas de la frente: El producto se aplica sobre los músculos frontales, que
son los que elevan las cejas y la piel de la frente. Su efecto se potencia
masajeando la frente con movimientos circulares, desde el centro hacia fuera.

-En las
patas de gallo: Además de la gesticulación, en la formación de estas arrugas
intervienen también la edad y los efectos del sol, por lo que aquí la función
del botox y de las cremas que producen un efecto similar es, además de alisar,
prevenir la formación de nuevas arrugas. 
Para relajar los músculos de esta zona, se pellizcan las cejas desde
dentro hacia fuera.

-En los
alrededores de la boca. Se masajea la zona desde el centro del labio inferior
hasta la comisura, presionando ligeramente hacia arriba el perfil del labio,
aplicando un ligero ?temblequeo? hacia fuera, con los dedos. Para minimizar la
arruga nasolabial se puede pellizcar la piel situando los dedos en un ángulo de
90º, perpendicularmente a la arruga.

-En el
cuello y el escote: En estas zonas, la pérdida de firmeza es muy notoria y, de
hecho, en ellas se está aplicando el botox con resultados muy satisfactorios.
Para favorecer la actuación de los principios cosméticos, estos se aplican en
dirección a la garganta, estirando enérgicamete la piel con ambas manos
consecutivamente, desde el escote hasta la barbilla.

No es
lo mismo

Pese a
que el término de ?cosmética botox? está ampliamente aceptado y las
consumidoras tienen bastante claro qué es lo que pueden esperar de estos
productos, hay que tener en cuenta que en muchos casos, el equiparar los
efectos que producen estas cremas como los resultados obtenidos tras la
inyección de la toxina botulínica en la consulta del especialista en estética
puede llevar a engaño. La diferencia entre unos y otros han sido objeto de un
estudio reciente publicado en el Journal of Dermatologic Surgery y en el que se
comparó el botox (comercializado en nuestro país con el nombre de Vistabel) y
tres de las cremas más populares con efecto botox que se utilizan en Estados Unidos.
Según los resultados de dicho estudio, estas cremas son efectivas en cuanto a
la mejora de la apariencia de las líneas de expresión superficiales, pero no
son capaces de llegar hasta los músculos causantes de las arrugas, sobre los
que sí actúan las inyecciones de botox.Por tanto, y según el doctor Kenneth
Beer, autor de la investigación, las 
cremas no se pueden comparar con el tratamiento original a base de
infiltraciones, ya que no ejercen ninguna acción sobre las arrugas de expresión
moderadas ni severas a nivel profundo.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page