ESTÁS LEYENDO...

Cosmética infantil: mima lo que más quieres

Cosmética infantil: mima lo que más quieres

   

Inmadurez: esa es la característica más definitoria de la
piel de los más pequeños de la casa. Por un lado, posee un film hidrolipídico
delgado y deficiente (debido a la ausencia de sudor o sebo), lo que hace que
sea propensa a desecarse, deshidratarse e irritarse. Además, su defensa
inmunitaria es menor y su flora microbiana es más débil, con el riesgo de
infección que ello conlleva. Y a esto hay que unir una producción de melanina
débil, lo que explica la hipersensibilidad al sol que caracteriza a las pieles
más jóvenes.

Todos estos factores son tenidos muy en cuenta por las casas
cosméticas a la hora de desarrollar sus líneas de productos para el cuidado
infantil, de ahí que sea tan importante utilizar siempre cosméticos específicos
durante los primeros años de vida.

 

 


El atlas del
higiene del bebé (cuadro
)

Culete y
genitales

Siempre: A las niñas hay que limpiarlas de delante
hacia atrás (de la vulva al ano) para evitar que se introduzcan gérmenes en la
vagina. También hay que limpiarles muy bien los genitales, abriendo
delicadamente los labios mayores y menores. A los niños, a partir de los 15-20
días de su nacimiento, hay que empezar a retraerles muy suavemente la piel del
prepucio, y lo mejor es aprovechar para ello el momento del baño.

-Nunca: Usar polvos de talco (resecan mucho la
delicada piel del bebé). Tampoco le apliques cremas cicatrizantes ni ningún
tipo de ungüento sin antes consultar al pediatra.

-Un consejo: Para evitar las irritaciones en esta
zona, cámbiale muy a menudo y déjale entre cambio un rato con el culete al
aire.

 


-Ojos

-Siempre: Se le pueden limpiar usando una gasa
empapada en suero filológico (siempre, una gasa para cada ojo). Al hacerlo,
inclina un poco su cabeza para que no le gotee en el otro ojo. Siempre hay que
limpiarlo de dentro hacia fuera, esto es, desde el lagrimal hasta el borde del
párpado. Con una o dos veces al día es suficiente.

-Nunca: Uses para la limpieza de esta zona algodón,
ya que se podría introducir algún resto en el interior del ojo, provocándole
una irritación.

-Un consejo
Es muy importante no utilizar colirios o pomadas por iniciativa propia,
ya que podría traer complicaciones serias.

 

 


-Nariz

-Siempre: Aplicar suero fisiológico (2 o 3 gotas)
para limpiarla y después, en caso de que tenga moquitos, utilizar un pañuelo o la
punta de un bastoncillo de algodón para sacar, únicamente, los que sean más
visibles.

Nunca: Intentes sonar al bebé ni introduzcas gasas
en su nariz, ya que puede ser peligroso.

-Un consejo: Si tiene muchas secreciones mucosas se
le puede echar más cantidad de suero fisiológico

 

 


-Uñas

Siempre: Se le pueden cortar siempre que las tenga
largas. Las de las manos pueden recortarse  rectas o redondeadas, mientras que las de los
pies siempre deber estar rectas.

-Nunca: Utilizar unas tijeras normales: siempre hay
que emplear unas específicas para bebés, con las puntas romas, para no hacerle
daño. Tampoco hay que cortárselas excesivamente cortas, ya que pueden sangrar e
infectarse.

Un consejo: Lo ideal es cortárselas en el momento
del día en el que el niño esté más relajado (preferiblemente dormido) para que
no se mueva.

 

 

 


-Oídos

Siempre: Puedes limpiarle el pabellón auricular y la
zona posterior al mismo utilizando un bastoncillo de algodón, aprovechando para
ello la hora del baño, acordándote de secarle muy bien las orejas.

Nunca: Introducirle ningún instrumento para eliminar
el exceso de cera en los oídos, ya que ésta sale por sí sola.

Un consejo:  Los bastoncillos deben limitarse siempre a la
parte externa del oído. Introducirla dentro podría producirle una heridita o
hacer que el tapón se introduzca a más profundidad.

 


Dermatitis
atópica: una “pupa” mayoritaria

Según el dermatólogo Francisco Allegue, uno de los ponentes
de las últimas Jornadas de Dermofarmacia, el eczema o dermatitis atópica afecta
al 80 por ciento de los menores de 14 años, siendo la patología dermatológica
más frecuente junto con la dermatitis del pañal (que afecta al 75 por ciento de
los lactantes) y a la psoriaris (que se da hasta en el 15 por ciento de los
menores de 10 y 15 años).

El origen de esta afección no está del todo claro; los
expertos apuntan a una predisposición genética, vinculada a antecedentes
familiares de asma o alergias. También hay indicios de que puedan existir
factores inmunológicos, causas ambientales (ácaros, animales), alergias
alimentarias e infecciones de tipo viral que puedan desencadenar el eczema.

Se manifiesta mediante síntomas  muy obvios: 
inflamación en la piel que, a partir de los dos meses de edad, poduce un
sarpullido seco y rojo, acompañado generalmente de un picor intenso. El
sarpullido puede supurar y formar costras. Este tipo de dermatitis suele
aparecer primero en las mejillas, que se inflaman y secan, para después
manifestarse en otras zonas como el cuello o el cuero cabelludo. En niños de
más edad, estos sarpullidos pueden manifestarse en los codos, detrás de las
rodillas, las muñecas y los tobillos. En fases más avanzadas, si bien
desaparece del rostro, el eczema puede manifestarse detrás de las orejas .

Pero, ¿hasta qué punto puede ser seria esta afección? Según
otra de las dermatólogas participantes en estas Jornadas, Pilar Rivas, experta
en higiene infantil, “puede tratarse de un problema serio, pero en la gran
mayoría de los casos disminuye a medida que el niño crece”.

En cuanto a las pautas de actuación frente al eczema, lo
fundamental es asegurar una buena hidratación después del baño, a base de
emulsiones humectantes. También es importante que la higiene diaria se realice
con jabones no perfumados, optando por los de glicerina, el jabón blanco, las
cremas o las emulsiones acuosas y suaves, así como los preparados con avena. Es
importante evitar los baños largos de inmersión y secar la piel de forma suave.
En algunos casos el dermatólogo puede recomendar la utilización de cremas
específica a base de corticoides o analgésicos por vía oral.

 


 



Piojos: ellos
también vuelven al cole

Pediculus humanus:
Insectos succionadores hematófogos, ovíparos y que parasitan exclusivamente al
hombre. Con estas “credenciales”, no es de extrañar que la mera mención del
nombre con el que los conocemos popularmente, piojos, nos ponga en alerta. Pero
ni estos bichitos son tan fieros como los pintan ni librarse de ellos resulta
tan difícil. Es cierto que los colegios son “campos minados” para su
transmisión, ya que la forma fundamental de contagio es de cabeza a cabeza, lo
que puede verse favorecido por actitudes como compartir gorros, peines, etc. De
hecho, se estima que entre el 5 y el 15 por ciento de los niños en edad escolar
los padecen en algún momento.Sus síntomas más característicos son un picor o
prurito intenso, producido por la reacción del cuerpo a la saliva del insecto.
Es importante destacar que en el hecho de sufrir a estos incómodos huéspedes no
tienen nada que ver factores como la longitud del cabello ni el nivel
socioeconómico o cultural, la edad o el sexo. También hay que tener en cuenta
de  que en muchos colegios, en vez de
notificar de forma abierta la existencia piojos en determina aula, hay una
especie de “mensaje subliminal” que consiste en hacer llegar a los padres una
circular con recomendaciones genéricas acerca de cómo actuar en caso de
contagio. A buen entendedor…

En cuanto al tratamiento, ha evolucionado mucho en los
últimos tiempo y actualmente se pueden encontrar en las farmacias desde peines
específicos para “barrer” tanto los piojos como sus huevos, las liendres, como
los productos de última generación, formulados a base de dimeticona, y  que se caracterizan por ser mucho más fáciles
de aplicar que sus predecesores.

 


Dientes: hay que
echarles una mano

Tal y como explican los expertos de la firma Oral-B en sus “Series
educativas sobre salud denta”l que han puesto en marcha en colaboración con los
dentistas y que se pueden conseguir en las consultas de éstos, de todos los
grupos de edad los niños son el de mayor riesgo de presentar caries, ya que
tienden a comer con más frecuencia y aún no son 
expertos en el cepillado dental, de ahí la importancia de que los padres
no sólo vigilen los hábitos alimenticios y supervisen la higiene dental sino
que, si es necesario, le echen una mano a la hora de lavarse los dientes. Esta
es la forma de hacerlo correctamente:

-Usar un cepillo de filamentos suaves especial para niños y
pasta con flúor (menos de la mitad de la que se usa un adulto) o un dentífrico
especial para niños.

-Empezar limpiando la superficie de las muelas, haciendo un
movimiento de atrás hacia delante.

-Para la superficie exterior de los dientes, colocar el
cepillo en un ángulo de 45 grados en dirección con la línea de las encías.

-Hacer movimientos suaves y breves, moviendo el cepillo de
atrás hacia delante.

-Para limpiar las superficies frontales interiores, mantener
el cepillo hacia arriba y hacer movimientos suaves de arriba abajo con la punta
del cpeillo.

-No hay que olvidar cepillar la línea de encías y asegurarse
también de haber alcanzado hasta los últimos dientes del fondo.

-Por último, y al igual que ocurre con los cepillos adultos,
el infantil se debe cambiar cada tres meses o antes si los filamentos empiezan
a parecer desgastados. También es importante evitar que los niños compartan sus
cepillos.

 

 


 



Adolescentes:
alerta, acné

El 80 por ciento de los adolescentes sufren en mayor o menor
medida problemas de acné, según el doctor Eduardo Fonseca, jefe del Servicio de
Dermatología del Hospital Juan Canalejo, de A Coruña. Tal y como señala el
experto, más que de un problema de salud, se trata de una cuestión estética,
que es tratada siempre y cuando el paciente lo demande. En el tratamiento de
este problema la higiene juega un papel fundamental: los especialistas
recomiendan lavarse la cara dos veces al día con un limpiador suave (las casas
cosméticas ofrecen varias opciones dentro de sus gamas específicas) y ser
constantes en la aplicación de la cosmética antiacné.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page