ESTÁS LEYENDO...

COSMÉTICA MASCULINA ¡Igualdad en la farmacia!

COSMÉTICA MASCULINA ¡Igualdad en la farmacia!


Aquello de “el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso” está totalmente out. También ha pasado de moda el perfil de hombre excesivamente preocupado por su físico y obsesionado por probar todas las novedades cosméticas. Los hombres del 2013 saben que tienen que cuidarse y lo hacen de una forma práctica, buscando sobre todo la efectividad de los tratamientos.

Los tiempos están cambiando –y mucho- en lo que a los hábitos de cuidado masculino se refiere. Prueba de ello es la cada vez más creciente oferta de líneas cosméticas específicas para los hombres. Y es que aunque el desarrollo de los productos de belleza para hombres sigue prácticamente las mismas líneas de la cosmética femenina (limpieza, hidratación, nutrición, protección solar….), las formulaciones y el modo de aplicación tienen que ajustarse las peculiaridades de la fisonomía y, también, de la biología masculina.

Distintas características, mismos enemigos
Tal y como explica el doctor Rafael Jiménez Puya, dermatólogo del Hospital Reina Sofía, de Córdoba, y miembro de la AEDV, “existen principalmente tres factores fisiológicos que diferencian la piel masculina de la femenina: el espesor (es hasta un 25% más gruesa que la de la mujer), firmeza (envejece más tarde pero de una forma más brusca) y secreción sebácea (por lo que, en determinadas zonas, presenta más imperfecciones y brillos)”.

En este sentido, la doctora Natalia Ribé, especialista en Medicina Estética y Andróloga y directora del Institut Dra. Ribé, de Barcelona, comenta que “el hombre tiene activas las hormonas durante más tiempo, y aunque la andropausia también le afecta, las consecuencias sobre la piel son menores que en el caso de la menopausia femenina. Las hormonas masculinas generan más grasa y evitan la flacidez típica del paso de los años. Por otra parte, una estructura mandibular y unos pómulos más gruesos sostienen mejor la piel y los músculos del rostro”. En cuanto a los “enemigos a batir”, estos no distinguen de género: “los factores  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosque afectan negativamente a la piel masculina son los mismos que en la mujer: edad, cansancio, estrés, contaminación, dieta desequilibrada, diferentes problemas de salud, ausencia de ejercicio físico, tabaco y consumo de alcohol”, señala el doctor Jiménez Puya.

Ellos envejecen… distinto
Si bien la piel masculina parte con ventaja en lo que a la aparición de los signos de la edad se refiere, la concienciación femenina respecto a la importancia de los cuidados hace que, llegada una edad, este “privilegio biológico” se diluya. Lo explica la doctora Natalia Ribé: “En cuanto a las arrugas, el hecho de que los hombres tengan la piel más gruesa propicia que el paso del tiempo se deje ver más tarde en el rostro masculino. En este sentido, las mujeres tienen la batalla ganada, pues tienen interiorizadas ciertas rutinas de higiene y cuidado de la piel que resultan determinantes para conservar un cutis terso, sano y joven. Además, los hombres se rasuran cada día, y ello comporta una agresión importante para la piel. Unido a los malos hábitos alimentarios, el tabaco o la falta de protección solar, estos factores son los culpables de que el rostro en el hombre envejezca antes de lo debido”.

El doctor Jiménez Puya comenta que los signos clínicos que revelan el envejecimiento masculino aparecen en el siguiente orden: arrugas peripalpebrales (patas de gallo), arrugas de la frente, hundimiento de los surcos nasogenianos, flacidez del mentón y “bolsas” en los párpados inferiores.

Porque ellos también lo valen
-Limpieza
El exceso de grasa es el principal enemigo a batir, de ahí que, además de un producto de limpieza facial (los hombres suelen preferir el jabón), la exfoliación juegue un papel fundamental.  Además de eliminar todo resto de impurezas y proporcionar un nuevo “lustre” a la piel del rostro, elimina imperfecciones y favorece que la gruesa piel masculina esté receptiva para los ingredientes de los productos hidratantes, antiedad…
-Afeitado
Gesto diario para la mayoría de los hombres, es imprescindible realizarlo con un producto específico (espuma, gel o aceite) para así evitar que la piel sufra en exceso. Lo mejor es afeitarse durante o después de la ducha, ya que tanto el agua caliente como el vapor favorecen que se abran los poros y que el vello se ablande. Imprescindible utilizar un after shave al acabar, preferiblemente aplicado mediante un suave masaje. Estos productos, además de proporcionar una agradable sensación de frescor, calman las irritaciones que haya podido producir el afeitado.
-Crema facial (hidratante y nutritiva)
Estos productos están plenamente incorporados a los neceseres masculinos. De hecho, la hidratación de la piel es uno de los aspectos que más preocupan a los hombres, sobre todo a aquellos asiduos al deporte y a las actividades al aire libre. Una de las características de los productos faciales masculinos es su bajo contenido en agentes grasos. En cuanto a las formulaciones, una de las preferidas son los bálsamos. También hay en el mercado productos “2 en 1”, esto es, after shaves con un elevado efecto hidratante.
-Antiarrugas
Poco a poco su uso va calando entre la población masculina. La formulación preferida por los hombres son los productos en gel, que se absorben rápidamente y proporcionan un plus de frescor. Además de los ingredientes antiedad típicos (vitaminas, alfa-hidroxiácidos, ácido hialurónico…) estos productos incorporan en su formulación agentes vigorizantes, revitalizantes y reafirmantes.
-Contorno de ojos
Los productos para los problemas de esta zona (patas de gallo y bolsas, principalmente) están protagonizando el último “boom” en los que a cosmética masculina se refiere. Las presentaciones adaptadas al consumo masculino, principalmente aquellas en formato roll on, han contribuido a que la demanda de este tipo de productos entre los hombres se haya duplicado en los últimos tiempos. Incorporan ingredientes que favorecen la circulación sanguínea y linfática, como los flavonoides.
-Protección solar
Básicamente las características de estos productos son “unisex”. Sin embargo, hay algunas líneas específicamente dirigidas a la población masculina que incorporan presentaciones en solución o espuma para las zonas pilosas. También hay líneas específicas para los hombres que realizan deporte al aire libre.
-Productos para el cuerpo
La mayoría de los geles de ducha dirigidos a la población masculina incorporan ingredientes “vivificantes” y “energizantes”, como el ginseng o el guaraná. Además, en los últimos tiempos, se han ido incorporando a las líneas de cosmética corporal masculina nuevos productos dirigidos fundamentalmente a dos cometidos: reafirmar la piel y reducir la grasa (especialmente en zonas de “alto riesgo” como el abdomen).

La barba y sus problemas
Afeitarse es todo un arte. Y mantener la barba en perfectas condiciones, también. No prestarle a este atributo tan típicamente masculino los cuidados que necesita puede traducirse en afecciones que, además de antiestéticas, pueden llevar a convertirse en problemas de salud. Una de ellas es la pseudofoliculitis (también conocida como “pelo encanado”), que afecta hasta al 83% de los hombres que se afeitan. “Se trata de una afectación crónica que sucede cuando el vello de la barba, duro y rizado, se revuelve e introduce de nuevo en la piel, provocando una reacción inflamatoria que, después, se puede sobreinfectar”, explica la doctora Rosa Ortega, profesora de Dermatología en la Facultad de Medicina de Granada y miembro de la AEDV.

Habitualmente se da en las barbas densas, gruesas  y rizadas, con el pelo con tendencia a curvarse. Cuando se pasa excesivas veces la cuchilla o la máquina para apurar demasiado el afeitado, el problema se agrava. También influye afeitarse en la dirección contraria a la salida del vello (hay que hacerlo a favor del mismo) y, también, si hay salida del pelo de forma anárquica (en distintas direcciones).
“La pseudofoliculitis de la barba es un problema  crónico y una alteración estética. En el plano físico, suele producir dolor o picor, comedones (pequeños quistes), hiperpigmentaciones e incluso cicatrices”, señala la experta.

En cuanto al tratamiento, los exfoliantes cosméticos resultan muy útiles, ya que eliminan las capas más superficiales de la epidermis y favorecen la desaparición de los quistes.  Los exfoliante pueden ser físicos (jabones scrub, con antisépticos y micropartículas) y químicos (son los más recomendados), como los alfa-hidoxiácidos y los retinoides), por su poder comedolítico y antiinflamatorio. También se puede recurrir al uso de antisépticos y antibióticos. En la consulta del dermatólogo se practica una técnica, el “lifting out”, que consiste en extraer el pelo enclavado en la piel con unas pinzas y, si es necesario, con la ayuda de una fina aguja desinfectada. “Dejar de afeitarse una temporada ayuda a mejorar el problema, realizando mientras el tratamiento que haya recomendado el dermatólogo. Además, es imprescindible tratar de no apurar demasiado el afeitado (sobre todo en el cuello); preferir el afeitado húmedo al seco y hacerlo más a menudo con menor intensidad. Hay que renovar las cuchillas aisduamente”, recomienda la doctora Ortega.

Y, también, en la clínica de estética
Según la última encuesta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), el 80% de las clínicas de estética aumentaron los tratamientos para hombres, sobre todo en edades comprendidas entre los 30 y los 50 años. Otros datos apuntan a que al menos un 25% de los hombres se han sometido a un tratamiento de depilación láser, y uno de cada 100 ya ha sido tratado con infiltraciones de toxina botulínica para las arrugas de expresión o de ácido hialurónico para el relleno de las arrugas visibles. La doctora Natalia Ribé comenta al respecto que “la mayoría de los hombres se quejan de que su aspecto denota cansancio y mal humor, debido en la mayoría de las ocasiones a las arrugas del entrecejo y a las ojeras”.

Pero la preocupación estética masculina no sólo se centra en su rostro: cada vez son más los que acuden a las clínicas de estética para aumentar o reafirmar determinadas zonas de su cuerpo. Es lo que se conoce como remodelación corporal masculina, que, en palabras de la doctora María José Barba, directora de las Clínicas Dra. Barba de Madrid y Zaragoza,  “se define como la serie de procedimientos quirúrgicos y médicos que intentan reformar o remodelar diferentes partes del cuerpo y que se realizan de manera ambulatoria. Se llevan a cabo mediante técnicas muy similares a las usadas en mujeres, pero existen diferencias significativas en algunas áreas corporales, que deben tenerse en cuenta”.

El tipo de técnicas más demandadas por los hombres son el aumento de glúteos y de pectorales, la lipoescultura, la corrección de defectos en las piernas y el aumento de estatura, una técnica en la que la doctora Barba es pionera y que consiste en la aplicación de un implante de un material de relleno en los talones que, sin cirugía, consigue un aumento máximo de 4 centímetros. “Además, hay tratamientos para cuadrar los hombros y marcar los abdominales (tableta de chocolate)”, explica la experta.

Se lleva lo “neosexual”
Una de las peculiaridades del mundo de la estética masculina es que siempre se ha asociado a determinados movimientos o tendencias específicamente “para hombres”. Primero fue el “metrosexual” como sinónimo de hombre moderno que no tenía reparo en confesar abiertamente que le gustaba cuidarse y recurrir a tratamientos  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentoshasta entonces “acotados” a las mujeres, como el láser o la pedicura, por ejemplo; después, el “ubersexual” (esto es, aquel que cuida su imagen pero expresa al máximo las cualidades de la masculinidad). La tendencia actual es un híbrido entre las anteriores: el hombre de hoy es “neosexual”, lo que, tal y como comenta el doctor Rafael Jiménez Puya, “define la mezcla perfecta entre masculinidad y sensibilidad. Se trata de alguien que está en buena forma física, que trabaja su cuerpo y se preocupa por su imagen; que desea y propicia un modo saludable de vida y toma decisiones a conciencia a la hora de comprar alimentos y productos de cuidado personal”. Las casas cosméticas han captado todas estas peculiaridades del hombre actual y han ajustado sus lanzamientos a los gustos y demandas de este sector de la población. “El hombre de hoy busca productos fáciles de usar, eficaces y creíbles; prácticos y masculinos; con colores fuertes y marcas conocidas. En cuanto a los temas que más preocupan a los hombres en cuanto a la estética son las arrugas del rostro, la flacidez en el abdomen, la hidratación de la piel, las impurezas de la cara y las bolsas y ojeras”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page