ESTÁS LEYENDO...

Cuándo usar un corrector de ojeras.

Cuándo usar un corrector de ojeras.

Una mala noche, un cansancio prolongado o una fisonomía proclive son tres factores claves que pueden desencadenar la presencia de ojeras. Para disimular no sólo este defecto sino también las manchas ligadas a la vuelta del verano, los granitos o las venitas que puedan surgir en el rostro por los excesos de sol o los cambios de temperatura, utiliza un buen corrector de ojeras. Puedes utilizarlo en las aletas de la nariz para ocultar las rojeces propias de esta zona, en pómulos y mejillas para destacar el colorete, en la cuenca del ojo para aclarar la mirada, debajo de las cejas para mejorar el resto del ojo, entre las cejas para aclarar las muy oscuras y darles volumen y relieve, y en los pliegues que se forman desde la comisura de los labios hasta la barbilla o de la nariz a la boca. Las firmas cosméticas han creado fórmulas ultra novedosas que facilitan la aplicación hasta extremos insospechados con texturas que se funden instantáneamente con la piel, pasando totalmente inadvertidos. Sólo tienes que elegir el aplicador que más se adecúe a tu tipo de piel, bien en sticks o barras o bien con aplicadores de esponjas o pinceles. Entre los componentes milagrosos de este invento cosmético se incluyen pigmentos difusores de la luz, para realizar el original efecto de halo en los lugares estratégicos, micro esponjas de nylon, de gran poder absorbente. Para que sean estables durante largas horas los pigmentos se cubren de sílice para evitar estropear la base de maquillaje. Algunos contienen extractos vegetales con propiedades calmantes y activadoras de la microcirculación facilitando la irrigación de los tejidos.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page