ESTÁS LEYENDO...

Cuidado de la piel. en invierno más que nunca.

Cuidado de la piel. en invierno más que nunca.

El frío, el aire, la humedad y las calefacciones
pueden influir muy negativamente en la piel provocando una importante
deshidratación. Las alteraciones cutáneas que le acompañan son sólo el primer
paso hacia el envejecimiento prematuro de la piel

El consejo de los
dermatólogos es claro: hay que protegerse frente al frío. Los contrastes de
humedad y temperatura ambiental se acentúan considerablemente en invierno y
contribuyen a deteriorar nuestra piel, la primera barrera de protección ante
cualquier cambio del entorno. También el viento influye negativamente en la
epidermis y en consecuencia, potencia el deterioro producido por el frío. Asimismo
las calefacciones excesivas o que disminuyen la humedad ambiental (muy habitual
en casas y oficinas), contribuyen enormemente a resecar nuestra piel.

Todos estos factores hacen
que la piel en invierno sufra una gran deshidratación, provocando alteraciones
cutáneas que se traducen visualmente en una piel seca, fisurada,
que contribuye enormemente al envejecimiento de la piel. En este sentido, hay
que decir que las pieles normales o grasas soportan mejor el frío que las
pieles secas o sensibles, que necesitan una mayor protección y más cuidados.

10 recomendaciones expertas

Para una correcta protección
este invierno, la Academia Española de
Dermatología
recomienda:

  1. Proteger la piel en invierno, especialmente la de
    la cara y las manos, con una hidratación adecuada.
  2. Cuidar los labios aplicando protectores labiales
    hidratantes. Asimismo hay que evitar humedecerlos con frecuencia, ya que
    la saliva produce una irritación adicional.
  3. Tener especial cuidado con la piel de las
    personas de edad avanzada y de los niños, particularmente sensibles a los
    cambios y rigores del invierno.
  4. Evitar la aparición de placas secas, fisuras y
    escamas, algo particularmente frecuente en estos grupos de población.
  5. No abusar de las duchas y baños, evitando sobre
    todo jabones enérgicos y eligiendo más bien jabones suaves apropiados para
    cada tipo de piel.
  6. En caso de ir a la nieve, hay que fotoprotegerse adecuadamente, ya que el sol puede ser
    más peligroso para la piel incluso que en verano, ya que los rayos solares
    se reflejan en la nieve y potencian el daño.
  7. Cuidado con los cambios de temperatura al salir o
    entrar en locales. Éstos son negativos para nuestra piel, sobre todo si es
    sensible.
  8. A la hora de protegerse contra el frío, hay que
    evitar ropas o calzado irritante o no transpirable.
  9. Hay enfermedades muy comunes de la piel como la psoriasis o la dermatitis atópica,
    que empeoran en invierno. Estos enfermos deben ser especialmente
    controlados por el dermatólogo en esta época del año.
  10. Si en el entorno familiar hay pacientes con piel
    seca, sensible o enfermedades cutáneas que empeoran en invierno, hay que
    procurar aumentar la humedad ambiental mediante humidificadores o la colocación
    de toallas húmedas o sistema similar en radiadores, focos de calor, etc.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page