ESTÁS LEYENDO...

Cuidados alérgicos, la primavera ya llegó…....

Cuidados alérgicos, la primavera ya llegó….

CONSEJOS SECCIÓN


ALERGIA

LOS OTROS PELIGROS

En plena temporada alta de alergias, muchos afectados no tienen más remedio que recurrir a los medicamentos para paliar sus síntomas. Los efectos se


Por sus propios síntomas, la alergia puede convertirse en una patología en cierta medida incapacitante a la hora de realizar ciertas actividades, manejar maquinaria peligrosa o conducir. Los estornudos en cascada que padecen ciertos pacientes, por ejemplo, pueden llegar a sumar más de 5 por minuto y ocasionar la pérdida del control de un vehículo durante unos segundos. Del mismo modo, la conjuntivitis disminuye la visibilidad; y la tos y el asma agudo pueden impedir cualquier actividad que implique concentración. Además, es sabido que las reacciones alérgicas producen alteraciones del Sistema Nervioso Central incidiendo en el procesamiento neurosensorial, rendimiento psicomotor, en la memoria, irritabilidad, ansiedad, insomnio, apatía o depresión que repercuten en la calidad de vida del paciente. Por todo ello, La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica SEAIC- editó el pasado año una guía con el objetivo de prevenir accidentes de tráfico bajo el título Influencia de la alérgica en la conducción de vehículos.

Efectos secundarios

Un segundo aspecto negativo de la alergia a la hora de realizar actividades con riesgo son los medicamentos utilizados en su tratamiento. La SEAIC aclara que los antihistamínicos son fármacos muy eficaces para el control de la alergia ya que favorecen la desaparición de sus síntomas (estornudos, prurito, rinorrea, moqueo, ojos enrojecidos) y permiten mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, muchos de estos fármacos, sobre todo los clásicos inducen sueño y alteran las funciones psicomotoras. Bajo sus efectos, un alérgico tarda más tiempo del normal en tomar una decisión y disminuyen su capacidad para razonar y memorizar.

Frente a ellos existen ya antihistamínicos de segunda generación que no tienen efectos secundarios y no interaccionan con el alcohol. A diferencia de los anteriores, no alcanzan el sistema nervioso central y, por tanto, mantienen al individuo en un nivel de alerta adecuado.

Recomendaciones

1. Evitar viajar en moto o bicicleta, para evitar el impacto directo de los pólenes; utilizar gafas de sol y conducir con las ventanillas cerradas.

2. Evitar la automedicación. Leer detenidamente el prospecto de los fármacos para observar su influencia en la conducción.

3. Colocar filtros en el aire acondicionado para evitar que entren las partículas ambientales.

4. Evitar viajar al amanecer o al atardecer, períodos del día de mayor concentración de pólen.

5. Informarse sobre la intensidad



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page