ESTÁS LEYENDO...

Cuidar la alimentación, clave para las personas co...

Cuidar la alimentación, clave para las personas con cáncer de páncreas

Cuidar la alimentación, clave para las personas con cáncer de páncreas

 

La sede de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla resultó ayer tarde el escenario elegido para el desarrollo de la jornada para pacientes y familiares: “La alimentación sí importa en cáncer de páncreas”, donde profesionales sanitarios pusieron en conocimiento de los asistentes, estrategias y hábitos de alimentación saludables que buscan mejorar la calidad de vida de estos pacientes. La jornada divulgativa surge tras la publicación en el mes de noviembre de 2015 de “Cáncer de páncreas: alimentación y calidad de vida. Guía para pacientes y familiares”. El manual, editado por Fundación MÁS QUE IDEAS y la Asociación de Cáncer de Páncreas (ACANPAN), se ha convertido en todo un referente en este campo, ya que tal y como señala Diego Villalón, presidente de la Fundación y coordinador de la guía: “Hay mucha bibliografía en torno al cáncer de páncreas, pero hasta la fecha no había ninguna publicación dirigida al paciente que abordase las problemáticas nutricionales, físicas, emocionales y sociales específicas que presentan las personas con cáncer de páncreas, por lo que se hacía necesario un libro como este”.

La iniciativa cuenta con el aval del Consejo General de Diestistas-Nutricionistas de España (CGD-NE), de la Fundación Española de Diestistas-Nutricionistas (FED-N), de la Sociedad Andaluza de Oncología Médica (SAOM) y de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), y con el patrocinio de Celgene España, S.L.U.

Mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes
El cáncer de páncreas es una enfermedad que causa diversas complicaciones que afectan el estado general del paciente. A los efectos secundarios propios de los tratamientos, le acompañan síntomas que aparecen en el momento del diagnóstico y que dificultan la actividad alimenticia. Por ello, es fundamental incorporar una alimentación adaptada a cada persona y a cada etapa de la enfermedad para mantener un buen estado nutricional, e incorporar hábitos saludables que mejoren su salud y calidad de vida.

El doctor Juan Diego Rodríguez, oncólogo Médico del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, señaló en la primera de las ponencias de la tarde, titulada Cáncer de páncreas. ¿Qué es y cómo se trata? que “por desgracia en la mayoría de los casos el cáncer se diagnostica cuando ya se encuentra en fases avanzadas o diseminado debido a la falta de síntomas que habitualmente conlleva esta enfermedad. Los síntomas van a depender de su localización, siendo la cabeza pancreática donde asientan el 60% de los nuevos diagnósticos y donde habitualmente existe más expresión de los mismos. La ictericia, o coloración amarillenta de la piel y las mucosas, acompañado de orinas oscuras y heces claras, es el signo más frecuente que orienta a una obstrucción de la vía biliar. Otros síntomas comunes son el dolor abdominal epigástrico irradiado en cinturón, la diarrea con heces grasas, la pérdida de peso, la falta de apetito y la depresión”. Además, Rodríguez ha señalado que “existen factores de riesgo establecidos en cáncer de páncreas que aumentan su incidencia en ciertas poblaciones, como son: tabaco, diabetes, pancreatitis crónica, consumo de alcohol y síndromes hereditarios (alteraciones innatas en material genético heredable de padres a hijos)”.

Tras esta primera sesión, la jornada continuó con la exposición del Dr. Antonio Jesús Martínez, endocrinólogo de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, de la ponencia que tenía por título ¿Por qué afecta a mi estado nutricional y qué puedo hacer? En su sesión, centrada en los cambios en la alimentación que debe de introducir el paciente, el doctor Antonio Jesús Martínez señaló que “la dieta de este tipo de pacientes debe ser variada, abundante en fruta y verdura, legumbres, rica en pescado, sobre todo azul por su contenido en ácidos grasos omega-3 y pobre en carnes rojas, pero con ciertas consideraciones, en función de si no se absorben bien las grasas y de si se presenta o no diabetes”. Continúa Martínez señalando que “deben evitarse por norma general los fritos, las salsas y los platos excesivamente condimentados, siendo preferible emplear técnicas culinarias más sencillas, como el hervido, el papillote, cocción al horno o al vapor”.

A modo de conclusión, el doctor Martínez destacó como ideas clave “realizar comidas frecuentes, al menos seis veces al día y con pequeñas porciones;  evitar el consumo de fritos, y utilizar métodos sencillos de cocción; seguir una dieta variada, abundante en fruta, verdura y legumbres, que sea rica en pescado (sobre todo azul) y pobre en carnes rojas; restringir grasas si no se absorben bien y no se usa Kreón; aumentar hidratos de carbono (de absorción prolongada sobre todo) y proteínas si se restringen grasas; evitar el consumo de alcohol y de bebidas con gas; y si es preciso, utilizar suplementos específicos”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.