ESTÁS LEYENDO...

Cuidar personas con Alzheimer provoca ansiedad y d...

Cuidar personas con Alzheimer provoca ansiedad y depresión

Cuidar personas con Alzheimer provoca ansiedad y depresión

Un estudio coordinado por el psiquiatra Manuel Martín Carrasco, director médico de la Clínica Padre Menni de Pamplona, ha demostrado la posibilidad de combatir eficazmente la sobrecarga del cuidador del paciente con enfermedad de Alzheimer mediante la aplicación de un programa estructurado de psicoeducación.

El estudio EDUCA, recientemente publicado en la prestigiosa revista científica Internacional Journal of Geriatric Psychiatry, se llevó a cabo sobre 114 cuidadores en 11 centros de salud mental de toda España, y ha sido declarado de interés científico por la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría.

Manuel Martín afirma que “la atención a la enfermedad de Alzheimer, y a las demencias en general, no puede limitarse a las personas afectadas, y debe extenderse a los cuidadores, por lo general familiares del enfermo. El cuidado de una persona con enfermedad de Alzheimer puede ocasionar una situación de estrés continuado en el familiar o cuidador principal. Esta  Enfermedad de Parkinsonsobrecarga, especialmente si es intensa, puede contribuir a la aparición de toda una serie de consecuencias, tanto para el cuidador como para el paciente”.

Tal y como asegura el coordinador del estudio, “las secuelas de esta sobrecarga del cuidador se concreta en la aparición de ansiedad, insomnio, depresión o aumento de consumo de alcohol o sustancias tóxicas. Para el paciente, la consecuencia más importante es el ingreso en un centro residencial. La mujer está más expuesta a la aparición de sobrecarga del cuidador, ya que se implica emocionalmente más con la persona a la que cuida. El varón adopta un papel más “profesional”, reserva más tiempo para él y acepta más fácilmente la ayuda de otras personas, familiares o profesionales”, manifiesta Manuel Martín.

El estudio EDUCA ha sido patrocinado por los laboratorios Esteve y Novartis, y consiste en ocho sesiones de terapia individual a cargo de profesionales debidamente formados. Además de conseguir una reducción significativa de la sobrecarga en el grupo que recibió el tratamiento, pudo comprobarse que los efectos positivos se mantenían seis meses después de terminada la intervención. En la actualidad el grupo que dirige Manuel Martín está realizando una segunda fase del estudio, llamado EDUCA-DOS, en la que participan catorce centros de día psicogeriátricos de toda España, la mayoría de ellos integrados en la red asistencial de las Hermanas Hospitalarias. En Navarra participa, además de la Clínica Padre Menni, el Centro Psicogeriátrico San Francisco Javier. En la Comunidad Autónoma Vasca participan los centros de día de Deusto y Txurdinagabarri (Bilbao), Durango, Arrasate-Mongragón, Eskauriatza y Oñate, dentro del complejo asistencial Aita Menni.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?