ESTÁS LEYENDO...

¿Debería hacerme la prueba del sida?.

¿Debería hacerme la prueba del sida?.

No infravalores una enfermedad que te puede costar la vida. Si crees que estás en una mínina situación de riesgo, hazte las pruebas

Se estima que en España entre 120.000 y 150.000 personas están infectadas por el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), aunque la cuarta parte aún no lo sabe. Con el fin de aumentar la detección precoz de infectados por el VIH y, en consecuencia, comenzar el tratamiento e intensificar la prevención a tiempo, las casi 20.000 oficinas de farmacia españolas aconsejarán y repartirán entre la población trípticos informativos donde se detallan los casos en los que es más recomendable realizarse la prueba del VIH/SIDA. Esta campaña, iniciada por el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Consejo General de Farmacéuticos, bajo el lema “¿Debería hacerme la prueba del SIDA?”, pretende concienciar a la población sobre los beneficios que obtendrían los infectados si “cogen” a tiempo la enfermedad, cortando los cauces de transmisión y poniéndose en el camino correcto para la curación.

Cuándo hacerse las pruebas

Cualquier persona, hombre o mujer, puede estar infectada con el VIH si se ha expuesto a la infección a través del sexo o de la sangre, y no ser consciente de ello. Por ello es recomendable que las personas que hayan podido mantener prácticas sexuales sin protección con infectados por el VIH, o hayan compartido material de inyección para consumo de drogas, se realicen la prueba del sida.

Fuera miedos

Hacerte la prueba no quiere decir que tengas que estar infectado. Sin embargo, si así fuera, conocer el resultado de la prueba del VIH/SIDA te permitirá beneficiarte lo antes posible de un seguimiento médico, acceder a un tratamiento eficaz que mejore tu calidad de vida, aumentar tu supervivencia, y adoptar las medidas necesarias para evitar que puedas transmitir la infección. Las cifras hablan por sí solas: aproximadamente uno de cada tres casos de SIDA diagnosticados durante el 2000 y más de la mitad de los que contrajeron la infección por transmisión sexual, desconocían su infección por VIH hasta que desarrollaron el SIDA. Estas personas no pudieron comenzar el tratamiento a tiempo para evitar el desarrollo de los síntomas del SIDA, ni adoptar las medidas necesarias para prevenir la transmisión.

Por qué en las farmacias

Esta campaña de interés general ha escogido las oficinas de farmacia por su perfecta distribución geográfica y demográfica, lo que las ha convertido en establecimientos sanitarios imprescindibles en el tratamiento de las toxicomanías y la prevención del sida. La accesibilidad, la imagen de los farmacéuticos como profesionales sanitarios, y la cobertura territorial convierten a las oficinas de farmacia en establecimientos sanitarios estratégicos para realizar esta labor de salud pública, teniendo en cuenta además que, en muchas casos, son las únicas estructuras sanitarias frecuentadas por usuarios de drogas, simplemente por el hecho de acudir a las mismas a adquirir jeringuillas o psicofármacos. Desde que se constituyó el Plan Nacional sobre el Sida los

farmacéuticos han colaborado en diferentes acciones para la prevención de la infección por VIH. Posteriormente, esta línea de trabajo se consolidó con la firma de convenios de colaboración entre el Consejo General y los Planes Nacionales sobre Sida y Drogas en programas de reducción de riesgos. Así, se desarrollaron los programas de intercambio de jeringuillas, dispensación de metadona, y dispensación de kits antisida, todos ellos desde las Oficinas de Farmacia.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page