ESTÁS LEYENDO...

Decálogo de consejos para afrontar la premenopausi...

Decálogo de consejos para afrontar la premenopausia y la menopausia:

1. Fomentar la autoestima.

Es importante que la mujer afronte este momento con una actitud positiva, viendo que esta nueva etapa de su vida puede aprovecharla para llenarse de vitalidad y experiencia, dedicándose más tiempo a sí misma y desarrollando aficiones.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos2. Hacer ejercicio físico moderado y regular.
La actividad física es importante para conseguir beneficios cardiovasculares y retrasar la aparición de trastornos, y ayuda a mantener la fuerza muscular y evitar caídas. Podemos evitar el sedentarismo caminando entre media hora y una hora diaria o con otro tipo de actividades aeróbicas como el baile, el aerobic…, siempre de acuerdo a las posibilidades reales de cada persona.

3. Hábitos alimenticios saludables.

En esta época de la vida existe una tendencia al aumento de peso y a la aparición de hipertensión arterial, colesterol alto y otras dolencias. Es preciso reducir el consumo de grasas y azúcares, así como aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales y de productos que contengan calcio, como los lácteos. Además, la vitamina D es crucial para fortalecer los huesos y evitar problemas de osteoporosis.

4. Moderar el consumo de alcohol y café y otros estimulantes perjudiciales.
Más de dos o tres tazas de café diarias o más de dos vasos de vino al día no son recomendables.

5. Reducir la sal en las comidas.
La sal incrementa la tensión, por lo que no hay que abusar de ella. Podemos sustituirla por apio o hierbas aromáticas para no restar sabor a nuestras comidas.

6. Realizar controles periódicos de tensión arterial, colesterol y glucosa.
Para detectar a tiempo cualquier irregularidad al respecto.

7. Huir del tabaco:
El tabaco puede adelantar el comienzo de la menopausia, por lo que hay que evitar fumar y, en la medida de los posible, ser fumadora pasiva.

8. Acudir a las revisiones ginecológicas.
Para evitar los problemas típicos de esta etapa, es imprescindible un control ginecológico periódico. El médico valorará la severidad de los síntomas y los posibles tratamientos.

9. Evitar la automedicación con hormonas u otros medicamentos.
Es muy importante consultar con el médico y el farmacéutico para fomentar el cumplimiento terapéutico y realizar un seguimiento farmacológico.

10. Consultar con el farmacéutico la posibilidad de utilizar soluciones nutricionales.
Muchos de los trastornos que afectan a la calidad de vida de las mujeres no requerirán de una prescripción farmacológica. El empleo de soluciones nutricionales que contengan isoflavonas de soja y/o lúpulo puede ser un recurso de gran ayuda para combatir los efectos emocionales y físicos de la mujer en esta etapa de la vida.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page