ESTÁS LEYENDO...

Demandan mayor implicación para controlar los ries...

Demandan mayor implicación para controlar los riesgos de los pacientes anticoagulados

Con motivo del Día Nacional del Paciente Anticoagulado y bajo el lema “Más Control Menos Riesgo”

En España más de 800.000 pacientes viven anticoagulados. Esta cifra aumenta año tras año con el incremento de la esperanza de vida, entre otros factores. Con motivo del Día Nacional del Paciente Anticoagulado, que se celebra el 18 de noviembre, la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (FEASAN) ha puesto en marcha una campaña, bajo el lema “Más control, menos riesgo”, para concienciar sobre la necesidad de que “tanto pacientes como profesionales sanitarios y la administración pública, entre otros grupos, colaboren para mejorar su control”, explica Luciano Arochena, Presidente de FEASAN.

La calidad de vida de los pacientes puede verse alterada de forma importante si no hay un control de los riesgos a los que están expuestos. Por tanto, para los pacientes anticoagulados, mejorar el control para minimizar el riesgo es clave y para ello es necesario “poner a su disposición toda la información disponible, ya que un paciente informado es un paciente capacitado para gestionar su salud, hecho que disminuye las posibles complicaciones”, subraya Arochena, que insiste en que “la educación sanitaria del paciente y su empoderamiento como corresponsable de la gestión de su enfermedad y la toma de decisiones relacionadas con su salud es fundamental”.

Ante esta situación, FEASAN ha desarrollado diferentes materiales, entre ellos la web www.dianacionaldelanticoagulado.org y un vídeo, que se distribuirán con motivo del Día Nacional. Además, toda la campaña se podrá seguir en las redes sociales bajo el hashtag #DNanticoagulado. El vídeo, bajo el título “Diálogos sobre anticoagulación”, muestra una conversación entre dos pacientes con el objetivo de transmitir a la población en general, pacientes, profesionales sanitarios y Administración, “las necesidades y retos en la anticoagulación que se plantean los pacientes en España”, apunta Arochena.

Asimismo, FEASAN propone que, entre otras medidas, la Administración permita que los pacientes que puedan autocontrolarse en casa puedan hacerlo y aquellos que sean candidatos a entrar en nuevos tratamientos que no requieren control, también. No se trata de gastar más sino de gestionar mejor”. “Hay que tener en cuenta factores, como que los pacientes que están en activo tienen que acudir frecuentemente a controles rutinarios y abandonar su puesto de trabajo o pacientes mayores a los que les acompaña necesariamente un familiar”, apunta Arochena.

Por su parte, la Dra. Mª Ángeles Fernández, especialista en Hematología y Hemoterapia y asesora científica de FEASAN, asegura que “es muy importante transmitir a la opinión pública la necesidad de que los pacientes mantengan la adherencia al tratamiento prescrito para evitar las trombosis y embolias u otras complicaciones”.

Además, desde FEASAN remarcan que “hay que potenciar la formación continuada de los médicos implicados en el abordaje del paciente anticoagulado e implicar a los farmacéuticos en la mejora de la adherencia terapéutica”.

Un adecuado control
FEASAN explica en el Día Mundial del Paciente Anticoagulado, a través de diversos materiales informativos y carteles, cómo reducir el riesgo a los que se exponen estos pacientes a través de un buen control:

  • Capacitar y empoderar al propio paciente como corresponsable de la gestión de su enfermedad, para que pueda participar activamente, junto a su médico, en la toma de decisiones relacionadas con su salud.
  • Cumplir estrictamente el tratamiento indicado. Una mala adherencia al tratamiento dejará al paciente desprotegido de su riesgo o le añadirá un nuevo riesgo, el de la hemorragia.
  • Llevar una vida saludable, con una dieta equilibrada y practicando ejercicio físico a diario.
  • Incluir el sistema de Autocontrol del tratamiento anticoagulante oral en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, porque es un método coste-efectivo que aporta autonomía al paciente.
  • Asegurar el cumplimento de los protocolos clínicos y de las recomendaciones de uso terapéutico relacionados con la anticoagulación emitidas por las autoridades competentes.
  • Asegurar la equidad territorial en el acceso a la innovación terapéutica en anticoagulación porque es un derecho del ciudadano.
  • Primar los criterios clínicos en la elección de la terapia que requiere cada paciente.
  • Potenciar la formación continuada de los médicos implicados en el abordaje del paciente anticoagulado. Esta debe evolucionar en paralelo a la innovación terapéutica.
  • Implicar al colectivo de farmacéuticos en la mejora de la adherencia terapéutica de los pacientes anticoagulados.




Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *