ESTÁS LEYENDO...

DEPILACIÓN INTEGRAL Peligro de ETS

DEPILACIÓN INTEGRAL Peligro de ETS

La tendencia de depilarse las zonas íntimas en su totalidad está provocando polémica en todo el mundo. Según el dermatólogo Ramón Grimalt, de la AEDV, esta moda favorece el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), al obviar la función de escudo protector que siempre ha tenido el vello púbico.

El pelo del cuerpo está pensado para proteger: el de la cabeza para evitar las quemaduras solares y los traumatismos, el de las cejas y las pestañas para paliar los traumatismos y las motas en los ojos y los párpados, y el púbico para mantener a raya las heridas, los golpes genitales y las infecciones durante las relaciones sexuales. Por este motivo, mientras las “ingles brasileñas” o la depilación genital masculina ganan adeptos en los amantes de la estética, algunas celebrities, como Cameron Díaz, defienden la cantidad justa de vello como medida higiénica. “No olvidemos que la especie humana estaba cubierta de pelo, y aunque ahora solo lo tenemos en algunas zonas, creo que ese vello que se ha mantenido tiene un propósito”, ha dicho la actriz en su reciente libro The body book. Y en esta línea se expresa también el dermatólogo Ramón Grimalt, de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), quien defiende la necesidad de mantener el vello íntimo y alerta sobre el peligro de esta moda sin fundamento, a la que califica como “absurda”, argumentando que favorece el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual.

Condilomas genitales: un aumento espectacular
Según el doctor Grimalt, desde la última moda de depilación púbica en ambos sexos, “los dermatólogos asistimos impotentes a un aumento alarmante de las enfermedades de transmisión sexual entre los jóvenes”. De hecho, estamos obviando que el pelo púbico tiene una función protectora contra el roce inevitable durante las relaciones sexuales. Si dos sujetos que mantienen relaciones sexuales presentan un pubis sin pelo, cualquier infección de la piel que se encuentre encima de la piel de uno de ellos pasará indefectiblemente al compañero sexual. Según este experto, si hay una enfermedad que ha aumentado de manera alarmante entre los jóvenes, son los condilomas o verrugas genitales, causado por el virus del papiloma humano (VPH). Aunque no son potencialmente mortales, sí pueden ser una molestia en la vida diaria. Las verrugas genitales aparecen en la parte genital externa o cerca del ano, tanto en hombres como en mujeres. Son comunes y el número de casos identificados va en aumento en Europa. Sin embargo, si el preservativo se usa de forma adecuada y se mantiene el pelo púbico sin rasurar, el riesgo de contagio es prácticamente nulo. Pero son importantes ambas cosas, ya que el preservativo protege de una pequeña parte de las enfermedades de transmisión sexual, pero no protege la zona púbica.

Cuidado con la depilación reciente
Según el doctor Grimalt, si la depilación es del mismo día o el anterior, la piel permanece irritada, lo que favorece la transmisión de las infecciones. Igualmente, si el pelo ha sido afeitado hace dos o tres días, actuarán como mini cuchillas que pueden provocar pequeñas heridas encima de la piel púbica, permitiendo a los microorganismos penetrar y crear una infección: por ello los condilomas (verrugas, papilomas), herpes (fiebres), emepeines (hongos, tiñas) impétigos (infecciones bacterianas estafilocócicas o estreptocócicas) o incluso la temida sífilis vuelve a ser habitual en las consultas del dermatólogo.

¿Rasurar o recortar?
Según el doctor Grimalt, es necesario que uno de los dos miembros de la pareja mantenga el pelo en la zona central del pubis para evitar el roce directo de piel contra piel en la zona. Sin embargo, en el área lateral del pubis existe menor riesgo de contagio, por el menor roce. También podemos recortar el pelo, ya que esto no supone ningún riesgo.

Más de 30 bacterias, virus y parásitos
La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que existen más de 30 bacterias, virus y parásitos que se transmiten por contacto sexual, y entre las que destacan la clamydia, la gonorrea, la hepatitis B, la sífilis, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el virus del papiloma humano(VPH). Cada año se producen anualmente 448 millones de nuevos casos de infecciones por ITS curables (sífilis, gonorrea y clamydia). Sin embargo, el uso de preservativos o la prevención, frente a aquellas infecciones para las que exista vacuna (como puede ser el VPH o la Hepatitis B) se consideran métodos daniel andiaeficaces y seguros para evitar complicaciones y secuelas graves sobre la salud”, señala el doctor Daniel Andía, Jefe de Sección Ginecología del Hospital Universitario Basurto de Bilbao.

VPH: sí a la vacuna
Alrededor de un 75% de las personas sexualmente activas se infectarán con el VPH en algún momento de su vida. Se trata de un virus muy frecuente y de fácil transmisión por contacto genital que afecta tanto a hombres como a mujeres. Los más frecuentes son los tipos 16 y 18, causantes de aproximadamente un 74% de los casos de Cáncer de Cuello de Útero (CCU), el cual representa la segunda causa de muerte por cáncer en las mujeres a nivel mundial.

Aunque el 40% de todas las mujeres a las que se les diagnostica CCU tienen entre 35 y 54 años de edad, en su mayoría es probable que estuvieran expuestas al virus cuanto tenían entre 16 y 25 años, debido a que se transmite por contacto sexual y la infección por VPH puede tardar años en desarrollar un cáncer. Por ello, “es aconsejable la vacunación a cualquier edad independientemente de si se han tenido relaciones sexuales o no, aunque es preferible antes de que se inicien relaciones sexuales para evitar cualquier exposición al virus”, indica el doctor Andía. No obstante, el CCU no es el único cáncer que puede provocar el VPH, aunque sí es el más frecuente. Existe cada vez más evidencia de la implicación de otros cánceres del aparato genital masculino y femenino como son el cáncer de vulva, vagina, pene y ano. Igualmente hay evidencia de la relación directa de algunos tipos de VPH con los condilomas o verrugas genitales. Para el doctor Andía, “el diagnóstico precoz en caso de duda o de exposición, el uso de preservativos y la prevención son los métodos más seguros y eficaces para evitar las consecuencias de las ITS”. Igualmente, los expertos recalcan la importancia de vacunar también a la población masculina para controlar la propagación del virus y el índice de contagios. Además, existen datos clínicos que demuestran la protección de la vacuna frente a las lesiones precancerosas de ano. En países como Australia, Reino Unido y Estados Unidos ya se les vacuna con resultados positivos.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *