Depiladas y a punto.

Si pensamos que las faraonas del antiguo Egipto utilizaban la piedra y el fuego para acabar con el vello, seguro que sabremos sacarle las ventajas a los métodos depilatorios del mundo contemporáneo? y sin protestar

Los dichosos pelos? ¡a quién no le traen de cabeza!? Las precavidas que se someten a depilaciones eléctricas o con láser se alegran ahora más que nunca de su decisión. Las otras tienen que luchar con la cuchilla, con la cera, con las cremas depilatorias y con otros procedimientos más rudimentarios como la pinza. Sin contar con que esos métodos, aunque eficientes, vienen a ser “flor de un día” y al poco tiempo hay que volver a empezar. Elijas el método que elijas, no olvides que:

  • Con las ceras, tienes que distinguir los beneficios que ofrece la fría, la templada y la caliente. Aunque la caliente abre más los poros, lo que ayuda a que el vello salga de raíz, es más peligrosa para quienes tienen problemas circulatorios o varices. El calor directo distiende las venas y las estropea, impidiéndoles cumplir su función. Sin embargo, la cera tibia, la más popular de las ceras, emplea la temperatura corporal y es muy aconsejada para piernas con pieles sensibles o con problemas circulatorios. Esta cera ha ido poco a poco desplazando a la caliente, al no agravar los problemas circulatorios ni provocar irritaciones en la piel. Suelen estar elaboradas con componentes naturales beneficiosos para la salud de tus piernas y zonas más delicadas como las ingles o las axilas. Por último, la cera fría suele utilizarse mucho en el bigote y tiene la característica de ser muy cómoda e higiénica. Se presenta en papeles que se aplican sobre la piel, utilizando sólo el calor de las manos.
  • Las cremas depilatorias se aplican generalmente sobre extensiones pequeñas, como las axilas e ingles, y tienen la ventaja de ser indoloras y muy cómodas de aplicar, aunque no arrancan el pelo de raíz. En pocos minutos su efecto se deja ver: al retirarla y limpiar la zona, el vello ha desaparecido. Además, muchas cuentan en su composición con agentes químicos debilitadores del vello que actúan retardando su crecimiento y haciendo que éste salga con menos fuerza. Si las usas por primera vez, es mejor que la elijas para pieles sensibles y tengas en cuenta el tiempo de exposición, ya que puede provocar rojeces.
  • La cuchilla
  • no arranca el pelo de raíz, por lo que es menos duradero que la cera. Para quienes eligen este método, también hay innovaciones en el mercado, como los cabezales que se adaptan a las curvas de tu cuerpo y que incluyen bandas lubrificantes y hojas con hilos protectores. Sin contar con las cremas que se pueden aplicar antes del rasurado y después del rasurado, encargadas de preparar y calmar la zona y evitar irritaciones.

  • Depiladoras eléctricas.
  • Extraen el pelo de raíz y resultan muy cómodas, sobre todo las que cuentan con batería, ya que te permitirá depilarte en cualquier lugar. Al contar con diferentes velocidades y presión de pinzamiento se adaptan a todas las necesidades.

  • Depilación eléctrica.
  • Aunque es un sistema lento y caro, sí es definitivo. El número de sesiones depende de la intensidad de la corriente y del tipo de pelo a eliminar y de su cantidad. Es recomendable utilizar este método en superficies pequeñas y concretas.

  • Lo último de lo último: la depilación con láser

El láser actúa destruyendo el folículo piloso y la matriz del pelo mediante una descarga de láser en la zona a tratar. El láser produce un rayo de luz altamente concentrada. El color de la luz producido por un láser concreto es la clave de su efecto en los folículos del pelo. Si tienes la piel blanca y el pelo oscuro, eres la candidata perfecta para someterte a sesiones de depilación con láser. Normalmente se necesitan de 2 a 6 sesiones para obtener el resultado apropiado, debiéndose esperar de 2 a 3 meses entre cada sesión (que puede durar desde unos minutos a una hora, dependiendo de la zona a tratar), ya que el vello crece por ciclos y no se puede eliminar todo el pelo al mismo tiempo. De hecho, en la primera sesión sólo se elimina el pelo que en ese momento está en fase de crecimiento (un 80%).

¿Cómo actúa?

Éste emite en una longitud de onda que es absorbida por la melanina (pigmento presente en todo tipo de pelo), que se calienta hasta producir la destrucción de la matriz y el folículo piloso, con lo cual en ese punto no volverá a crecer el vello.

¿Es dolorosa?

La sensación es semejante a una quemadura, pero al ser rápido se tolera bien. (Unas axilas llevan unos 8 minutos entre las dos). Las personas con la piel más oscura sienten un pequeño hormigueo o picor. Para zonas muy sensibles al dolor o muy amplias, se recomienda aplicar una crema anestésica dos horas antes del tratamiento. Inmediatamente después a la aplicación del láser, la zona tratada puede enrojecerse o inflamarse un poco, pero estos síntomas desaparecen en un corto período de tiempo.

¿Es peligrosa?

Si el aparato que aplica el láser está bien calibrado para cada persona, no. El aspecto de la zona tratada inmediatamente después de una sesión de láser varía en cada paciente y depende de la extensión del tratamiento. La piel puede enrojecerse o hincharse, pero vuelve a la normalidad en poco tiempo. Hay que ajustar el tiempo de exposición y la intensidad para no provocar quemaduras. También es conveniente utilizar gafas protectoras para que no se dañen los ojos, debiéndose evitar su uso en las cejas. En algunos casos se produce una ligera quemadura similar al de una salpicadura de aceite y algunos problemas se hiperpigmentación o hipopigmentación (manchas).

Consejos pre-láser

  • Evita la exposición solar durante un mínimo de 8 semanas previas al tratamiento.
  • No utilices métodos de depilación que arranquen el pelo desde la raíz (cera y pinzas) y sí aquellos que lo corten (crema depilatoria, rasurado y tijeras), desde 6 a 8 semanas antes del tratamiento.
  • Si la zona a tratar presenta una pigmentación moderada, aplica la crema recomendada por el especialista que te va a realizar la depilación, dos veces al día durante 8 semanas, suspendiéndola 48 horas antes de la sesión.
  • No utilices cremas que contengan AHA ni Ácido Retinoico, así como tampoco productos agresivos o exfoliantes sobre la zona a tratar.
  • Consejos post-láser

    1. Utiliza la crema recomendada en consulta para calmar la sensación de calor e irritación inmediatas al tratamiento y que desaparecerán en las horas siguientes.

    2. Evita la exposición solar de la zona tratada, durante la primera semana y continúa con la utilización de un fotoprotector durante todo el tratamiento.

    3. Se recomienda no friccionar ni utilizar productos exfoliantes durante los días posteriores al tratamiento. Es preferible esperar 24 horas para usar maquillaje.

    4. El pelo puede tardar en caerse entre 7 y 10 días. Durante este tiempo, puedes tirar del pelo para eliminarlo o bien esperar a que se desprenda de su raíz y caiga él solo.

    5. Puede ser normal la aparición de pequeñas costritas superficiales en horas posteriores al tratamiento, que desaparecerán en días posteriores sin mayor relevancia.

    El vello de las piernas crece una media de 6,3 milímetros al mes, mientras que el de las axilas lo hace dos veces más rápido

    Depílate siempre después del baño cuando los poros están más abiertos y evítalo en los días de la regla en los que la sensibilidad al dolor es mayor



    COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page