ESTÁS LEYENDO...

Dermatitis Atópica bajo control con la gama Atopic...

Dermatitis Atópica bajo control con la gama Atopic de Ferrer

Dermatitis Atópica bajo control con la gama Atopic de Ferrer

Con la llegada del otoño y del frío aparecen los temidos brotes de atopia

Picor intenso, enrojecimiento e inflamación serán los síntomas que deberemos mantener a raya. En España, 2 de cada 10 niños tienen piel atópica, por lo que es una enfermedad muy frecuente. La piel atópica se caracteriza por presentar una gran sequedad, desencadenada por una alteración en la función barrera de la piel que es necesario restablecer.

A continuación, te damos unos consejos prácticos para intentar minimizar la aparición de los brotes

  1. Hidratación: el uso de cremas hidratantes y emolientes, libres de sustancias irritantes, previene la sequedad de la piel y refuerza la barrera cutánea. Si es posible, realizar más de una aplicación diaria de loción/crema hidratante específica.
  2. Higiene: mejor las duchas que los baños. Éstas deben ser con agua tibia y breves (menos de 10 minutos). Es recomendable la utilización de geles específicos y evitar el uso de esponjas ya que pueden irritar la piel. Secar con toalla sin frotar (a toquecitos) y aplicar siempre una crema hidratante a continuación cuando la piel todavía está húmeda.
  3. Rascado bajo control: se deben mantener cortas las uñas para evitar las heridas y sobreinfecciones consecuencia del rascado.
  4. Alimentación: se ha detectado que ciertos alimentos pueden desencadenar la aparición de eczema en un 10% de los niños: leche, huevos, chocolate, cacahuetes y algunos colorantes son los más problemáticos.
  5. Ropa: usar prendas de algodón, ya que la lana y los tejidos sintéticos pueden irritar la piel. Evitar el uso de ropa ajustada y el exceso de abrigo (para prevenir el exceso de sudoración). El uso de detergentes hipoalergénicos y que no contengan fragancia también puede ayudar a reducir las irritaciones cutáneas provocadas por las prendas de vestir. Se recomienda evitar los suavizantes.
  6. Hogar: evitar moquetas, alfombras y peluches, ya que la presencia de ácaros, pelos y plumas pueden provocar y empeorar los brotes. Vigilar los cambios bruscos de temperatura, ya que pueden provocar la aparición de un brote atópico. La temperatura ambiental correcta es de 19-20ºC por lo que hay que vigilar la calefacción ya que puede resecar la piel.
  7. Mantener una rutina de hidratación y cuidados adecuados a lo largo de todo el año es fundamental. Y recuerda que, ante cualquier duda, consulta con un especialista.




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.