ESTÁS LEYENDO...

Dermatitis del pañal. culitos a salvo.

Dermatitis del pañal. culitos a salvo.

No todas las dermatitis que afectan el
área del pañal son producidas exclusivamente por la acción de irritantes o por
el contacto con las heces y la orina. Las bacterias, y sobre todo los hongos,
pueden complicar o ser los responsables de una dermatitis. Los lavados
frecuentes con jabón pueden debilitar la barrera de protección natural que
recubre la piel   

La dermatitis del pañal consiste
en la irritación de la piel del niño que se encuentra permanentemente cubierta por
el pañal (parte inferior del abdomen, nalgas, genitales y parte superior de los
muslos), y que se manifiesta por un enrojecimiento en la zona de bordes bien
delimitados, más o menos doloroso al contacto según su intensidad, pero que
siempre causa un gran malestar al niño que la sufre. Según la doctora Isabel Morales, especialista en
Medicina Familiar y Comunitaria de la Clínica Universitaria de Navarra,
esta
patología, conocida popularmente como ?pañalitis?, está
causada por la combinación variable de distintos factores que pueden atacar la
piel del área del pañal, por lo que casi la totalidad de niños pequeños que los
usan se ven afectados por ella en algún momento. Es una dolencia frecuente
sobre todo en el primer año de vida, aunque también puede presentarse en niños
mayores o adultos que usen pañales por incontinencia.

¿Qué la provoca?

Los factores
que provocan el enrojecimiento son diversos, el principal, es el contacto
directo entre la piel y la orina o heces. Éstas producen una alteración del pH de la piel que ocasiona la destrucción de las defensas
naturales de la misma. Influye también la falta de ventilación (que provoca un
aumento de la humedad y la temperatura), así como la presencia de residuos del
jabón en la propia zona afectada.

  • Humedad, falta de aire y rozamiento del pañal.
  • La acción del amoníaco producido por la orina.
  • Irritaciones producidas por las heces, sobre todo
    cuando se vuelven ácidas en las diarreas.
  • Productos utilizados para lavar pañales de tela.
  • Abuso de jabones, o una limpieza excesivamente
    enérgica.
  • Sin
    embargo, no todas las dermatitis que afectan el área del pañal son
    producidas exclusivamente por la acción de estos irritantes. Las bacterias
    y, sobre todo, los hongos pueden complicar o ser los responsables de una dermatitis;
    en niños afectados de dermatitis seborreica, eczema atópico
    o psoriasis, la especial forma de reacción de su
    piel puede manifestarse precozmente en esa zona.

¿Cómo prevenirla?

Aunque en la dermatitis del
pañal, prevención y tratamiento coinciden, este problema es bastante más fácil
de prevenir que de curar, por lo que unas sencillas recomendaciones pueden
evitar un gran malestar al niño y la preocupación de los padres. Según explica
la doctora Morales, se basan en cuatro puntos básicos de la higiene del bebé,
como son el cambio de pañales, el baño y la ventilación de la zona afectada.

  1. Cambia los pañales lo antes posible. El mejor pañal
    no es el más absorbente sino el que se cambia con rapidez y frecuencia. Usa
    pañales desechables, ya que éstos presentan ventajas sobre los de
    algodón  en cuanto a absorción de
    humedad, con lo que evitan la mezcla de orina y heces.
  2. Lava
    la piel sólo con agua, suavemente, sin olvidar los pliegues; los lavados
    frecuentes con jabón pueden debilitar la barrera de protección natural que
    recubre la piel. Es mejor no emplear toallas ni paños que, además de
    dolerle, aumentarán la irritación de su piel, sino lavarle en su bañera
    escurriendo agua tibia de una esponja o vertiéndola de una jarra.
  3. No
    uses toallitas desechables impregnadas en jabón. De utilizarse, escoger
    preferiblemente las que contengan aloe vera.
  4. No utilices jabón, salvo que las heces sean muy
    pegajosas y difíciles de eliminar sólo con agua. En ese caso, emplear uno
    muy suave, mejor de avena, y posteriormente aclarar bien.
  5. Es
    importante procurar la ventilación de la zona. Para ello hay que procurar
    que el bebé pase un rato cada día sin pañales. Emplear pañales más grandes
    o ponérselos más holgados. Otra alternativa es hacerles orificios que
    permitan la entrada de aire.
  6. Usa
    por las noches una pomada a base de óxido de zinc. No deben emplearse
    pomadas con antibióticos, antifúngicos o
    corticoides si no las manda el pediatra.
  7. El
    talco y cualquier polvo puede complicar la curación de una zona de piel
    erosionada.

Infección por cándida

¡Mucho ojo!

Las cándidas, como todos los
hongos, proliferan en presencia de la humedad, y cualquier microbio infectará
más fácilmente la piel cuando su integridad se ha perdido por una erosión o
herida, de modo que el área del pañal es un terreno abonado para estos
microbios. Aunque esta infección aparece casi siempre complicando una
dermatitis de pañal normal, también puede hacerlo directamente, cuando el niño
tiene ese hongo en la boca o está recibiendo antibióticos que alteran el equilibrio
ecológico de la flora intestinal y favorecen el crecimiento de las cándidas.

La piel se enrojece entonces
mucho más, formando grandes placas de color rojo brillante rodeadas a menudo
por otras más pequeñas, como satélites. Con el preparado antifúngico
que recete el pediatra, se resuelve en dos o tres días; aunque si asienta sobre
una dermatitis del pañal previa, ésta puede persistir si no se cambia y lava al
bebé debidamente, por más que se insista con el funguicida.

Avisa al pediatra si?

  • La dermatitis no mejora en tres días.
  • El bebé presenta dificultades para conciliar el
    sueño.
  • La piel se pone en carne viva o sangra.
  • Aparecen ampollas o úlceras.
  • El enrojecimiento se extiende más allá de la zona
    cubierta por el pañal
  • Se producen dermatitis por cándidas.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page