ESTÁS LEYENDO...

Dieta postparto: sin interferencias

Dieta postparto: sin interferencias

Dieta postparto: sin interferencias

Una vez damos a luz, la obsesión por perder kilos se convierte en una prioridad. Sin embargo, durante la lactancia, la obsesión por perder peso puede convertirse en un contratiempo, al disminuir la cantidad de leche y producir fatiga en las mamás. Si quieres hacer dieta, los pediatras recomiendan un mínimo aporte de 1.800 calorías diarias.

Del 1 al 7 de agosto se ha celebrado la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016 bajo el lema Lactancia Materna. Claves para el desarrollo sostenible. Durante estos días, los pediatras han lanzado a la población una serie de recomendaciones en torno a este hábito tan saludable para el bebé y las madres. Además de advertir sobre la necesidad de tomar un suplemento de vitamina B12 durante toda la lactancia a las madres vegetarianas, o mantener la lactancia en caso de hospitalización del bebé, por su efecto calmante del dolor, los expertos del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría (AEP), han lanzado una advertencia: las dietas que aporten menos de 1800 calorías puede producir fatiga y disminuir la cantidad de leche, obligando a muchas mamás a abandonar esta práctica tan beneficiosa para el bebé.

Al menos 6 meses
Los estudios científicos han demostrado los beneficios de la lactancia materna tanto a nivel nutricional como inmunológico durante, al menos, los seis primeros meses de vida del 02F06949bebé. “El consumo calórico materno recomendado durante la lactancia es de 2.300-2.500 calorías al día para alimentar al hijo, y de 2.600-3000 calorías para la lactancia de gemelos”, apunta la doctora Marta Díaz, coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la AEP. Esta pediatra explica que “durante la lactancia, las necesidades nutricionales de la madre son especiales y tiene que aumentar la ingesta de nutrientes. La leche producida en los cuatro primeros meses de lactancia supone un cúmulo de energía equivalente al gasto energético total de la gestación”.

Para las madres quieran perder peso más rápidamente, esta experta aconseja:

1.      Combinar la restricción dietética con el ejercicio físico.
2.      Hacer al menos 5 tomas de alimentos al día.
3.      Una dieta variada en la que se incluyan todos los alimentos.
4.      Beber agua, leche y zumos en respuesta a la sed.
5.      Evitar o reducir las bebidas con cafeína y evitar el alcohol.
6.      Además, en España, se aconseja que las madres lactantes reciban un suplemento diario de yodo.
7.      Igualmente, las madres vegetarianas deben tomar un suplemento de vitamina B12 durante toda la lactancia para asegurar un aporte adecuado al lactante, ya que el déficit de esta vitamina puede producir efectos neurológicos graves.
8.      “Además, en el caso de las madres fumadoras, se ha observado que tienen necesidades aumentadas de vitamina C”, señala la doctora Díaz.

Incontables beneficios
Entre las ventajas de esta alimentación para el bebé se cuentan la reducción del número de infecciones gastro-intestinales, otitis, infecciones respiratorias bajas severas, la minimización de las posibilidades de muerte súbita del lactante, al tiempo que se ha demostrado menor número de casos de obesidad, dermatitis atópica o asma en los niños que han recibido lactancia materna. Además, reduce el riesgo de diabetes, cáncer de ovario y cáncer de mama en caso de la madre.

En el caso de hospitalización del bebé, la Asociación Española de Pediatría, a través de su Comité de Lactancia Materna, recomienda la continuidad de la lactancia materna, “salvo que la situación clínica del pequeño lo desaconseje”, según señala la doctora Díaz. Por ello, los pediatras recomiendan que a la hora del ingreso los padres comenten con el personal sanitario el deseo de mantener la alimentación con leche materna. En estos casos, además de sus beneficios como alimento, la lactancia materna ha demostrado actuar “contra el dolor tanto el provocado por la propia enfermedad como por los procedimientos tales como análisis o sondas. Además, hay que tener en cuenta que estar en brazos de la madre ofrece al niño consuelo y calma”, concluye esta experta.

La leche producida en los cuatro primeros meses de lactancia supone un cúmulo de energía equivalente al gasto energético total de la gestación.
Imagen1





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.