ESTÁS LEYENDO...

DISFONÍAS. La voz, un recurso limitado

DISFONÍAS. La voz, un recurso limitado




De cada diez casos de disfonía y ronquera, siete se deben a una mala
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos
utilización de

la voz. Hablar
más


de

cuatro horas diarias, gritar, fumar o una hidratación insuficiente pueden dañarla. No es sólo preocupación de locutores y cantantes, la voz es un medio esencial de comunicación humana, cuídala.

 

Hablar más de cuatro horas diarias (capacidad media de fonación), con una postura inadecuada y un tono anormal o incómodo está en el origen de dos de las lesiones de voz más frecuentes en la población: la disfonía y la ronquera. En concreto, siete de cada diez casos de estos trastornos se deben a una mala técnica vocal. Así lo advierte la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico Facial (SEORL PCF) que, para concienciar sobre la importancia de un uso correcto de la voz, ha impulsado la celebración del Día Mundial de la Voz (tuvo lugar el pasado 16 de abril bajo el lema ‘Deja oír tu voz’) en colaboración con el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD).

Según explica el catedrático de Otorrinolaringología de la Universidad de Alcalá de Henares y  Jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Ramón y Cajal, el prof. Ignacio Cobeta “más allá de su importancia como expresión artística, la voz es un medio esencial de comunicación humana, por eso el objetivo del Día Mundial este año es el de concienciar a la población general sobre los beneficios de una mejor atención vocal.”

Hablar en exceso y con una intensidad o tono superior a lo normal, gritar, carraspear, toser, forzar la vocalización, cantar con una técnica inadecuada o inhalar polvo, humo de tabaco y gases nocivos, además de beber alcohol, son los principales riesgos para la voz. Las disfonías también pueden estar causadas por lesiones en las cuerdas vocales: los nódulos en las mujeres y niños y los pólipos en los varones son las patologías más frecuentes. En España, más de dos millones de personas sufren algún trastorno de la voz que requiere la atención de un médico otorrinolaringólogo. Por sexos, estas patologías son más frecuentes en la mujer que en el hombre. Una vez diagnosticados estos problemas, se estima que un 30% de ellos se recuperan con rehabilitación, un 40% con cirugía y un 30% con otros tratamientos como reposo vocal y medicación. La rehabilitación vocal es necesaria en muchas ocasiones para completar el tratamiento con la cirugía.


 


Reconocer los problemas de voz


 

Carraspeo, aspereza, dolor o cansancio en la voz al hablar son algunos de los síntomas de la disfonía y la ronquera, que consisten en la emisión de una voz de mala calidad debido a que las cuerdas vocales no se cierran del todo al hablar. A su vez, la disfonía es un síntoma común en distintas patologías, que van desde enfermedades leves, como los nódulos o callosidades en las cuerdas vocales, a otras tan graves como el cáncer de laringe.

Así, la detección de los primeros cambios persistentes en la voz, de más de 15 días de evolución, debe conducir al paciente a la consulta del médico otorrinolaringólogo. Otra señal de alarma que indica la existencia de un problema más serio es la aparición de sangre en la saliva o en la mucosidad.

 

Este cuestionario puede ayudar a identificar los trastornos de la voz:

 

1.         ¿Se ha vuelto recientemente su voz ronca o áspera?

2.         ¿Siente a menudo la garganta áspera, dolorida o cansada?

3.         ¿Le supone un gran esfuerzo hablar?

4.         ¿Siente que tiene que aclararse la garganta constantemente?

5.         ¿Le pregunta la gente a menudo si está resfriado?

6.         ¿Ha perdido la capacidad de entonar notas agudas cuando canta?

 

 



La voz del anciano








 

Las disfonías se presentan en todas las edades de la vida pero el envejecimiento de la población hace pronosticar a su vez un aumento de los trastornos de la voz en el anciano. Las causas más frecuentes de las disfonías a esta edad son la insuficiencia respiratoria, un mal uso de la voz, enfermedades neurológicas como el párkinson y tumores malignos. En total, entre unos 860.000 y 1.100.000 mayores de 65 años sufren trastornos de voz en España (entre un 12 y un 15% de la población de esta edad).

“Se estima que la capacidad media de resistencia al habla en los mayores de 65 años se reduce un 30% debido a los fenómenos biológicos propios del envejecimiento de la laringe, lo que se traduce en una disminución del volumen de la voz y en fatiga vocal. Otros fenómenos sociales, como vivir solos (el 20% de los mayores de 65 años viven solos en España) y médicos, como la pérdida de audición, hace que exista aislamiento comunicativo”, explica el prof. Cobeta.



 


Cuidados





  •  


    Beber suficiente
    agua: mantener un buen estado de hidratación asegura una óptima lubricación de las cuerdas vocales. Del mismo modo se recomienda reducir el consumo de aquellas sustancias que producen deshidratación, como las bebidas alcohólicas o las que contienen cafeína.No fumar: El tabaco produce cáncer de pulmón y garganta, en particular, y en muchos otros órganos. En concreto, da lugar a cambios permanentes en el tono de la voz, su naturaleza y su capacidad.No abusar o hacer mal uso de la voz: La voz no es indestructible, por lo que hay que intentar no gritar ni elevar la voz mucho cuando se está en ambientes ruidosos. Si notamos que nuestra garganta se reseca mucho o que la voz se está volviendo ronca debemos dejar de hablar.No aclararse la garganta a menudo: Si carraspea con frecuencia se recomienda acudir al especialista, puesto que puede estar causado por reflujo, enfermedades alérgicas y/o de los senos paranasales.Dormir lo suficiente: La voz es muy sensible a la falta de sueño. Dormir menos de seis horas produce predisposición a padecer lesiones vocales


 


  • No fumar: además de ser cancerígeno, el humo del tabaco es un agente irritante y produce sequedad de garganta.

 

  • La voz no es indestructible, no se debe abusar de ella: no intente gritar mucho ni elevar demasiado la voz en ambientes ruidosos.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page