Distonía auditiva.

-¡Mire, mire…!

-¿Le duele la boca?

-Sí. Me huele la boca

-Le pregunto que si le duele la boca

-¿Perdón?.
Le digo que me huele la boca

-¡Bien empezamos!.
¡Vaya diálogo!

-¡Es que me huele la boca, leñe!

-Pero señora. Tiene aftas

-¿Hastas?. Hasta de lejos me huele

-Es que la halitosis que padece, por
lo que veo, está producida por las úlceras que tiene. ¿No le duele?

-Claro que me duele, pero lo que me
preocupa es el olor

-Esto es la pescadilla que se muerde
la cola. Si tiene dolor tiene olor

-¿Otra vez vamos a empezar con el
juego de palabras?. Mire que estoy nerviosa y no oigo
bien

-La halitosis que padece puede estar
producida por una infección bucal

-Tengo la dentadura perfectamente y
además no toso

-Digo halitosis producida por la
ulceración de la mucosa bucal

-Pues me lavo los dientes con energía
todas las noches

-Hay que limpiarlos con más
frecuencia y con menos energía

-Es que mi trabajo está en la calle.
No como en casa. Soy comercial y de ahí mi preocupación por el mal olor

-Pues esto es un problema que ha de
solventar. En principio hay que atajar las aftas

-¿Y esto de…, como es… aftas?. ¿Es una enfermedad?

-No. Es un síntoma

-Un síntoma, ¿de qué?

-De muchas cosas. ¿Tiene alguna
prótesis?

-Un alza en el zapato izquierdo

-Me refiero a la boca

-¡Ah no!. Ya
le digo que tengo una dentadura magnífica

-¿Está tomando alguna medicación?

-Solo unas pastillas para la
digestión después de las comidas. Es que comer en la calle deprisa y corriendo
me produce acidez

-Me parece que estamos dando con la
causa

-¿Cuál es?

-Si no está tomando medicación
sistemática, tiene la dentadura perfecta y por su edad no creo que tenga
trastornos hormonales, pues…¿está muy nerviosa?

-¡Ya le he dicho, enormemente
nerviosa!. ¿No se ha dado cuenta que no oigo bien?. Cuando estoy nerviosa oigo mal

-Eso sí que es raro. Puede tener una distonía neurovegetativa

-Yo no soy vegetativa, sólo como
carne, no me gusta la verdura

-Me refiero al sistema vegetativo, no
a los vegetales

-Bueno, ¿y qué puedo hacer?

-Debe probar con un colutorio

-Yo no me fío de los consultorios

-Me refiero a soluciones
medicamentosas para el enjuague de la boca

-¡Ay Dios mío con los nervios!. ¿Y cual me recomienda?

-En principio alguno que lleve un
anestésico local, porque tiene varias úlceras

-¿Y quitan el olor?

-Le daré uno asociado con un
compuesto de mentol

-¿Y cómo resuelvo lo de la limpieza
de la boca después de comer?

-Si no puede buscar un sitio para
asearse puede recurrir a goma de mascar

-¿Y quitan el olor?

-La veo obsesionada con el olor. Lo
importante ahora son las aftas y el chicle facilita la salivación que es una
forma autónoma de higiene bucal

-¡Ay autónoma!.
¡Qué ganas tengo de dejar de trabajar a comisión!

-Pues a propósito de lo que me dice
me atrevo a pensar que su problema es psicosomático. Debe consultar con el
especialista para que le marque una pauta ansiolítica y a….

-¿Una analítica?

-…un otorrino,
por si acaso

                                                                              Pedro
Caballero-Infante P.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page