Diverticulosis de colon.


?Mi señora y yo (ambos
estamos jubilados), padecemos diverticulosis. El médico nos ha comentado que la
coincidencia se debe a que llevamos un mismo estilo de vida, con malos hábitos
en la alimentación y falta de ejercicio. Además, dice que debemos tomarlo en
serio para evitar complicaciones. ¿Puede explicarnos por qué aparece esta
enfermedad?? Luis G., Córdoba

Querido amigo, en primer
lugar el problema que me refieres, la diverticulosis, es una condición común en
muchas personas mayores. Todos necesitamos comer y por ello, todos ingerimos
alimentos, los cuales se digieren en el aparato digestivo. A lo largo de este
aparato el organismo va tomando aquello que le resulta útil para seguir
funcionando adecuadamente. Lo que no sirve forma las heces que posteriormente
se excretan.

Las heces quedan alojadas al
final del intestino grueso, en el colon sigmoide y en el recto, antes de ser
eliminadas. Pero si se padece estreñimiento, cosa muy habitual en las personas
mayores, el colon precisa trabajar más para mover las heces y eliminarlas. Si
el estreñimiento se manifiesta en la persona de una manera más o menos continua
se mantiene una presión permanente que puede hacer que el colon llegue a
deformarse formando una especie de bolsas en su pared: éstas son los llamados
divertículos. La presencia de esos divertículos en la pared del colon es lo que
se conoce como diverticulosis. Además, esa bolsa puede llegar a romperse
precisando entonces un tratamiento médico quirúrgico.

La solución, en tres pasos

MUCHA FIBRA

Existe una forma excelente de
prevenirlo. Tomafibra y reducirás el estreñimiento, el cual

es la causa principal de su
origen. Recuerda aquel famoso lema de ?5 al día? y cúmplelo:

toma al menos 5 porciones
diarias de frutas o verduras cada día y cereales integrales.

AL MENOS LITRO Y MEDIO DE AGUA AL DÍA

Es muy importante también que
bebas mucho líquido, preferentemente agua, pero también puedes tomar zumos.
Necesitas tomar al menos 6 vasos de agua cada día. Ello no sólo te prevendrá de
problemas de deshidratación sino que servirá para aumentar, junto con la fibra,
el volumen de tus heces de modo que la presión que se ejerce en el intestino es
menor. Así se previene la diverticulosis. Por lo demás, sigue una vida normal.

Y UN BUEN PASEO DIARIO

Y si haces ejercicio diario,
como caminar una hora todos los días, favorecerás aún más el paso de la comida
por el intestino y disminuirás el estreñimiento y evitarás más los problemas de
la diverticulosis.

En cifras

  • Tomar 25-35 gramos de fibra al día en forma de:

– Frutas (1,5-2 g de fibra
por 100 g): manzana, albaricoque, fresa, mandarina. naranja, pera, ciruela

– Verduras (1,5-4 g por 100
g): coles de Bruselas, brócoli, zanahoria, judía verde, espárrago

– Cereales ricos en fibra (30
g por 100 g): cereales All Bran, pan y pastas integrales

– Legumbres (3-5 g por 100
g): habas, judías, guisantes

  • Tomar 2-3 piezas de frutas al día
  • Tomar 2-3 raciones de verdura al día
  • Comer legumbres 1-2 veces a la semana
  • Beber 1,5-2 litros de agua al día
  • Consumir cereales integrales
  • Caminar 45-60 minutos al día

Ángel Sanz Granda

Farmacéutico consultor



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page