ESTÁS LEYENDO...

Doctor Barry Sears: “la Dieta de la Zona es ...

Doctor Barry Sears: “la Dieta de la Zona es mucho más que un método para adelgazar”

*En la imagen, Eduardo Iges con el doctor Barry Sears, creador de la Dieta de la Zona

DIETA viene del griego y significa “estilo de vida”. Después de charlar con el doctor Barry Sears, creador de la Dieta de la Zona, una de las conclusiones a las que llegamos es que sería muy pobre y simplista pensar que se trata de una dieta tal y como las conocemos en el lenguaje de la calle: un modo de adelgazar. De hecho, la Dieta de la Zona pretende controlar la inflamación y mantenerla en el nivel que el doctor Sears llama de “la Zona”: ni demasiado baja para impedir la lucha contra infecciones o la cicatrización de las heridas, etc.; ni demasiado alta como para que el cuerpo se “ataque” a sí mismo. Aquí sus fundamentos.

Doctor Sears, la Dieta de la Zona, ¿puede considerarse una dieta hiperproteica?

No. La cantidad de proteínas que habría que ingerir en cada comida es la que necesita cada persona. Y una regla empírica a seguir es que la cantidad de proteínas a ingerir es más o menos el tamaño de la palma de la mano. Es la base de la Dieta de La Zona: asegurar la ingesta de la cantidad de proteínas que el individuo precisa durante un día. Respecto a los hidratos de carbono, en la Dieta de La Zona son más abundantes que las proteínas y vienen en forma de frutas y verduras, a razón de unas 10 porciones al día, más o menos 1 kg/día.

¿Cuáles son sus beneficios?

Según un estudio reciente publicado en la Intenational Journal of Epidemiology, con el consumo de esa cantidad de frutas y verduras se reduce el riesgo de ictus en un 33%, el de insuficiencia cardíaca en un 24% y el de cáncer en un 13%. Además, como dato general, se reduce un 13% el riesgo de muerte. La gran singularidad de la Dieta de La Zona es que se diseñó para reducir los niveles de inflamación en el cuerpo. Esa inflamación no sólo nos hace estar “más gordos”, sino que también nos pongamos más enfermos y que envejezcamos antes.

La Dieta de La Zona empezó a funcionar a finales de los 80 y desde entonces se han vendido unos 6 millones de libros y se han traducido a 22 idiomas distintos. Estudios sobre diabetes en la Universidad de Harvard, el principal centro de investigación sobre diabetes, también recomiendan tratarla con la Dieta de la Zona.

¿Quién debe seguir la Dieta de la Zona?

La Dieta de la Zona está indicada en niños de menos de 9 meses de edad hasta adultos de más de 100 años. De hecho, son 5 las fases de la vida en las que hay que estar en “la zona”, incluyendo la fase uterina: desde que estamos en el seno materno, antes de nacer, la madre debe llevar una dieta antiinflamatoria. También el aumento del rendimiento físico obliga a estar en “la Zona”, ya que el entrenamiento provoca inflamación, y de hecho hasta 25 medallistas olímpicos o los campeones de la Eurocopa 2006 la han seguido. Otro momento vital para seguirla es cuando empiezas a engordar, es decir, cuando empiezas a ganar grasa, más que a ganar peso. Cuando esto ocurre, los mecanismos de control del cerebro se inflaman y se deteriora la capacidad de quemar esa grasa. Y por último, las otras fases importantes para estar en “la Zona” corresponden a cuando se quiere mantener la salud y cuando se pretende lograr un envejecimiento sano.

¿Quién recomienda la Dieta de la Zona?

En España es EnerZona, de Laboratorios Rovi, quien con el concurso de médicos y farmacéuticos, forma a estos profesionales en todo lo que se refiere a aplicar la Dieta y aconsejar sobre ella. En cualquier caso, para empezar la Dieta de la Zona sólo hacen falta 3 cosas: una mano, un ojo y un reloj. Respecto a la mano, en cada comida se divide el plato en 3 segmentos iguales: en un tercio se pone la parte de proteínas, con poca grasa y que no exceda lo que cabe en la palma de tu mano, y en los dos tercios restantes, la verdura, con aceite de oliva y fruta. El ojo hace falta para controlar esas proporciones; y el reloj es para calcular el momento en que vuelve a aparecer el hambre, de manera que, si no tienes hambre en las 5 horas siguientes es que funciona y tus niveles de azúcar están bien.

¿Y no es una dieta deficitaria? ¿Pueden coexistir carencias nutricionales?

Pues un ejemplo de carencia es la cantidad necesaria de Omega 3, que es casi imposible de conseguir naturalmente. Los productos Enerzona que se pueden comprar en la farmacia permiten suplementar estas carencias nutricionales y simplificar al usuario el seguimiento de la Dieta.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *