ESTÁS LEYENDO...

Dra. Ana Sepúlveda: “el perfeccionismo extre...

Dra. Ana Sepúlveda: “el perfeccionismo extremo con sufrimiento es un rasgo en los TCA”

Al terminar las X Jornadas Científicas de la Fundación Alicia Koplowitz, charlamos con la doctora Ana R. Sepúlveda, profesora e Investigadora del Hospital Ramón y Cajal, del departamento de Psicología Biológica y de la Salud sobre los trastornos de la conducta alimentaria en la adolescencia.

  • A día de hoy,cuántos afectados hay, hablando en porcentajes…
  • Un estudio de 2013 en la Comunidad de Madrid y publicada en el Boletín Epidemiológico, sobre 2.500 adolescentes de 12 a 18 años, muestra un 3,4% de prevalencia. Estudios internacionales dan datos parecidos: entre 3,5 y 4%. No hay evidencia de que haya mayor incidencia, lo que hay es mayor seguimiento, sensibilidad hacia el tema y diagnóstico precoz, lo que puede llevar a la conclusión errónea de que aumenta esta incidencia, de que parece que hay más casos.
  • Cuáles son los trastornos más comunes
  • Los trastornos más comunes son los Trastornos de la conducta alimentaria no especificados. Se denominan así a aquellos trastornos que no cumplen en su totalidad los criterios de la anorexia nerviosa , la bulimia nerviosa  o los del Trastorno por atracón, (recientemente incluído por el DSM-5, pudiendo tener él sólo una prevalencia de un 3%). Por consiguiente, el orden sería: TCA no especificado, Bulimia nerviosa, Trastorno por Atracón, Anorexia Nerviosa.
  • ¿Y qué nos debe poner en alerta? ¿Cuándo sospechar de la existencia de un TCA?
  • Si hablamos en adolescentes, es un trastorno que se da casi exclusivamente en chicas. Tristeza, aislamiento y perfeccionismo extremos son alertas importantes. Chica que se aisla, no quiere salir con la familia ni participar de las comidas, pueden alertar. Y no vale la excusa de que “siempre ha sido malcomedora”…Igualmente, el perfeccionismo extremo con sufrimiento: llorar por bajar un par de décimas en un examen, etc. El perfeccionismo no es negativo, pero si conlleva sufrimiento y malestar hay que estar atento al resto de comportamientos, un desajuste entre lo que pensaban ser y lo que son.
  • A qué edad suele manifestarse
  • Los 12-14 años es la edad más habitual, si bien puede aparecer unos meses antes.
  •  Y cuál es la terapia de elección
  • Lo más habitual son las terapias cognitivo-conductuales, seguidas por las terapias dialécticas: terapias de aceptación y compromiso. Sería muy importante un abordaje multidisciplinar donde nutricionistas y psicólogos participen y colaboren.
  • Hasta qué punto deben implicarse los padres en el manejo de la enfermedad
  • Deben estar muy involucrados, muy importante que la familia esté ahí. Ver qué roles se desempeñan dentro de la familia y ver si es necesario ajustar esos roles. A veces se puede hacer incluso terapia sólo con la familia, sin la chica.
  • ¿Se cura o es algo, como si dijéramos, crónico, para toda la vida?
  • Se estima que el 60% de los afectados consigue una recuperación completa. Hay que pensar que es un aprendizaje más al que el adolescente se enfrenta. Si se recuperan todos  los “planos” de comportamiento:  peso normal, ausencia de peculiaridades alimentarias perjudiciales para la salud, socialización, vida relacional adecuada… se puede hablar de curación si se mantiene a los 6 meses.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *