ESTÁS LEYENDO...

DOLOR DE ESPALDA Cuida tu peso

DOLOR DE ESPALDA Cuida tu peso

“Desde hace ya unas semanas noto un dolor al final de la espalda que, poco a poco, va en aumento. En principio, no le di importancia pero ahora me preocupa porque no se va”. José (Córdoba)

El dolor de espalda es un problema muy frecuente; si bien su intensidad varía mucho, desde un dolor punzante que aparece de repente hasta uno más difuso que permanece tiempo. El primero suele desaparecer de forma espontánea mientras que el segundo dura más tiempo. Si pasa de unos 3 meses, puede hacerse crónico. Obviamente me refiero al que no se ha producido a consecuencia de una lesión. Existen diversas características que facilitan su aparición, como el sedentarismo, especialmente si además hay sobrepeso, la existencia de una patología como artritis, el trabajo en actividades que exigen un esfuerzo físico, forzando la columna, o simplemente en una oficina sentado pero en posiciones que la fuerzan igualmente. O, simplemente, ir envejeciendo (que no significa ser viejo), el dolor se puede presentar sólo con 40 años. Se puede originar por bastantes causas. El espasmo o la tensión muscular son dos muy frecuentes para su aparición. Por tanto, se deberá realizar ejercicio de forma regular para fortalecer los músculos de la espalda. Obviamente, deberemos cuidar el peso. Además, deberemos cuidar las posturas, tanto cuando estamos sentados muchas horas de forma continua (por ejemplo, en el trabajo) como cuando hemos de levantar cosas pesadas (incluso en el hogar). Los analgésicos (aspirina, paracetamol, ibuprofeno) pueden al inicio, ayudar al alivio del dolor. Si éste continúa, visita a tu médico.Recuerda:
– El ejercicio regular fortalece los músculos de la espalda, previniendo dolores posteriores.
– Sentarse con la espalda derecha mantiene la columna derecha sin curvarla.
– Levantar un peso doblando las rodillas manteniendo la espalda derecha, previene de dolores.
– Evitar cualquier movimiento que fuerce la columna será totalmente beneficioso.
– Analgésicos y antiinflamatorios serán el primer paso. Si no desaparece, ve al médico.




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?