ESTÁS LEYENDO...

Donar en cadena multiplica por diez las posibilida...

Donar en cadena multiplica por diez las posibilidades de encontrar un órgano idóneo

Donar en cadena multiplica por diez las posibilidades de encontrar un órgano idóneo

“Con un riñón menos, me siento más ligero. Ahora en serio: la cadena de donación renal entre personas vivas es prodigiosa. Significa vida. Mi decisión de donar un órgano a un desconocido no ha sido algo inmediato, sino muy meditada. Dando, recibo”. Estas son las primeras declaraciones recogidas por Diario Médico, del religioso que se ha convertido en el punto de partida de la primera cadena de trasplante renal de vivo con donante altruista, también denominado buen samaritano en instancias oficiales, que se lleva a cabo en España y que tuvo lugar, con éxito, el pasado 6 de abril.


 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEste proceso
, efectuado entre la Fundación Puigvert, de Barcelona, y el Hospital Virgen de las Nieves, de Granada, y en el que también han participado otras seis personas (donantes y receptores), convierte a España en el tercer país de Europa que implanta esta modalidad de trasplante de riñón. Trece hospitales españoles están acreditados para realizarlo.

En nuestro país ya se han hecho dos trasplantes renales cruzados a través de un programa que comenzó el pasado año y que ya cuenta con 62 parejas inscritas. En el mundo ya se han practicado unos 800 injertos cruzados de donante vivo. “En 2010 se llevaron a cabo 240 injertos renales de donante vivo, lo que supone el 11 por ciento del total de los trasplantes de riñón”, ha señalado Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que junto a Leire Pajín, ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, y los nefrólogos Luis Guirado, de la Puigvert, y Antonio Osuna, del Virgen de las Nieves, presentaron ayer en Madrid los datos de esta primera cadena abierta.

“Ahora tengo proyectos y soy una persona libre. Me encantaría conocer al buen samaritano para darle las gracias”, cuenta entre sollozos contenidos una mujer, receptora del órgano. Y es que las ventajas de este tipo de cadenas abiertas son relevantes: aumentan el número potencial de trasplantes, aseguran mejores resultados a largo plazo debido al hecho de implantar un órgano totalmente compatible y ofrecen mayor selectividad.

Aumento de posibilidades

Según Guirado, esta modalidad “multiplica por diez las posibilidades de encontrar un órgano idóneo”, según la experiencia de los países con mayor trayectoria. Matesanz afina: es muy posible que este tipo de cadenas “incremente el trasplante renal de vivo en un 20 por ciento. Y con su desarrollo futuro es probable que las cifras aumenten todavía más”. Todas las pistas apuntan además a que la consolidación de esta red podría reducir las actuales listas de espera para trasplante de cadáver, “cuya media de demora es de unos 18-20 meses. El número de pacientes en espera sigue manteniéndose estable: unos 4.500 enfermos renales”.

La discreta figura del “buen samaritano”

El trasplante renal de vivo en cadena con donante altruista o buen samaritano es una combinación del cruzado entre dos o más parejas que no se conocen entre sí y la incorporación del donante que quiere donar su riñón a un desconocido. Para Leire Pajín, no hay lugar para la duda: se trata “del donante altruista por excelencia” y que encabeza una fórmula muy extendida en países como Estados Unidos, Holanda y Gran Bretaña. El pasado año, las autoridades sanitarias españolas incorporaron la figura del donante altruista al trasplante renal de donante vivo para incrementar las posibilidades de trasplante. Actualmente, 35 personas, de las que la mayor parte proceden de Andalucía, Madrid y Cataluña, aunque también se han registrado en otras comunidades, han mostrado su disposición a convertirse en buenos samaritanos.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?