ESTÁS LEYENDO...

Dr. Leopoldo Borrego: “todos los cosméticos ...

Dr. Leopoldo Borrego: “todos los cosméticos tienen potencial de irritar la piel”

Una de cada tres personas dice tener la piel sensible. Producida en ocasiones por irritación o por alguna patología, presenta problemas de identificación cuando se abusa de diferentes cosméticos. En ocasiones, la intolerancia esconde un problema de fondo: dismorfofobia. Ocurre cuando el paciente cree tener una reacción cutánea que en realidad no existe.

Entrevista con el doctor Leopoldo Borrego, profesor titular de Dermatología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y dermatólogo del Complejo Universitario Insular Materno Infantil y miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología)

¿Cuáles son las causas de la intolerancia cosmética?
La intolerancia a cosméticos se puede producir por irritación o por patología propia de la piel que requiere por una parte un tratamiento específico y por otra unos cuidados que permitan que la piel se recupere de forma adecuada. Muchas veces los pacientes tienen una mínima afectación dermatológica, que mal manejada por el propio enfermo ocasiona o agrava la tolerancia que de forma natural todos tenemos a los cosméticos. Por otra parte, existen cremas tratantes (como para las arrugas o el envejecimiento) que poseen moléculas irritantes que parte de la población no tolera. Otros productos como las colonias contienen alcohol que también puede producir irritación.

¿Qué patologías cutáneas son las más comunes?
La mayor parte son dermatitis irritativas que el propio enfermo reconoce: basta con evitar el cosmético que ha ocasionado la irritación. El problema es cuando son muchos cosméticos. Estos casos se pueden deber a una irritación crónica leve pero acumulada en el tiempo, a una alergia a alguno de los componentes de los cosméticos, a padecer una dermatitis atópica (la intolerancia a cosméticos es una de las manifestaciones más frecuentes de la dermatitis atópica del adulto) , una rosácea y en general cualquier tratamiento inadecuado de cualquier cuadro cutáneo con lesiones en la cara se puede manifestar como intolerancia a cosméticos. Por otra parte existen algunos pocos pacientes con alteración de la imagen corporal , o dismorfofobia que refieren una intolerancia a cosméticos que no es real o que se produce por un uso inadecuado de estos.

¿Existen ahora más casos de intolerancias y reacciones alérgicas?
La percepción individual de una piel sensible es muy variable, aunque uno de cada tres encuestados refiere que tiene la piel sensible. Siempre ha habido intolerancia a productos cosméticos: que ahora haya una mayor preocupación se debe tanto a factores individuales como sociales.

¿Qué sustancias habitualmente producen reacción?
Una causa relativamente frecuente de intolerancia a cosméticos es ser alérgico a alguno de los componentes. Entre ellos destacan las fragancias, que no solo se emplean en las colonias, sino en casi todos los cosméticos para dar una sensación agradable. Otro grupo de sustancias que provocan la alergia son los conservantes. Una de las sustancias emergentes en este sentido es la metilisotiazolinona, que también se emplea en productos de limpieza doméstica , ocasionando cuadros muy abigarrados.

¿Y cuáles aquellos productos más inocuos y que se pueden utilizar con mayor tranquilidad?
Todos los cosméticos tienen potencial de irritar la piel, aunque como norma, los más sencillos químicamente son mejor tolerados. El término natural no es equivalente a inocuo y los extractos de muchas plantas son muy complejos químicamente. Los cosméticos que contienen alcoholes o ácidos, aunque sea en pequeñas cantidades, puede ocasionar una dermatitis irritativa crónica que el paciente no relaciona con el uso de ese cosmético en concreto. Otras moléculas como los parabenos o la metilisotiazolinna, que ya comentamos, pueden producir reacciones alérgicas en un porcentaje importante de la población . La concentración máxima de estas sustancias que pueden contener los productos cosméticos está muy regulado por Directivas Europeas.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *