ESTÁS LEYENDO...

Drogas de síntesis. el verano se lo pone fácil.

Drogas de síntesis. el verano se lo pone fácil.

Amplia oferta, bajo coste y fácil adquisición han
allanado el camino para el consumo de las llamadas ?drogas de síntesis? entre
los jóvenes

Los hay que piensan que no
son drogas, e incluso que son compuestos muy seguros. Pero lo cierto es que una
sobredosificación puede llegar a provocar náuseas,
ansiedad, temblores, insuficiencia renal, rigidez muscular, hiperhidrosis,
midriasis, y en los casos más graves, taquicardias, arritmias, hipertensión,
hemorragias cerebrales y colapso vascular, pudiéndose producir el coma o la
muerte. Y lo que es peor, la adulteración de estas sustancias es tan frecuente
que resulta muy común consumir una sustancia por otra, lo que aumenta los
efectos dañinos y propicia las sobredosis, tal y como nos explica el Dr. Rojas
Marcos, psiquiatra.

Según datos del Observatorio Español sobre Drogas, las
drogas recreativas siguen consolidándose en España, frente a la disminución del
consumo de heroína

¿Qué buscan los jóvenes?

Ésta es la pregunta que todos
nos hacemos. Según el Dr. Rojas Marcos, fundamentalmente desinhibirse e
incrementar su autoestima? y desgraciadamente, seguir la moda, ya que este
fenómeno ha pasado de ser un comportamiento marginal a convertirse en algo
normal en determinados ambientes. Otra explicación a su consumo creciente es
que las drogas de síntesis otorgan el estado de alerta y euforia necesarios
para aguantar las largas horas de baile frenético que caracterizan las llamadas
?fiestas rave? o la conocida ?Ruta del Bacalao?. Las
?fiestas rave? son macrofiestas
que pueden durar incluso varios días y suelen celebrarse en locales, salas de
concierto, playas, aparcamientos subterráneos o polideportivos. En ellas se
concentran centenares de jóvenes y bailan durante horas música electrónica (?hardcore?, ?techno?,
?trance?…).

Un concepto muy amplio

Con el término ?drogas de
síntesis? se engloban una serie de sustancias de naturaleza química muy
diferente, lo que hace muy difícil su definición. Tal y como las describe el departamento
técnico del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, estas
sustancias suelen ser psicoestimulantes, aunque
también se han encontrado en su composición depresores neuronales y sustancias
alucinógenas. De las ?drogas de síntesis?, la más conocida y consumida es el
éxtasis o MDMA, un derivado anfetamínico, aunque
también podemos encontrar análogos del fentanilo, de
la meperidina, de la fenciclidina
o del aminorex. Sus efectos se deben a una
interacción con los receptores de los neurotransmisores del sistema nervioso
central. Respecto a sus efectos a largo plazo, aunque aún no se ha demostrado
que estas sustancias generen casos de naturaleza psiquiátrica como psicosis paranoide o esquizofrenia, la probabilidad de generarse es
alta.

Perfil del consumidor

Normalmente, el consumidor de
éxtasis suele ser varón (la proporción para los varones es 3 veces superior que
en mujeres), de 15 a 25 años, soltero, emancipado, de clase social media o
alta, estudios de bachiller o FP, y suele habitar en poblaciones de más de
250.000 habitantes.

Flor de un rato

Los efectos de las ?drogas de
síntesis? dependen de la dosis, frecuencia de uso y la vía de administración.
Normalmente, sus efectos sobrevienen rápidamente y duran más que los de otras
drogas como la cocaína, de ahí que gocen de tan buena ?fama? entre los jóvenes.
Aunque normalmente el consumo se inicia con una pastilla por noche, los jóvenes
pueden llegar hasta consumir hasta 6-8 pastillas en una sola noche. Entre los
cambios conductuales cada vez cobran más importancia los episodios de
agresividad y de ansiedad. Estas drogas no generan dependencia física, ya que
su consumo normalmente se restringe a los fines de semana, siendo el síndrome
de abstinencia muy leve, un motivo más por el que los jóvenes se confían y
creen que son compuestos seguros. Sin embargo, y dado que cada vez se mezclan
más con el tabaco, el alcohol y el cannabis, y en
menor medida con la cocaína, otras anfetaminas y alucinógenos, los efectos
pueden llegar a duplicarse. Además de que con frecuencia pueden presentar
adulteraciones que agravan los cuadros. Los individuos se enajenan, salen de
sí, para luego tener que volver, lo que genera muchas frustraciones e
insatisfacciones.

El tráfico en las discotecas

Las drogas de síntesis son
compuestos fáciles de obtener en pequeños laboratorios clandestinos, lo que
explica el ascenso que han tenido desde que aparecieron en la década de los 80
en Gran Bretaña y EEUU. Otras razones serían su bajo coste (alrededor de 10
euros), su cómodo uso y presentación atractiva (comprimidos de diversos colores
y divertidas formas y dibujos), la fácil disponibilidad gracias al tráfico en
las discotecas y  la rapidez con la que
aparecen sus efectos y su mayor duración respecto de otras drogas.

Por qué tomarlas con agua

La explicación está en que el
consumo de estas sustancias con alcohol puede generar un golpe de calor, con
alto riesgo de deshidratación, produciendo taquicardia, mareos, vómitos,
calambres, nerviosismo e incluso paranoia.

En el 5 % de las urgencias por drogas existe riesgo
vital, normalmente producidas por mezclarlas con alcohol y otras drogas

El éxtasis o el MDMA

Entre los efectos psíquicos
del éxtasis, además de los cambios conductuales que nos hablan de euforia y
desinhibición, el éxtasis puede producir alteraciones en la percepción de los
colores, aunque no posee efectos alucinógenos. Respecto a sus efectos
afrodisíacos, aunque al principio pueden mejorar las relaciones, al cabo del
tiempo pueden dificultar la erección y la eyaculación. Físicamente puede
producir hiperhidrosis, visión borrosa, anorexia y elevación de la presión
arterial y taquicardia, aunque con variaciones interpersonales. Entre los
efectos más comunes están la hipertermia, es decir, la temperatura puede
alcanzar los 430 y 450, y la deshidratación, debido al baile agotador durante 8
y 9 horas sin parar. Según Rojas Marcos, la unión de la deshidratación y el
aumento de la temperatura, altera los centros cerebrales que regulan la
respiración y esto provoca la muerte. También puede atacar al riñón y producir
muerte por insuficiencia renal o hepatitis.

Tal y como lo describe el
Dpto. Técnico del Consejo General además del éxtasis, existen otros derivados anfetamínicos como la metanfetamina
o speed, la
para-metoxianfetamina (PMA), el MDA o píldora del amor, el Eva o el STP. Los efectos de estas
drogas son similares y aparecen muy rápidmente, sobre
todo los del Eva. Su duración oscila entre 3 y 10 horas. El MDA tiene efectos
alucinógenos y su toxicidad es mucho mayor que la del éxtasis. El Eva es la más
estimulante nerviosa, aunque de efectos secundarios menores a los del éxtasis.

Los ?after-drugs?

Son drogas de síntesis de
reciente aparición y cuyos efectos alucinógenos priman sobre los estimulantes.
Alteran la percepción de sonidos y se usan para sentarse después de bailar y
escuchar la música. De efecto más tardío que otras drogas de síntesis (tardan
90 minutos en producirse), pueden llegar a ser mucho más peligrosas, además de
que son más tóxicas. Se venden también bajo el nombre de éxtasis, pero al
tardar más en hacer efecto, es probable que se consuma otra pastilla al creer
que no ha hecho efecto, generándose una sobredosis.

El éxtasis líquido y la ketamina

El consumo de estas dos
drogas de síntesis ha crecido en los últimos meses en España. El éxtasis líquido o GHB estimula la
secreción de la hormona del crecimiento, lo que hizo que en un principio la
utilizaran los culturistas para incrementar la masa muscular. El uso como droga
recreativa se remonta al año 1994 y al año 1995 en España. Se distribuye en
botellas pequeñas o viales a un precio de 9-15 euros la unidad. Es un líquido
incoloro, inodoro y con sabor salado, que se administra por vía oral disuelto
en agua y se elimina por la orina. Sus efectos son: desinhibición y liberación,
incremento del tacto y deseo de tocar, mayor capacidad de erección y orgasmos
más intensos, mejora de la comunicación, euforia, placidez, relajación y
tranquilidad, aumento de la sensación de belleza. Una sobredosis puede llevar a
hipotermia, midriasis externa, bradicardias, hipertensión, convulsiones,
confusión, agitación, delirio y alucinaciones, incontinencia urinaria, lesiones
en las mucosas y pérdida de memoria remota. Consumido con alcohol es muy
peligroso.

La ketamina es un anestésico
intravenoso utilizado en medicina y veterinaria. El consumo recreativo llega a
España también a mediados de los 90. Se puede consumir inhalada, fumada o
disuelta en bebidas. Los efectos que produce en quien la consume son muy
similares a las ?experiencias cercanas a la muerte? (ECM): separación del
cuerpo, suspensión del tiempo, sentimientos de paz y bienestar, alucinaciones
visuales y auditivas y sensación de desplazamiento rápido por un túnel hasta la
luz (agujero K o K hole). Una intoxicación por ketamina puede producir estado de anestesia completo,
conducta delirante, parada respiratoria, convulsiones, arritmias y riesgo de
parada cardíaca. En ocasiones provoca sensaciones de pánico o flash back.
Consumida con alcohol puede ser mortal y a largo plazo origina daño cerebral
irreversible y puede desencadenar o producir patología psiquiátrica. 

Hacia una feminización de consumos

Según la Encuesta
Domiciliaria 2001 sobre consumo de drogas en España realizada por la Delegación
del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, el consumo de heroína y crack
ha descendido, dando paso a un incremento en el uso de drogas recreativas, como
el cannabis, la cocaína y el éxtasis. Un dato
observable en esta encuesta es la tendencia hacia la feminización de consumos,
si bien las chicas más jóvenes (entre 15 y 18 años) rechazan cada vez más las
drogas ilegales.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page