Eczema: tipos y síntomas

Eczema: tipos y síntomas

Eczema es un término general que se utiliza para designar una lesión inflamatoria en la piel que suele causar enrojecimiento, prurito y sarpullido. La dermatitis atópica es el tipo más común de eczema pero hay muchas otras enfermedades de la piel que lo causan.

El término eczema o eccema es la denominación genérica de cualquier dermatitis o inflamación de la piel. Se caracteriza por el enrojecimiento y rugosidad del área afectada, sequedad, descamación, comezón y, en ocasiones, aparición de vesículas con exudación de las mismas. El aspecto de un eczema difiere de unas tipos a otros pero el picor suele ser un síntoma común en la mayoría de los casos. El prurito invita a rascarse lo que provoca el endurecimiento de la piel, su inflamación y la formación de costras.

El eccema no es contagioso y su causa es desconocida aunque parecen influir factores genéticos y ambientales. Puede iniciarse a cualquier edad, pero en la mayoría de los casos aparece en la niñez y, generalmente, se convierte en un trastorno crónico que puede mejorar o empeorar a lo largo del tiempo.

Algunos tipos

La dermatitis atópica es la clase de eczema más común pero hay muchas otras enfermedades de la piel que también son eczemas. En otros casos puede ser síntoma de alguna enfermedad sistémica.

La dermatitis atópica cursa con una piel muy seca, que sufre irritación y picor. La zona donde aparece el eczema está enrojecida, rugosa y con escamas. Puede ser muy molesta y mermar la calidad de vida de quien la padece.
La dermatitis seborreica se localiza en zonas donde existen abundantes glándulas sebáceas como el cuero cabelludo, cara o dentro del oído.
En la dermatitis de contacto (irritativa o alérgica) el trastorno inflamatorio lo ocasiona el contacto con una sustancia externa.
El eczema deshidrótico (debe su nombre a la hipótesis que apunta estar provocado por un trastorno de la sudoración) se presenta con pequeñas vesículas principalmente en los dedos y palma de las manos con prurito y sensación de quemazón. La piel afectada suele mudarse por completo.
El eczema mumular se caracteriza por la aparición de manchas o parches rojizos y pruriginosos en forma de moneda, generalmente en brazos y piernas.

Las soluciones al eczema

El especialista pautará un tratamiento dependiendo del tipo de eczema. En el caso de la dermatitis atópica, para la que no hay cura, existen tratamientos y medidas de cuidado personal que permiten aliviar la picazón y prevenir nuevos brotes. En general, es muy importante evitar los jabones fuertes, secar la piel con suavidad, mantener la piel hidratada de forma regular y aplicar el tratamiento pautado por el dermatólogo en cada caso.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.