Edema pulmonar.


??Desde hace unos años padezco una
insuficiencia cardíaca y me ahogo, sobre todo al realizar un esfuerzo y al
acostarme. El médico me ha dicho que tengo edema pulmonar e insuficiencia cardíaca,
¿podrían decirme algo más? Muchas gracias?

Ignacio R.P. (San Sebastián)

El edema pulmonar es un
trastorno caracterizado por la acumulación de líquido en los tejidos o espacios
aéreos pulmonares, lo cual da lugar a una insuficiencia respiratoria.
Habitualmente, el edema pulmonar corresponde a una complicación de una
insuficiencia cardíaca izquierda, que según tu diagnóstico médico, es lo que tienes.
Para prevenir la formación de un edema pulmonar, las personas que padecen una
insuficiencia cardíaca crónica no deben abandonar nunca el tratamiento que el
médico le haya indicado, ya que es fundamental que esté siempre adecuadamente
controlado con la medicación o las medidas terapéuticas. La aparición de disnea
o sensación de dificultad respiratoria que se presenta al efectuar un esfuerzo
y empeora al acostarse es el primer síntoma de edema pulmonar, por lo que la
consulta al médico es fundamental, a fin de que el edema no se intensifique y
llegue a producirse un episodio de disnea paroxística nocturna, que consiste en
una crisis de ahogo que se presenta bruscamente por la noche, ya que cuando se
está acostado aumenta la acumulación de líquido en los pulmones. Si te
ocurriera esto, debes incorporarte inmediatamente con las piernas colgando de
la cama, ya que en esta posición se reduce la acumulación de líquido en los
pulmones y el corazón tiene que trabajar menos. Sobre todo hay que evitar que
se pueda producir un edema agudo de pulmón, una complicación muy grave de la
insuficiencia cardíaca aguda, que es una forma grave de edema pulmonar, que
consiste en una inundación de los alveolos por líquido que impide notablemente
el aporte de oxígeno a la sangre. Sus síntomas son disnea intensa, aceleración
de la respiración, tos con expectoración espumosa de color rosado, palidez y
coloración azulada en los labios, nariz y extremos de los dedos, y respiración
cada vez más ruidosa.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page