ESTÁS LEYENDO...

El 28% de los pacientes con cáncer de riñón tiene ...

El 28% de los pacientes con cáncer de riñón tiene obesidad

Cada año se diagnostican en nuestro país más de 4.000 tumores de riñón, coincidiendo en la mayoría de los pacientes factores de riesgo como son el tabaquismo, la obesidad y la hipertensión. De hecho, el 28% de los pacientes con este tumor tiene obesidad, y casi la mitad sufre sobrepeso.

Son datos del primer registro de incidencia en España, elaborado por la Asociación Española de Urología (AEU), que estos días celebra en Madrid el III Curso de los Grupos de Trabajo, donde el cáncer de riñón está entre los principales contenidos, junto con la litiasis (piedras en el riñón) y las técnicas mínimamente invasivas (endourología, laparoscopia y robótica). Una reunión a la que acuden cerca de 350 urólogos de toda España para actualizar sus habilidades quirúrgicas. Durante la misma se realizarán 12 intervenciones quirúrgicas en directo desde los hospitales universitarios Ramón y Cajal de Madrid y Vall d’Hebron de Barcelona vía satélite y de forma simultánea.

“Hasta la elaboración de este registro”, afirma el doctor Miguel Unda Urzáiz, coordinador del Grupo de Trabajo de Urología Oncológica de la AEU, “no contábamos con datos de incidencia real de este tumor en España, por lo que ahora disponemos de una herramienta  fundamental para el urólogo, ya que nos permite conocer el perfil del paciente, su incidencia y el abordaje que se realiza. Este análisis nos ha confirmado que la mayor parte de los cánceres de riñón, entre el 80-85%, se dan en estadios localizados, por lo que son potencialmente curables. Saber esto nos ayuda a definir mejor el tratamiento en cada caso. Hasta hace poco, excepto la cirugía, no existían terapias disponibles para este tumor, ya que ni la radioterapia ni la quimioterapia son efectivas; sin embargo actualmente se han comercializado fármacos que están demostrando beneficios en fases avanzadas de las enfermedad”.

La cirugía continúa siendo el tratamiento de elección en tumores localizados. Tal y como explica el doctor José Luis Alvarez-Ossorio, coordinador del Grupo de Endourología, Laparoscopia y Robótica de la AEU, “la tendencia es a optar por la cirugía mínimamente  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosinvasiva, que permite ser más conservadora. Es decir, se extirpa sólo el tumor y se mantiene el órgano, ya que hasta ahora lo que se hacía normalmente era quitar el riñón entero, sólo se conservaba en tumores pequeños, de hasta cuatro centímetros, y ahora hemos logrado hacerlo con tumores de hasta siete centímetros”.
 
Existen otras técnicas mínimamente invasivas, como son la crioterapia y la radiofrecuencia, que permiten preservar el órgano, pero que, como matiza el doctor Alvarez-Ossorio, “aún están en desarrollo, y sólo se llevan a cabo en pacientes muy seleccionados, de edad avanzada, y con tumores pequeños”.

Las técnicas laparoscópicas y la cirugía robótica son opciones que, frente a la cirugía abierta, permiten que el paciente se recupere más rápido y se incorpore antes a su vida diaria “Han aportado en este sentido muchos beneficios. La robótica sobre la laparoscópica aporta visión tridimensional, seguridad para el paciente, evita el temblor y aporta mayor comodidad al cirujano. En el cáncer renal parece que aporta además mayor velocidad en la sutura, por lo que en los casos de nefrectomías parciales, el riñón está menos tiempo sin vascularización.”, señala el doctor Unda Urzáiz.

Sin embargo, teniendo en cuenta la situación de crisis económica que vivimos, el doctor Alvarez-Ossorio cree que “el coste que implica disponer de un robot probablemente no justifique utilizarlo en el sistema público. Evidentemente esta situación económica podría retrasar la implantación de estos aparatos en nuestro país”.

Cirugía robótica

La principal indicación en la actualidad de la cirugía robótica es el cáncer de próstata. Lo que ha sido un paso adelante que se ha dado en los últimos años para tratar este tipo de tumor. Junto a otras ventajas, la tecnología laparoscópica robotizada tiene la posibilidad de disecar y preservar con mayor precisión los nervios encargados de la erección. “La realidad es que la laparoscopia y la cirugía mínimamente invasiva se utilizan ya en prácticamente toda la patología urológica, a excepción del trasplante renal. En este caso se sigue optando por la cirugía abierta, ya que es una intervención muy complicada que requiere una amplia experiencia y destreza del cirujano. La laparoscopia en este caso sólo se utiliza para extraer el órgano en donante vivo, pero el implante se hace por cirugía abierta”, matiza el doctor Alvarez-Ossorio.

Perfil del paciente: varón fumador, obeso e hipertenso
El registro de la AEU muestra que seis de cada 10 pacientes con tumor renal son varones y sólo un 33% mujeres. En cuanto a la relación con enfermedades de riesgo asociadas, casi la mitad de ellos presentaban sobrepeso y un  28% obesidad. Asimismo, el 52% era hipertenso y un 4,5% sufría una insuficiencia renal. En cuanto a los hábitos de vida, el 43% era fumador o estaba expuesto al humo del tabaco. Por otros estudios, está demostrado que el tabaco incrementa en un 35% el riesgo de desarrollar este tumor. Esta relación tan directa radica en que el riñón, al actuar como depuradora de la sangre, filtra todos los elementos tóxicos como el alquitrán que contiene el tabaco, que mientras son eliminados a través de la orina van deteriorando este órgano.

Al analizar la edad del paciente, más de la mitad de ellos tenían más de 60 años; el 22% entre 50-60 años; el 12% entre 40 y 50 años y el 6% eran menores de 40 años. A diferencia de otros cánceres urológicos, este tumor se puede presentar a edades tempranas, incluso por debajo de los 40 años.

Litiasis
La litiasias y su tratamiento a través de técnicas quirúrgicas endoscópicas es otro de los temas protagonistas de esta Jornada. Una patología que actualmente afecta a más de dos millones de españoles y que constituye uno de los principales motivos de consulta al urólogo. Tal y como explica el doctor Carlos Reina, coordinador del Grupo de Litiasis de la AEU, “en esta reunión dedicamos una sesión a los últimos avances en el estudio de las causas de la litiasis, ya que todavía está en desarrollo el conocimiento último de por qué se produce y, en este sentido, se está estudiando su posible relación con el síndrome metabólico. Además analizaremos la técnica más frecuente de resolución, que es la litotricia extracorpórea por ondas de choque. Una técnica que gracias a los pequeños avances que se van produciendo está totalmente consolidada en el tratamiento de esta enfermedad”.

La litroticia extracorpórea logra erradicar entre el 60-70% de los cálculos, tanto a nivel renal como a nivel ureteral. “Se trata de una intervención ambulatoria, que no precisa quirófano, lo que resulta muy cómodo para el paciente. Aunque su inicio fue a principios de los años 80, se ha ido depurando hasta convertirse en la intervención más utilizada para el tratamiento de la litiasis”, explica el doctor Reina.

En relación a la investigación de esta patología, el encuentro contará con la participación del profesor Félix Grasses, catedrático de Química Analítica de la Universidad de las Islas Baleares, que es un destacado experto en el estudio de las causas y prevención de esta enfermedad urológica.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page