ESTÁS LEYENDO...

El 40 por ciento de la población menor de 60 años ...

El 40 por ciento de la población menor de 60 años padece hipertensión arterial

La hipertensión arterial (HTA) es el factor de riesgo cardiovascular más prevalente y al que se le atribuye una mayor mortalidad. Además, no solo está relacionado con la cardiopatía isquémica, sino también con la enfermedad cerebrovascular y la insuficiencia renal.

 
“Su prevalencia resulta muy elevada, ya que afecta al menos al 40% de la población menor de 60 años y supera el 65% a partir de esta edad”, señala la Dra. Pilar Mazón, presidenta de Sección de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), que celebra su reunión anual estos días y en la que se lleva a cabo una completa actualización en el diagnóstico y tratamiento de la HTA.
 
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosA pesar de que ha aumentado de forma considerable el diagnóstico de la HTA,   y un amplio porcentaje de pacientes recibe tratamiento, “todavía no la controlamos adecuadamente, ni siquiera en la mitad de los pacientes”, explica la Dra. Mazón. Por este motivo, resulta clave no considerar la HTA como un factor aislado, sino contemplada desde un abordaje global en el que intervienen  recomendaciones de cardiólogos, nefrólogos, endocrinólogos, internistas y médicos de atención primaria.
 
Radiografía de la cardiopatía isquémica en España: Registro CardioCare
La cardiopatía isquémica es la enfermedad cardiovascular más frecuente en España y engloba al conjunto de pacientes que han sufrido un infarto de miocardio, padecen una angina de pecho o han sido intervenidos de coronarias o sometidos a una angioplastia. Es la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres en España y constituye una de las principales causas de ingreso hospitalario.
 
Ante esta situación la SEC lleva a cabo el Estudio CardioCare, con la colaboración de Boehringer-Ingelheim, en el que han participado hasta ahora cerca de 3.000 pacientes y cuyo fin es analizar la cardiopatía isquémica, su  prevalencia y características clínicas. Asimismo, este estudio permite “conocer de qué manera se emplean los diferentes fármacos y estrategias, de utilidad demostrada, determinantes en el pronóstico de los pacientes con  cardiopatía isquémica”, afirma la Dra. Milagros Pedreira, presidenta del Grupo de Trabajo de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer de la SEC.
 
Los primeros resultados de este estudio ponen de manifiesto la elevada prevalencia de dos factores de riesgo —hipertensión arterial e hipercolesterolemia— en el 70% de la población analizada. Asimismo, de los datos se desprende que “la mitad de los pacientes que acuden a las consultas de cardiología están diagnosticados de cardiopatía isquémica”, apunta la Dra. Pedreira.
 
Las Guías de Práctica Clínica aportan directrices  basadas en la evidencia clínica contrastada y su aplicación redunda en una disminución del riesgo cardiovascular. De esta manera “el uso de  fármacos  cardioprotectores tiene  un efecto directo sobre la morbimortalidad cardiovascular”, señala la Dra. Pedreira.
 
El objetivo de CardioCare es ofrecer una fotografía de la cardiopatía isquémica en España, y comprobar la aplicación de las Guías en estos pacientes. En cuanto a los objetivos de control que marcan las Guías, a través del registro “se aprecia un control que podríamos considerar aceptable de los factores de riesgo, aunque no óptimo”, concluye la Dra. Pedreira.
 
En los pacientes con cardiopatía isquémica las pautas habituales de tratamiento se basan en el uso de fármacos de probada utilidad y en la aplicación de medidas generales: dieta equilibrada, ejercicio físico, supresión del tabaco… Es decir, el conjunto de medidas que ha demostrado disminuir el riesgo cardiovascular, a través de objetivos concretos: reducir la tensión arterial, los niveles de colesterol, controlar los niveles de azúcar en sangre, el peso y el perímetro abdominal.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page