ESTÁS LEYENDO...

El 50% de las mujeres sufrirá incontinencia de ori...

El 50% de las mujeres sufrirá incontinencia de orina

El 50% de las mujeres sufrirá incontinencia de orina

Se calcula que la mitad de las mujeres tendrán un problema de incontinencia en algún momento de su vida. Este trastorno se asocia con un escape involuntario de la orina que tiene un elevado impacto sobre la calidad de vida de la paciente.

Además de un problema higiénico, este trastorno representa en la mujer un serio condicionante para sus relaciones laborales, sociales y afectivas. “No estamos ante un problema frente al cual la paciente deba resignarse como algo inevitable asociado a la edad. En la actualidad existen distintas alternativas de tratamiento con un alto grado de efectividad en la gran mayoría de los casos”, explica el doctor Luis Prieto, coordinador del Grupo de Urodinámica de la Asociación Española de Urología (AEU). Las últimas novedades en el diagnóstico y tratamiento de esta patología son objeto de análisis en el LXXIV Congreso Nacional de la AEU que, del 13 al 15 de junio, se celebra en el Centro de Congresos de Feria de Valencia.

La incontinencia de orina presenta una incidencia creciente a raíz del progresivo envejecimiento de la población. “Con el paso de los años, los tejidos se debilitan y se van  mujer sonriendoacumulando la alteraciones neurológicas que provocan que la incontinencia sea más frecuente”, explica el doctor Prieto, que aclara que no toda la incontinencia urinaria representa un problema para los pacientes. Dependiendo de cómo se produzcan las pérdidas de orina existen dos tipos de incontinencia: la de esfuerzo y la de urgencia. La primera ocurre durante el ejercicio físico o al toser o estornudar, mientras la segunda viene precedida de un fuerte deseo de orinar.

Problema multifactorial

El doctor Prieto subraya que la incontinencia urinaria no es una enfermedad en sí misma, sino un problema que responde a varios factores. “Las causas que están detrás de un escape involuntario de orina varían mucho dependiendo de la edad”, explica. En la mujer joven, el embarazo y el parto constituyen la principal causa del debilitamiento del suelo pélvico. Ya en la edad madura (entre los 45-60 años), la más frecuente es la incontinencia de esfuerzo. En estos casos, la afectada presenta una uretra incompetente asociada siempre a un suelo pélvico que ha perdido el tono que tenía en la juventud. Esto está directamente asociado a su vez con el descenso hormonal ligado a la menopausia.

En las mayores de 65 años aumenta en frecuencia la hiperactividad vesical, que sucede cuando los mecanismos inhibitorios del reflejo miccional están alterados y se produce un fallo en el control voluntario de la micción. El afectado siente las ganas de orinar, pero no puede controlarlo.

Prevención y tratamiento

Los casos de incontinencia urinaria de esfuerzo se pueden mejorar a través de una serie de ejercicios del suelo pélvico. “En el caso de las embarazadas”, comenta el doctor Prieto, “la rehabilitación del suelo pélvico debe realizarse en el último trimestre de gestación. Conviene tener presente que estos ejercicios cuando no se realizan correctamente pueden ser contraproducentes, por lo que siempre se deben hacer bajo la supervisión del urólogo de referencia u otro profesional con conocimientos adecuados, como son la matrona y el fisioterapeuta”.

En cuanto a su tratamiento, hoy en día la colocación de bandas libres de tensión en mujeres con incontinencia de esfuerzo ofrece unos resultados satisfactorios en el 80% de los casos. En apenas 20 días tras la intervención, la paciente puede volver a su vida normal y, transcurridos los tres meses, puede retomar su actividad sexual.

Traumatismos de la uretra

Otro de los contenidos del Congreso Nacional de Urología son los traumatismos de la uretra. Pese a que se trata de una patología poco frecuente, las lesiones de la uretra no son fáciles de tratar y el proceso de recuperación, en la mayoría de las ocasiones, supera los tres meses desde el diagnóstico. La causa más común de lesión son las caídas a horcajadas. “El impacto del golpe afecta directamente a la uretra posterior que, a diferencia de los tejidos que envuelven la uretra anterior, son menos consistentes y más sensibles. De ahí que el número de traumatismos sobre esta zona sean más frecuentes”, explica este experto.

El diagnóstico de lesión uretral se sospecha con facilidad gracias a las circunstancias del traumatismo, a la presencia de una uretrorragia o hematuria (expulsión de sangre por la uretra u orina respectivamente) así como problemas para orinar, escozor o hematomas en la zona del golpe. Siempre debe confirmarse y precisarse, mediante una uretrografía retrógrada, el alcance de la lesión. Aún así, el mayor riesgo reside en la acumulación de sangre en la uretra como consecuencia del impacto. “Por ello, el tratamiento inicial es la colocación de un catéter vesical suprapúbico, si es posible antes de cualquier cateterismo uretral e incluso de micción. Mediante este procedimiento nos aseguramos de que el traumatismo se enfríe antes de un abordaje posterior”, explica el doctor Prieto. En cualquier caso, el tratamiento definitivo de estas lesiones estará determinado por la localización y extensión de la lesión, así como por la posibilidad de otras lesiones de tratamiento prioritario.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?