ESTÁS LEYENDO...

El 54% de los pacientes con fibrilación auricular ...

El 54% de los pacientes con fibrilación auricular que recibe Sintrom está mal anticoagulado

El 54% de los pacientes con fibrilación auricular que recibe Sintrom está mal anticoagulado

La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente y afecta al 4% de la población mayor de 40 años. Estos pacientes tienen un riesgo hasta cinco veces mayor de padecer un ictus, por lo que la medicación anticoagulante es necesaria para prevenirlo

Los anticoagulantes de primera elección son los antivitamina k (Sintrom o warfarina sódica), pero su elevado número de interacciones con otras medicaciones o alimentos puede alterar el nivel de anticoagulación, aumentando el riesgo de ictus o de hemorragia en el paciente

El estudio FANTASIIA elaborado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y presentado en Santiago durante el Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2014, revela que el 54% de los pacientes que recibe los anticoagulantes clásicos no está bien controlado.

En el caso de que el ajuste de la medicación no mejore el control de estos pacientes, se recomienda la administración de los nuevos anticoagulantes orales (NACOs). Aun así, en nuestro país solo el 10% de los pacientes los recibe, mientras que en Alemania se les administra a casi el 50% de los pacientes según el registro “PREFER in VTE”.

Tras estudiar a 1000 pacientes con fibrilación auricular no valvular, FANTASIIA también ha analizado el grado de satisfacción de los pacientes tratados con cada tipo de anticoagulantes, siendo los NACOs los que han recibido una mayor puntuación (79,91 puntos versus 73,22) gracias a una mayor comodidad o menores efectos secundarios y controles médicos

Santiago de Compostela, 31 de octubre. Hasta el 54% de los españoles con fibrilación auricular que está tomando Sintrom no está bien controlado, lo que puede derivar en un ictus o en una hemorragia, dependiendo de si están por debajo o por encima, respectivamente, del nivel de anticoagulación recomendado.

Este dato se desprende del estudio FANTASIIA elaborado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y presentado en Santiago en el marco del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2014, que reúne desde ayer y hasta mañana a más de 3.000 cardiólogos en la ciudad gallega.

“La fibrilación auricular afecta al 4,4% de la población mayor de 40 años y al 17,7% de los mayores de 80. Esta arritmia multiplica hasta por cinco las probabilidades de padecer un ictus; para evitarlo, es necesario que el paciente esté tratado con fármacos anticoagulantes, que evitan la formación de trombos”, explica el doctor Vicente Bertomeu, presidente anterior de la SEC. “Los anticoagulantes clásicos son los antivitamina k (AVK), como el conocido Sintrom, o la warfarina sódica. Aunque estos fármacos son eficaces en el tratamiento, también ofrecen unos niveles de anticoagulación variables, por lo que el paciente no se encuentra bien controlado durante todo el tiempo”.

Con el objetivo de conocer el nivel de mala anticoagulación en nuestro país, la Agencia de Investigación de la SEC diseñó el estudio FANTASIIA, coordinado por el mismo doctor Bertomeu y por el doctor Manuel Anguita, cardiólogo del Servicio de Cardiología del Hospital Reina Sofía, que va a analizar durante tres años a casi 3.000 pacientes con fibrilación auricular no valvular que están tomando anticoagulantes. En este congreso se presentan los resultados de un análisis inicial en los primeros 1300 pacientes incluidos, de los cuales, casi 1.000 recibían AVK.  “Uno de los objetivos del estudio”, explica el doctor Bertomeu, “fue cuantificar los pacientes que no estaban siendo medicados correctamente. El 54% obtenido tras la conclusión del estudio exige elaborar estrategias que mejoren el control de esta enfermedad.”

La primera elección de medicación en estos pacientes suelen ser los anticoagulantes orales clásicos, pero en el caso de que el ajuste de la medicación no mejore el control de estos pacientes, se recomienda la administración de los nuevos anticoagulantes orales (NACOs), ya que permiten un control más estable del nivel de anticoagulación. “Cabe destacar que en nuestro país solo el 10% de los pacientes los recibe, mientras que en Alemania se les administra a casi el 50% de los pacientes según el registro ‘PREFER in VTE’ “, afirma el presidente anterior de la SEC.

FANTASIIA ha incluido a pacientes que tomaban AVK o NACOs, “por lo que aprovechamos el estudio para realizar una encuesta de satisfacción entre los pacientes que tomaban una u otra medicación. Los NACOs obtuvieron una puntuación más elevada, (79,91 puntos versus 73,22) gracias a una mayor comodidad, menores efectos secundarios y disminución de los controles médicos”, asegura el doctor Anguita.

“Estos datos son una muestra más de la necesidad de mejorar el control de los pacientes anticoagulados en España, para lo que pueden emplearse diversas estrategias, siendo probablemente una de las más razonables un mayor uso de los nuevos anticoagulantes en nuestro país. Un control más exhaustivo del nivel de anticoagulación de estos pacientes ayudará a identificar a aquellos que van a beneficiarse de los nuevos fármacos, consiguiendo una mejora en el control de la fibrilación auricular y de sus graves complicaciones”, concluye el doctor Anguita.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.