ESTÁS LEYENDO...

El 68% de los españoles pone en riesgo su salud al...

El 68% de los españoles pone en riesgo su salud al intentar perder peso por su cuenta

El 68% de los españoles pone en riesgo su salud al intentar perder peso por su cuenta
Si se planteara adelgazar, ¿lo intentaría por su cuenta o acudiría a un profesional? Si está pensando en la primera opción, pertenece a la mayoría, pero sepa que ello conlleva riesgos para su salud. Así lo revela un estudio elaborado por Nutrición Center, empresa de referencia en el sector de la nutrición, que determina que un 68% de los españoles que decide ponerse a dieta lo hace por su cuenta. Por ello, hacen hincapié en la importancia de ponerse en manos de un profesional que supervise todo el proceso para perder peso de una manera saludable.

De esta forma, será más fácil saber qué alimentos necesita cada persona y cómo tomarlos, teniendo en cuenta que el plan nutricional se ha elaborado de acuerdo a las condiciones específicas de cada individuo. Así, se asegura que la estrategia fijada se lleva a cabo con éxito, ya que los alimentos serán del gusto de la persona, la manera de cocinarlos se adaptará a las preferencias de cada uno, y lo más importante, se cubrirán las necesidades nutricionales en función de las necesidades y objetivo de cada persona. De esta manera, no será igual el plan trazado para una persona deportista que para una ama de casa que para un joven estudiante, pues los gustos, los horarios y los requerimientos energéticos son diferentes.  

¿Por qué recurrir a un profesional?
Antes de planificar una dieta es necesario un estudio metabólico previo que determine si se necesita perder kilos de grasa, si se retienen líquidos, etc.  Utilizar como referencia únicamente el peso, además de insuficiente es inexacto, ya que así se ignora la cantidad de masa muscular, el % de grasa, el peso óseo, etc. Conocer estos parámetros es fundamental para que el nutricionista ajuste las recomendaciones a las necesidades individuales de cada persona. Además, es aconsejable repetir esos estudios semanalmente para estudiar y comprobar que la  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosevolución se está haciendo de manera satisfactoria, y que el peso perdido corresponde a grasa y no a masa muscular (factor a tener muy en cuenta para evitar los efectos rebotes de las dietas mal planificadas).

En cuanto al tipo de alimentación, es muy importante saber qué, cuánto, cuándo y cómo comer, ya que una dieta excesivamente restrictiva puede provocar carencias nutricionales.  Algo que suele ser muy habitual en personas que deciden perder peso por su cuenta es saltarse comidas o realizar largas jornadas de ayuno. Estas prácticas ralentizan el metabolismo y suelen ocasionar un efecto yoyó, además de poner en peligro su salud, pues no cubren las necesidades básicas y someten al organismo a un nivel de estrés severo.

La mejor opción es, por tanto, seguir las recomendaciones del nutricionista, entre las que se encuentra recortar el consumo de grasas y azúcares, cocinar con poca grasa (a la plancha, al vapor, cocción, etc.), ingerir verduras tanto en el almuerzo como en la cena, realizar un desayuno completo, comer fruta a media mañana así como en la merienda, etc.

Asimismo, incrementar la actividad física diaria es una buena medida a tener en cuenta a la hora de controlar el peso, mejorar la salud cardiovascular y evitar recuperar el peso perdido. Caminar  al menos media hora al día, realizar bicicleta o natación son prácticas al alcance de todos que pueden sernos de gran ayuda para el mantenimiento y mejora de nuestra salud.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?