ESTÁS LEYENDO...

El 70% de los pediatras considera que las medidas ...

El 70% de los pediatras considera que las medidas de ahorro están perjudicando a la salud de sus pacientes

El 70% de los pediatras considera que las medidas de ahorro, que se están llevado a cabo en los centros sanitarios, están perjudicando a la salud de sus pacientes. Así se ha puesto de manifiesto en la Encuesta ‘La crisis, los niños y los pediatras’ que ha promovido la Asociación Española de Pediatría (AEP). Un sondeo online abierto en el que han participado más de 1.000 profesionales, el 68% pediatras de Atención Primaria y el 31% de centros hospitalarios. La encuesta se realizó durante los meses de julio a septiembre de este año.

Como afirma el profesor Antonio Nieto, vicepresidente de la Asociación Española de Pediatría, “desde hace unos meses, se ha intensificado la preocupación de los pediatras por el posible deterioro de la atención sanitaria como consecuencia de la crisis y las medidas sanitarias que se están adoptando, y desde la AEP considerábamos que era fundamental
conocer la opinión de los pediatras”. Esta encuesta ha sido, en este sentido, “clarificadora” en palabras del vicepresidente de esta sociedad científica, “ya que ha confirmado la percepción sobre el impacto negativo de la crisis en la salud de los  más pequeños y ha permitido, además, determinar cuáles son las áreas que se están viendo más afectadas”.

Así, de acuerdo con el 54% de los encuestados, se ha registrado un aumento en los últimos tres años de la listas de espera de los pacientes crónicos, tanto en el hospital como en los centros de referencia y, en paralelo, para el 48%, se ha producido también una mayor saturación de las consultas, una situación que se viene observando en los últimos tres años.

Un desánimo creciente
Estos dos hechos, junto con los recortes, están calando en los pediatras. Dos de cada tres se declara insatisfecho. En concreto, el 25% se manifiesta muy desanimado y el 38% desanimado. “Y no es algo que sea exclusivo de estos últimos meses”, apunta el profesor Nieto, “sino que es una tendencia continuada en los últimos tres años, como ha puesto de manifiesto este sondeo”. Para el 37% las condiciones laborales son malas y sólo el 23% las califica de buenas. De hecho, casi uno de cada cuatro ha llegado a considerar la posibilidad de abandonar su plaza en los centros públicos.

El síndrome burnout de la Pediatría está repercutiendo en cierta manera en la calidad de la asistencia. Así, el 38% de aquellos que se manifiestan desanimados o están insatisfechos con sus condiciones de trabajo opina que esto está afectando a la calidad del mismo. “No obstante, un dato llamativo es que, a pesar de esta percepción, el número de quejas y reclamaciones en los centros de trabajo parece que se ha mantenido estable en los últimos tres años, según el 62% de los pediatras”, destaca el vicepresidente de la AEP. En su opinión, “por el esfuerzo que están llevando a cabo los profesionales para mantener una buena calidad asistencial, tanto en Atención Primaria como en el ámbito hospitalario, lo que ha permitido un incremento menor de lo esperado del número de quejas de los usuarios”.

Más problemas
Y si los recortes están influyendo en la salud infantil, la propia crisis y la disminución de ingresos en las familias también están afectando a la salud de los más pequeños. El 55% de los pediatras percibe que se está produciendo un impacto en la salud de los niños y casi uno de cada cuatro lo califica de “significativo”.

En concreto, el 84% de los profesionales constata un incremento de los problemas de salud mental derivados de la crisis, como ansiedad, depresión o adicción, en las familias, lo que tiene su efecto en la salud de los niños. “Por otro lado, medidas como la vacunación infantil o el seguimiento de hábitos de vida saludables están siendo sacrificados por esta crisis. Es preocupante que una de las actuaciones de salud pública más destacadas y que han permitido erradicar y controlar enfermedades se estén poniendo en peligro”, destaca el profesor Nieto. De esta forma, según el 80% de los pediatras se ha registrado una disminución en la administración de vacunas no financiadas por el Sistema Nacional de Salud, como la vacuna frente a rotavirus, frente a varicela en el segundo año o frente a neumococo.

A ello se añade que, para el 56%, en la actualidad se siguen menos los consejos de alimentación, asociados a hábitos de vida saludables. “Un hecho preocupante”, apunta, “considerando que España es uno de los países europeos con una mayor tasa de obesidad y sobrepeso y que, por otro lado, ahora tenemos una tasa cada vez mayor de niños desnutridos”.

En lo relativo a los medicamentos, este sondeo muestra que la crisis está limitando el acceso a los medicamentos, según el 54% de los encuestados, y la desfinanciación de ciertos medicamentos está repercutiendo mucho y bastante en el seguimiento del tratamiento para el 21%.

En palabras del profesor Nieto, “es preocupante la situación que refleja la encuesta, tanto por el relativo deterioro de la salud infantil en España que muestra, como por el efecto negativo de la crisis y las medidas de ahorro en las condiciones en las que el pediatra desarrolla su trabajo. El escenario que describe este sondeo empeorará todavía más en los próximos meses, ya que el mismo se realizó en los meses de julio a septiembre antes de las últimas medidas adoptadas por el Gobierno central y las comunidades autónomas Previsiblemente, asistiremos a un repunte de enfermedades infecciosas prevenibles y de deficiencias nutricionales a corto y largo plazo, entre otras consecuencias. Y el ahorro que se prevé puede que se convierta en poco tiempo en un mayor coste social y médico”.

Por ello, desde la Asociación Española de Pediatría se insiste en la necesidad de continuar garantizando la atención pediátrica de calidad que se venía prestando, “invirtiendo en investigación, potenciando los programas del niño sano o garantizando la atención del pediatra, entre otras medidas”, subraya el vicepresidente de la AEP.