ESTÁS LEYENDO...

El 8% de los españoles nunca se ha medido la tensi...

El 8% de los españoles nunca se ha medido la tensión arterial

La tensión arterial es un indicador básico de la salud cardiovascular y unos niveles elevados aumentan la posibilidad de sufrir un accidente cerebrovascular o ataque cardiaco. A pesar de que su medición periódica ayuda a diagnosticar y controlar los casos de hipertensión, una enfermedad que en España afecta a casi 14 millones de personas, el 8,1% de la población nunca se ha tomado la tensión arterial según una encuesta realizada por PiC Solution, marca especializada en el autocuidado de la salud en el entorno doméstico.

El 77% de la población encuestada reconoce medirse la tensión con poca frecuencia, frente a un 1,3% que se toma la medición a diario, un porcentaje que aumenta hasta el 4,3% en el caso de los adultos con edades superiores a los 55 años. Unos porcentajes muy bajos si consideramos el hecho de que una de cada tres personas hipertensas no lo saben.

Según este estudio de PiC Solution el 37% de la población se toma la tensión arterial en sus hogares, frente a un 62% que prefiere hacerlo fuera, bien en un centro sanitario (45,6%) o en farmacia (16,2%). Gracias al avance de la medicina, los pacientes pueden conocer sus niveles de presión arterial en cuestión de segundos y sin necesidad de salir de casa, facilitando una medición más regular. Tan solo es necesario seguir una serie de recomendaciones básicas:

El punto de medición debe estar situado a la altura del corazón. Cinco de cada 10 pacientes desconoce la postura correcta para llevar a cabo la medición de la presión arterial, y es que una mala posición del brazo en el momento de la medición puede modificar el resultado.

Los tensiómetros deben calibrarse cada cierto tiempo. Los tensiómetros, también los domésticos, requieren chequeos o calibrado cada dos años, aproximadamente. Tan solo el 22% de los encuestados conocía esta recomendación.

Es recomendable no haber comido en la media hora anterior a la medición. Dos de cada 10 encuestados desconocían que ingerir algún alimento inmediatamente antes de la medición eleva la tensión. Lo recomendable es esperar al menos media hora.