ESTÁS LEYENDO...

El 90% de las bajas por enfermedades que se produc...

El 90% de las bajas por enfermedades que se producen en el sector de la limpieza son trastornos músculo-esqueléticos

En el sector de la limpieza existe un importante porcentaje de trastornos músculo-esqueléticos producidos por factores muy diversos asociados al ámbito de trabajo: movimientos repetitivos, posturas incorrectas y un uso inadecuado de los utensilios de trabajo. Esto produce, que este sector presente un índice mayor a otros sectores de padecer dolencias como la lumbalgia, cervicalgia, tendinitis, hombro doloroso, epicondilitis, síndrome del túnel carpiano, tenosinovitis de Quervain, artrosis de rodilla, las patologías más comunes asociadas a los trabajos de limpieza profesional. Según el doctor Santiago de la Fuente, médico rehabilitador, “estas patologías resultan tremendamente frecuentes y ocasionan una media de 15 días de baja laboral”.

En concreto, “el 75% de las bajas que se producen en el sector de la limpieza son imputables a enfermedades, el 25% restante se trataría de absentismo voluntario o bajas injustificadas”, reconoce Jesús Martín, presidente de la Asociación de Empresarios de Limpieza de Madrid, AELMA. Y de ese 75%, el 90% corresponde a trastornos músculo-esqueléticos. “Afortunadamente, los nuevos métodos de diagnóstico permiten saber si los trabajadores están fingiendo una dolencia y si ésta se ha producido en el centro de trabajo o en el ámbito doméstico”, afirma el doctor De la Fuente.

La prevención como aliada
Gran parte de esas enfermedades podrían evitarse o minimizarse ofreciendo a las empresas y trabajadores una correcta formación en higiene postural. Tal y como explica Álvaro Guerrero, fisioterapeuta y codirector del centro médico Premium Madrid, “para ofrecer soluciones, primero hay que analizar los riesgos laborales a los que se expone el sector, que en el ámbito de la limpieza son: caídas, golpes, cortes y abrasiones con productos químicos. Seguidamente, hay que aplicar los planes de ergonomía adaptados tanto a la actividad que se realiza como al utensilio de trabajo que se emplea y, finalmente; prevenir y, en su caso, tratar los trastornos músculo-esqueléticos”. En este último caso, resulta imprescindible reducir el tiempo desde que el trabajador sufre un dolor o traumatismo hasta que comienza el tratamiento. Según Guerrero, este tiempo debe ser lo más inmediato posible, “de esta manera reduciremos el tiempo de incapacidad temporal y el trabajador quedará 100% recuperado y sin secuelas”.

Reeducación Postural Global
Para que los trabajadores puedan llevar a cabo los planes de ergonomía deberán aprender, a través de técnicas de reeducación postural global y de control postural, cómo ejecutar su trabajo correctamente, así se evitarán retracciones, acortamientos y contracturas musculares, que se producen por el desempeño de la actividad laboral.

Según Guerrero, “en los procesos crónicos o degenerativos, la prevención es fundamental a través de técnicas como la reeducación postural global cuyos principales beneficios son: ganar elasticidad, mejorar la movilidad articular, mejorar la postura, eliminar contracturas y quitar el dolor, mejorar la respiración, controlar el estrés, aprender a controlar tu cuerpo de manera activa y dar estabilidad a nuestra columna”.

Estas conclusiones se han producido en el marco de una Jornada sobre Prevención de Riesgos Laborales celebrada en Madrid por la Asociación de Empresarios de Limpieza de Madrid.