ESTÁS LEYENDO...

El 95% de los recién nacidos se beneficia de los p...

El 95% de los recién nacidos se beneficia de los programas de detección precoz de la sordera infantil

Entre 1 y 2 de cada 1.000 nacidos padece hipoacusia o sordera de carácter profundo, aunque la hipoacusia de cualquier grado -leve y moderada- puede presentarse en 5 de cada 1.000 recién nacidos. La mejor prevención es el diagnóstico precoz que, para ser efectivo, debería realizarse durante el primer semestre de vida del niño. Sobre este aspecto en particular se ha hecho especial  hincapié en el 59º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico Facial (SEORL PCF), que se celebra estos días en Tarragona.

Desde los años noventa, en los que se instauraron los primeros programas de detección precoz de la hipoacusia (PDH) en algunos centros hospitalarios, hasta la actualidad, donde la mayoría de las CC AA tienen PDH, los logros obtenidos han sido importantes. Pero la situación de la detección precoz es muy desigual, con diferencias entre autonomías e incluso entre hospitales de una misma comunidad. Mientras en unas regiones los PDH se aplican al 95% de los recién nacidos, en otras, esto se reduce hasta el 50%. Madrid, Andalucía y Cataluña son, en estos momentos, las zonas que están más atrasadas en lo que respecta a la aplicación de los PDH. Pero a pesar de ello, tal y como ha destacado Ángel Ramos, Presidente de Congresos de la SEORL PCF, “en los últimos años estas tres CC AA han hecho avances muy significativos. Por nuestra parte, desde la SEORL PCF estamos trabajando para lograr una uniformidad de aplicación y conseguir que se beneficie el 100% de los recién nacidos”.


 



La Comisión

de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobó, en abril de 2003, el Programa de Detección Precoz de la Hipoacusia, cuyo objetivo era unificar, para todas las CC AA, la detección precoz durante el primer mes de vida mediante cribado universal, acceso a la fase de diagnóstico a los tres meses o antes, tratamiento instaurado a los seis meses y seguimiento de todos los casos detectados.

En Madrid, Andalucía y Cataluña, este retraso se debe, en parte, a la falta de recursos para atender adecuadamente a una población en crecimiento. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las CC AA en las que el crecimiento vegetativo fue más elevado fueron precisamente Madrid (32.751), Andalucía (30.929) y Cataluña (30.455). Tal y como ha señalado el Presidente de la Comisión de Audiología de la SEORL PCF, Manuel Manrique, “en estas regiones es en donde se ha registrado una mayor tasa de natalidad en el último año, debido en gran parte, a los nacimientos de niños de madres inmigrantes. Como es lógico, este crecimiento implicaría una mayor dotación de recursos. Cuando esto no se consigue, se produce un desfase entre los medios necesarios y los medios con los que realmente se cuenta para atender a los recién nacidos”.



 


Las nuevas tecnologías, aplicadas a los implantes cocleares

Además de la prevención de la hipoacusia en los recién nacidos, durante el Congreso Nacional de la SEORL PCF se han abordado también los diferentes tratamientos de esta patología en la población infantil en general. Tal y como se puso de manifiesto en varios talleres y mesas redondas, los tratamientos varían en función de dónde se localice la lesión que provoca la hipoacusia. Así por ejemplo, si se encuentra en el oído medio -hipoacusia de conducción- las opciones son tres: tratamiento farmacológico, quirúrgico y audioprotésico. Los tratamientos farmacológico y quirúrgico suelen ser prioritarios, ya que resuelven la mayoría de las hipoacusias. Las prótesis auditivas o audífonos constituyen una tercera opción, que se aplica sólo en los casos en los que la patología no haya mejorado con los tratamientos anteriores.

Por otro lado, si la lesión está localizada en el oído interno o en el nervio auditivo -hipoacusias neurosensoriales-, los implantes cocleares -prótesis que se sitúan en el oído interno para estimular su desarrollo- son la opción más eficaz y segura. En los últimos años, se ha conseguido mejorar los resultados obtenidos en niños con este tipo de implantes. Tal y como ha asegurado Francisco González, vocal de la Comisión de Otología de la SEORL PCF, “con la aplicación de las nuevas tecnologías a los implantes cocleares se han realizado importantes avances; la calidad del sonido que percibe el niño es mucho mejor que hasta hace unos años. Sin embargo, aún se está trabajando para lograr una mayor perfección”.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page