ESTÁS LEYENDO...

El 96% de los niños con síndrome de Down son elimi...

El 96% de los niños con síndrome de Down son eliminados antes de nacer

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEl CEB (Centro de Estudios Biosanitarios) ha inaugurado la Cátedra de Bioética que lleva el nombre de  Jérôme Lejeune, el genetista francés que identificó la anomalía responsable del Síndrome de Down. La presentación se ha celebrado en el Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. En el acto han intervenido Jean Marie Le Méné; Presidente de la Fundación Jérôme Lejeune; Mons. Rino Fisichella, Presidente de la Academia Pro Vita y Mónica López Barahona, Directora de la Cátedra.

Hace 50 años el profesor Lejeune, descubría el origen del mongolismo, posteriormente denominado trisomía del par 21. Este descubrimiento daba inicio a la genética moderna. Sin embargo, como ha señalado Jean Marie Le Méné, Presidente de la Fundación Jérôme Lejeune “de forma muy rápida este descubrimiento se vuelve cada vez más contra aquellos para quienes debería haber servido ya que, en la actualidad, el 96% de los niños identificados con síndrome de Down son eliminados antes de nacer”. Le Méné pidió en la presentación de la Cátedra de Bioética un mayor esfuerzo médico y científico para encontrar un tratamiento eficaz ante una enfermedad que afecta cada año, a uno de cada 700 nacimientos.

En el turno de intervenciones, Mons. Rino Fisichella, Presidente de la Academia Pro Vita, ha ratificado la postura de la Iglesia Católica siempre al lado del auténtico progreso, que es el que respeta la vida humana y no prescinde o manipula el compromiso ético científico. Rino Fisichella ha afirmado que “sobre algunas cuestiones vitales, callar sería hipócrita y esto no nos pertenece”. Así ha recordado que sobre estos temas “la posición de la Iglesia Católica ha sido siempre cristalina, inalterada y, precisamente, por esto, creíble”.  Es la Iglesia Católica la que siempre ha sostenido que “el valor ético de la ciencia biomédica se mide en referencia tanto al respeto incondicional debido a cada ser humano, en todos los momentos de su existencia, como a la tutela de la especificidad de los actos personales que transmiten la vida» ( DP 10)” y ha recalcado que “no es necesario creer en Dios para saber que la vida es un bien precioso y un regalo del que tenemos que estar agradecidos y que reconocemos como don de alguien”. 

Por su parte, Mónica López Barahona, promotora y Directora de la Cátedra Jérôme Lejeune, ha resaltado la figura del famoso genetista francés “que aunó la búsqueda honesta de la verdad a través de la investigación científica y la fundamentación de esta investigación en una Bioética personalista”. La Cátedra de Bioética que ahora lleva su nombre, recoge el testigo de esta misión mediante la investigación, la organización de jornadas y seminarios, y publicaciones.

Su actividad arranca con los cuatro cursos de formación previstos para este año. El estado actual de la investigación con células troncales (células madre) y el análisis de la legislación española respecto al inicio y final de la vida (aborto, fecundación in vitro, eutanasia), constituyen la temática central del programa de formación. La primera actividad será una jornada divulgativa sobre los códigos de la vida, que se celebrará el 30 de marzo en el Colegio Oficial de Médicos de Madrid.

Más información:


Centro de Estudios Biosanitarios





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?