ESTÁS LEYENDO...

El aceite de oliva no nos redime del suspenso en l...

El aceite de oliva no nos redime del suspenso en la dieta de los españoles

La dieta mediterránea pierde protagonismo en la mesa de los españoles y, con su desaparición, se pierden sus efectos cardioprotectores, tan beneficiosos para la salud. Tal y como revela el estudio clínico Seguimiento de la Dieta Mediterránea y su relación con el Riesgo Cardiovascular en España (DIMERICA), existe un deterioro real de la dieta mediterránea (con una nota media de un 4,7 sobre 10), a lo que ha contribuido negativamente el incremento de la ingesta de grasas saturadas y de azúcares refinados. El uso de aceite de oliva, muy recurrente en la cocina española, tampoco salva del “suspenso” a los españoles, es más, se consume menos frutos secos y pescado, dos pilares fundamentales de la dieta mediterránea junto a las verduras y las legumbres. Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos

Estas son algunas de las conclusiones del DIMERICA, promovido por laSociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) y la Asociación Española de Enfermería de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (EHRICA), presentado hoy en la 12ª Reunión de Enfermería que estos días se celebra en Valencia, en el marco de la 18ª Reunión Nacional de la SEH-LELHA.

En el estudio han participado 1.770 personas, sometidos a un análisis de los hábitos alimentarios como muestra de lo que actualmente sucede en la población adulta española. Curiosamente y en contra de lo que se pensaba hasta ahora, la zona del Mediterráneo es el área menos “cumplidora”, por el contrario, las comunidades situadas en la cornisa cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco) son las que mejor siguen la dieta mediterránea.

La tendencia de empeoramiento en nuestra alimentación resulta más evidente en los últimos años y coincide con un ligero aumento del índice de obesidad, no sólo en la población adulta, sino también en niños y adolescentes. En la actualidad hay más de dos millones de personas con problemas de obesidad grave y, por tanto, con un alto riesgo cardiovascular.

Según el doctor José Abellán, coordinador del estudio DIMERICA y director de la cátedra de Riesgo Cardiovascular de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, “el ritmo de vida actual no favorece el cumplimiento de la dieta mediterránea. No se trata tanto del abandono de la dieta como de la pérdida progresiva del estilo de vida del mediterráneo. Su seguimiento es cada día más pobre, por lo que es necesario reintroducir la dieta con conceptos actuales y cultivar su consumo desde las edades infantiles”.

Paradójicamente, la dieta mediterránea gana peso en los países nórdicos,tan alejados culturalmente de la gastronomía de la zona del mediterráneo. Aun así, “España es un país de bajo impacto en lo que se refiere a complicaciones coronarias si lo comparamos con los países del norte de Europa”, continúa el doctor Abellán. “Tradicionalmente esta cardioprotección se ha relacionado con el seguimiento de una dieta mediterránea, además de factores genéticos protectores”.

Por su parte, Elena Ramos, enfermera en el Centro de Salud de Quijorna de Madrid y miembro de la asociación EHRICA, añade que “las personas con una predisposición genética a desarrollar complicaciones cardiovasculares y que siguen correctamente la dieta mediterránea tienen menos problemas. Su consumo contribuye en una proporción importante al control de la presión arterial y mejora el control glucémico. La educación para la salud y la capacitación de la población son nuestra responsabilidad y en su consecución  y la implicación en sus autocuidados, estará el éxito de nuestro trabajo”.

Papel de la enfermería
El personal de enfermería cumple una labor educativa fundamental, ya que ayuda a inculcar hábitos y estilo de vida saludables en la población. Por su proximidad y cercanía al paciente, este colectivo profesional aconseja tanto sobre la cantidad como sobre la calidad de los alimentos que se ingieren con un fin claramente preventivo.

En un 15% de los casos de hipertensión bastaría con seguir un adecuado plan nutricional y de ejercicio físico para disminuir considerablemente el riesgo cardiovascular. Con este objetivo y con el fin de mejorar el control y el seguimiento del paciente hipertenso, la Asociación EHRICA presenta hoy en el marco de su Reunión Nacional la actualización de las guías de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular. “Se trata de un diseño ágil y práctico, de formato bolsillo, pensado para que el profesional de enfermería pueda consultar esta herramienta de trabajo en cualquier momento en su día a día”, explica Dolors Estrada, una de las coordinadoras de las guías, dirigidas al personal de enfermería tanto de Atención Primaria como Especializada.

Las guías, disponibles próximamente en la página web de EHRICA (www.ehrica.org), incorporan dos nuevos capítulos, uno sobre la medición del índice tobillo-brazo y un segundo sobre los principales diagnósticos enfermeros sobre la hipertensión arterial y riesgo cardiovascular.