ESTÁS LEYENDO...

El agua de mar. la estrella del lavado nasal.

El agua de mar. la estrella del lavado nasal.

La limpieza nasal del bebé es doblemente necesaria, por
ser su respiración fundamentalmente nasal y desconocer las técnicas de sonado

Lo que distingue el agua de
mar del agua clorada o la de río es la cantidad de nutrientes
que contiene. Hoy en día, el agua de mar se obtiene a unas latitudes y
profundidades perfectamente estudiadas. A continuación se somete a procesos de
reducción de sal, para adaptarla a la composición de la mucosa, y a procesos de
depuración, haciéndose fisiológica, es decir, adaptándola a las funciones de
los seres orgánicos.

Cuanta más, mejor

Rara es la vez que en el
marco de una consulta pediátrica por afección de las vías respiratorias altas, no
se recomiende el lavado nasal con agua de mar como primera y más natural medida.
Y mejor cuantas más veces al día, lo que constituye la prueba más real de su
efectividad e inocuidad.

Las 10 preguntas más frecuentes

El uso generalizado del agua
de mar no deja de despertar dudas a los papás. Aquí tenéis la respuesta a
vuestras dudas más frecuentes.

  1. ¿Por
    qué es tan importante el lavado nasal?

En
los bebés, la limpieza de la nariz es doblemente importante, ya que su
respiración es fundamentalmente nasal y desconocen todavía las técnicas de
sonado. Además, su organismo es más vulnerable a las bacterias y virus que se
acumulan en las vías respiratorias, provocándole infecciones con mayor
facilidad.

  1. ¿De qué
    se compone el agua de mar?

El
agua de mar es una solución semejante al plasma humano por su contenido en
sales y oligoelementos, pero con una concentración evidentemente superior a la
de nuestro organismo. Esta semejanza explica que sea tan beneficiosa para
nuestra piel y tan eficaz a la hora de descongestionar la nariz y combatir infecciones.
Las sales marinas en suspensión, como el sodio o el cloro, junto con minerales
como el yodo, presente en  las algas,
ejercen una función beneficiosa sobre el organismo al entrar en contacto con la
epidermis. A través de ella, se incorpora a la sangre y al sistema linfático.

  1. ¿A
    partir de qué edad puedo usar una solución marina?

Desde
el primer día del bebé, ya que su composición es totalmente natural e inocua.
De hecho, los lavados nasales con agua de mar constituyen una recomendación
universal de los pediatras.

  1. Un uso
    frecuente, ¿puede provocar irritaciones?

Al
ser una solución isotónica, no provoca irritaciones, por lo que se puede
utilizar tantas veces como sea necesario. Isotónico quiere decir que su presión
osmótica es igual a la del plasma sanguíneo y por tanto, al aplicarla sobre la
mucosa nasal, no hay paso de agua al compartimento
intracelular, por lo que no provoca irritación.

  1. ¿Puede
    dañar a mi bebé?

Normalmente
las soluciones marinas tienen un microdifusor
adaptado a la nariz del bebé. Además, el contenido se dispara mediante una fina
y delicada nebulización que limpia en profundidad,
sin dañar la nariz del bebé y minimizando las molestias.

  1. ¿No se
    contamina de una aplicación a la otra?

Muchas
soluciones marinas, además de ser soluciones estériles, cuentan con una válvula
sin retroceso que impide la contaminación del envase por contacto con los
gérmenes. Así, lo puedes utilizar cuantas veces quieras sin peligro de
contaminación. Aunque eso sí, limpia bien la parte exterior, por si se hubiera
quedado  impregnada alguna mucosidad.

  1. ¿Hay
    que esperar a que la mucosidad sea espesa?

No.
Más bien conviene realizar los lavados desde el momento en que aparezcan las
primeras secreciones. Si esperas a que la mucosidad se vuelva espesa se habrán
multiplicado los gérmenes y al niño cada vez se le hará más difícil respirar.

  1. ¿Cómo
    tengo que aplicarlo?

Lo
ideal es acostar al niño boca arriba, girando su cabeza y aplicándole el
producto en cada una de las fosas nasales. Después, conviene inclinarlo para
que termine de expulsar las secreciones.

  1. ¿Conviene
    usar un aspirador nasal antes o después de aplicar el agua de mar?

El
uso de un aspirador nasal está indicado después de la aplicación del agua de
mar. De esta forma se aspirarán las mucosidades que puedan permanecer en cada
una de las fosas nasales, con lo que la higiene nasal queda completada.

  1. Después
    del lavado nasal, ¿conviene usar gotas corticosteroides
    para cortar la mucosidad?

El
uso de gotas a base de corticosteroides debe
indicarlo el pediatra, y nunca más allá de 7-10 días. Normalmente, su
aplicación depende del tipo de mucosidad y del tiempo que lleve instalada en el
bebé.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page