ESTÁS LEYENDO...

El asma mal controlado produce el 70% del gasto de...

El asma mal controlado produce el 70% del gasto de la enfermedad en España

En España se destina un 2% de los recursos de la sanidad pública al asma, o lo que es lo mismo, 1.480 millones de €. Un 70% de esta factura corresponde a las consecuencias del mal control del asma, según el estudio ASMACOST realizado por el Área de Asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), lo que representa un coste medio por paciente de 1.726 € por año, que varía en función de la gravedad del asma en una horquilla que va de los 959 € para el asma leve a los 2.635 € para el asma grave, referidos en el mismo estudio. Por otra parte, el estudio COAX constata que el coste hospitalario de una crisis es de 1.555 €.

“Los gastos por asma se relacionan directamente con el grado de control de la enfermedad y con la gravedad, de tal modo, que a peor control y a mayor gravedad los costes se incrementan, por tanto en nuestro medio, una buena estrategia y planificación del diagnóstico y del tratamiento del asma reducirían sustancialmente los costes”, explica el Dr. Antolín López Viña, coordinador del Área de Asma de SEPAR.

Otros resultados del estudio ASMACOST muestran El 16,1% del gasto corresponde a recursos no sanitarios- absentismo laboral y escolar, incapacidades, jubilaciones anticipadas, y muertes prematuras- mientras que el 83,9% corresponde a los costes sanitarios. El asma es una enfermedad que afecta a entre el 5% y el 8% de la población adulta, y entre el 8% y el 12% de los niños. El Dr. Dr. Carlos Melero, neumólogo y miembro de SEPAR, explica que “el asma es una enfermedad muy frecuente y en la actualidad es la enfermedad crónica más prevalente en la infancia. Se estima que 300 millones de personas la padecen en todo el mundo y en España, fallecen a causa del asma, dos personas por cada 100.000 habitantes al año. El carácter crónico del asma, junto a la necesidad de medicación tanto para combatir los síntomas como para controlar la inflamación bronquial, hacen que esta enfermedad respiratoria suponga una carga económica importante para todos los sistemas de salud, así como para los individuos afectados, sus familias y la sociedad”.

El estudio ASMACOST señala que los recursos sanitarios que generan un mayor coste económico son los medicamentos (27,9%), las exploraciones (24%), y los ingresos hospitalarios (17%). Asimismo, los datos confirman que los costes del asma dependen del nivel del control individual de cada paciente y del grado en que se eviten las exacerbaciones. El Dr. López Viña afirma que “los tratamientos actuales contra el asma son muy eficaces si la persona asmática los administra de forma adecuada según las recomendaciones de su neumólogo”.

En España se puede estimar que existen unos 3 millones de personas afectadas por asma, de los cuales menos del 50% se encuentran bien controlados. “Actualmente solo 1 de cada 4 asmáticos está controlado”, estima el Dr. Carlos Melero. Los expertos señalan que el problema en el cumplimiento del tratamiento, reside, en ocasiones en que éste no está correctamente ajustado a la enfermedad o al estilo de vida de los pacientes, o es demasiado difícil de llevar a cabo, o bien existe corticofobia- miedo al tratamiento a largo plazo con cortisona, por lo que es fundamental que médico y paciente intercambien sus creencias, miedos e información sobre la enfermedad, para conseguir un pacto sobre el tratamiento que puede ser más adecuado para cada paciente.

Según ASMACOST, el mal control del asma representa el 70% del coste total de esta enfermedad respiratoria. Aunque el coste del control del asma es muy elevado, la existencia del infra diagnóstico y el mal control de la enfermedad suponen un gasto mayor. El asma es una enfermedad aparentemente de fácil diagnóstico. Sin embargo, existen pacientes con asma que no están identificados, y otros diagnosticados de asma que no padecen esta enfermedad. “Estos dos hechos son consecuencia de varios factores, entre los que se pueden citar, que los síntomas pueden confundirse con otras enfermedades, y al poco uso de medidas objetivas para confirmar el diagnóstico”, comenta el Dr. López Viña. Es conocido, a través de los estudios realizados, que con los tratamientos actuales se puede conseguir un buen control en el 90% de los asmáticos. “Solamente en este 10% restante, en los que no se consigue el control, se precisan adecuadas medidas y un tratamiento en unidades especializadas, además de tratamientos biológicos, de reciente aparición, que han venido a mejorar el control en este subgrupo de pacientes”, afirma el Dr. López Viña.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page