ESTÁS LEYENDO...

El asma ocupacional supone entre un 9 y un 15% del...

El asma ocupacional supone entre un 9 y un 15% del asma diagnosticado en adultos

El asma ocupacional supone entre un 9 y un 15% del asma diagnosticado en adultos
Con el objetivo de incrementar el conocimiento del diagnóstico, manejo y control de las enfermedades ocupacionales respiratorias la Sociedad Vasco-Navarra de Patología Respiratoria (SVNPAR) celebra hoy y mañana la décima edición de sus Talleres de Primavera en San Sebastián, en los que mediante encuentros y debates se abordan diferentes temas de actualidad, generalmente novedosos o controvertidos y que surgen en la práctica general diaria de los neumólogos.

“A lo largo de esta jornada compartimos la realidad con la que nos encontramos a diario los neumólogos en el manejo de enfermedades ocupacionales respiratorias y proponemos una mejor coordinación de los diferentes profesionales e instituciones implicados”, declara el Dr. Mikel Oribe, Neumólogo del Hospital de Galdakao y coordinador-moderador de la mesa redonda de enfermedades ocupacionales en la reunión anual de SVNPAR.

Estas enfermedades establecen una relación causal entre el ámbito de trabajo y la aparición de la enfermedad. “Para la confirmación e inclusión de una de ellas se tiene que demostrar una incidencia de esta enfermedad entre los trabajadores superior al resto de la población, además se ha de identificar una clara relación causa-efecto entre las condiciones de trabajo y la enfermedad, aspecto que resulta muchas veces problemático”, afirma el Dr. Oribe.

Las variaciones geográficas, los diferentes grados de exposición, así como la existencia de sustancias inorgánicas y elementos químicos potenciales de desarrollar la enfermedad, han dado lugar a estudios epidemiológicos con cifras muy dispares por lo que la prevalencia de estas enfermedades no se conoce con exactitud. “Sin embargo, podemos afirmar que el asma ocupacional es una de las enfermedades ocupacionales respiratorias más frecuentes en nuestro hábitat debido a que hay más de 300 agentes naturales y químicos capaces de inducir este tipo de asma tras una exposición prolongada. De hecho, supone entre un 9 y un 15 por ciento del total de asma diagnosticado en adultos”, asevera el Dr. Oribe.

“Además, -continúa- los neumólogos nos encontramos en nuestra práctica clínica diaria con la neumoconiosis, enfermedad originada por la inhalación crónica de partículas inorgánicas y que recibe una denominación especifica en función del agente causal, carbón  -neumoconiosis por carbón- sílice -neumoconiosis por inhalación de sílice-. Esta última también es conocida como silicosis y se presenta en un 18 por ciento de los trabajadores de canteras de granito”.

“Las enfermedades por exposición a asbesto son también frecuentes y, aunque no disponemos de guías de prevalencia e incidencia, sabemos que hay al menos 300 ocupaciones laborales que pueden verse afectadas por ello ya que estos minerales se encuentran en más de 3.000 productos. Estas enfermedades presentan un periodo latente que varía entre 10 y 30 años, por lo que se estima que en los próximos años nos encontraremos con un pico epidemiológico de estas patologías, entre las que se encuentran el derrame pleural, placas pleurales, fibrosis pleural difusa, asbestosis (neumoconiosis por inhalación de asbesto), cáncer de pulmón y mesotelioma pleural maligno”, explica el experto.
 
Abordaje multidisciplinar de estas enfermedades

Las enfermedades ocupacionales respiratorias tienen un diagnóstico laborioso y dificultoso para establecer la certeza de la causa. Además, no se limitan al manejo médico sino que requieren reconocimientos por parte de otras instituciones para valorar la incapacidad o determinar indemnizaciones económicas, como son el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales (Oslan), el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS).

En este sentido, el Dr. Oribe afirma que “mediante este tipo de jornadas queremos potenciar un planteamiento multidisciplinar y coordinado entre los profesionales y diferentes instituciones implicadas en el abordaje global de estas enfermedades. El objetivo es contrastar nuestras realidades y analizar las distintas problemáticas con las que nos encontramos en la práctica diaria para, de esta manera, tras debatir y contrastar opiniones, detectar las áreas de mejora las cuales nos permitan una mejor coordinación de los diferentes profesionales e instituciones implicados, así como determinar y concretar avances de carácter organizativo de coordinación y de infraestructuras”.

Para finalizar, el Dr. Mikel Oribe incide en el compromiso adquirido por los miembros de esta sociedad y afirma que “vamos a seguir aportando nuestro conocimiento y experiencia profesional para lograr el mejor manejo de estas patologías”.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?