ESTÁS LEYENDO...

El bótox podría reducir el crecimiento del cáncer ...

El bótox podría reducir el crecimiento del cáncer de estómago

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) indican que los nervios tienen un papel esencial en el crecimiento del cáncer de estómago, lo que sugiere que un tratamiento basado en bloquear las señales nerviosas mediante cirugía o Botox (toxina botulínica tipo A) podría resultar efectivo para esta patología.

Para la investigación, publicada en Science Translation Medicine, se realizó una vagotomía para cortar los nervios a partir de tres modelos diferentes de ratones con cáncer de estómago. Tras este experimento, Wang, profesor de medicina en el Centro Integral de Cáncer Herbert Irving de Columbia, y su equipo comprobaron que la cirugía había reducido significativamente el crecimiento del tumor a la vez que elevaba la tasa de supervivencia del animal. Además, la interrupción de las conexiones nerviosas en un único lado del estómago permitió al cáncer seguir creciendo en el lado que tenía los nervios intactos, corroborando la importancia de los nervios en el desarrollo del tumor.

En una segunda fase del estudio, se procedió a bloquear la transmisión de las señales nerviosas farmacológicamente. Los resultados indicaron que una inyección de Botox en ratones, resulta tan efectiva como la cirugía a la hora de reducir el crecimiento del cáncer de estómago. Los autores explican que el Botox evita que las células nerviosas liberen un neurotransmisor conocido como acetilcolina, que es el responsable de estimular la división celular, por lo que si se impide su actuación mediante este fármaco, se puede desacelerar el crecimiento del cáncer.

Efectividad en humanos

Tras verificar la eficacia del Botox en ratones, los investigadores analizaron los efectos de la cirugía en humanos. Para ello, compararon a 37 enfermos que tuvieron una recurrencia de cáncer de estómago muchos años después de la cirugía. De los 13 que habían sido sometidos a una vagotomía, solo un paciente mostró un desarrollo del tumor en las zonas con las conexiones nerviosas interrumpidas, mientras que los 24 pacientes que no se había sometido a este tratamiento desarrollaron tumores en diversas zonas del estómago.

Los resultados mostraron que el bloqueo de los nervios hace que las células cancerosas sean más vulnerables a los agentes químicos y que el uso de Botox, combinado con quimioterapia, aumenta las tasas de supervivencia en hasta un 35 por ciento en ratones, resultando más eficaz que la quimioterapia por sí sola.

“La principal limitación de este estudio es que se centra en las primera etapas del cáncer de estómago. En el futuro, nos gustaría utilizar este método en tumores más avanzados”, ha añadido Wang.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *