ESTÁS LEYENDO...

El color de los juguetes puede influir en el tempe...

El color de los juguetes puede influir en el temperamento y personalidad de los niños

Con la llegada de estas fechas navideñas, los vocablos “regalar”, “juguete” y “navidad” vuelven a conjugarse unidos. En este sentido, elegir un juguete (de uno a tres máximo, y no diez o doce, en este caso se hace cierta la máxima de “menos es más”) debe ser considerado un ejercicio de responsabilidad con el desarrollo integral del niño.

Investigaciones en el campo de la Pediatría y Psicología Infantil avalan la importancia del juego para los niños. El juego es el motor de su actividad física. Es un elemento de socialización primario: a través de los juguetes se establecen las primeras interacciones con el adulto, y con sus iguales, un poco más tarde; los juguetes y el juego actúan como vehículo de exteriorización e interiorización de emociones, sentimientos, creatividad. Es desde el juego donde el habla pública del niño comienza a hacerse lenguaje interno para auto dirigir su conducta, planificarse, y externo para tomar iniciativas, discutir, negociar, llegar a acuerdos, comprobar sin miedo al error hasta donde llegan sus competencias y habilidades.

Según afirma doctor Jordi Mateu, coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría (AEP), se ha observado que los juguetes rojos generan dinamismo e incitan al movimiento en los niños “y, por ello, se recomiendan para niños más bien tranquilos que necesitan actividad”.

 “En el lado contrario se situarían los de color azul que parece que favorecen la relajación y ayudan a dormir y se aconsejan a niños activos e irritables. Los juguetes amarillos mejoran la concentración y ayudan al desarrollo de la inteligencia mientras que los de color naranja denotan alegría y fomentan la actividad. Los primeros serían adecuados para niños con dificultades de concentración y los segundos para aquellos que pasan por una etapa de cierta tristeza. Finalmente, los de color blanco parece que promueven el descanso y la relajación”.

Pero junto con el color hay otros factores que los pediatras aconsejan antes de la elección de un juguete. Como señala el doctor Paulino Castells, psiquiatra infantil y miembro de la AEP, no siempre la selección del juguete se ajusta a la edad del niño y sirve para estimular cada una de sus capacidades. “Por ello, en los primeros años de vida y para motivar la afectividad del niños se aconsejan juguetes como muñecos, ositos y otros animales. Para estimular su motricidad, juguetes como pelotas, bicicletas coches con pedales, juguetes de construcciones”.

“Por lo que se refiere a estimular su sensibilidad y expresión hay que proporcionar a los niños juguetes musicales, sin olvidar aquellos que se puedan montar y desmontar o de preguntas y respuestas que estimulan su capacidad mental  (de cuerda, viento o percusión)”, precisa el doctor Castells.

 

Juguetes seguros

Ahora bien, los padres, además de escoger aquellos juguetes adecuados que  estimulen cualquier faceta de su personalidad, no deben olvidar otros aspectos importantes como seleccionar juguetes seguros.

“De entre los juguetes que pueden causar accidentes hay que citar, en primer lugar, aquellos que por su forma y medida no sean adecuados a la edad del niño (los juguetes para niños mayores suelen ser peligrosos y frustrantes en niños pequeños debido a su falta de habilidad para usarlos); aquellos que pueden desmontarse en piezas pequeñas que el niño puede introducirse en la boca y en otros orificios naturales (nariz y oreja); los que están deteriorados o con algún defecto en su construcción (lo que puede dar lugar a cortes y pinchazos), y por ultimo los que transfieren energía (dando lugar a quemaduras y hasta electrocución)”, explica el doctor Mateu.


 





Botellón electrónico




Un momento de especial importancia es cuando el niño  alcanza la adolescencia abandonando los juguetes clásicos para incorporar a su mundo lúdico otros más sofisticados de estructura electrónica, como ordenadores, videojuegos. “Es precisamente en esta etapa cuando los padres deben estar más pendientes del juego sus hijos y del contenido de los mismos”,-subraya el doctor Castells-.

 

“Mientras se utilicen con mesura, no más de dos horas al día, no suelen tener ninguna connotación negativa, sino al contrario, pueden ayudar a medir las habilidades del jugador y acrecentar la autoestima del niño. Pero en el momento, en el que el niño/adolescente se desentiende de sus amigos, se desconecta de su familia y se refugia en el mundo de los audiovisuales se puede caer en lo que se denomina el botellón electrónico: niños que se quedan recluidos en casa para satisfacción de sus padres pero que pueden estar elaborando una adicción a las pantallas.El principal problema es que este enganche exclusivo–destaca este psiquiatra- impide al niño relacionarse con el mundo real que le envuelve. Y menores que presentan cierta fragilidad en su personalidad, que son inhibidos, introvertidos e inseguros, pueden llegar a desconectarse del mundo real”.

 

Por edades, las recomendaciones para niños entre 0 a 12 meses se centran:

–          Móviles que pueda contemplar desde la cuna o hamaquita

–          Sonajeros u cualquier objeto sonoro

–          Juguetes de goma para chupar

–          Objetos que rueden (pelotas etc.)

–          Colchonetas para gatear.

 

Para entre 1 y dos años, edad caracterizada por la exploración y la curiosidad, se aconsejan:

–          Juguetes que puedan empujar, andadores, correpasillos, triciclos

–          Construcciones con piezas de plástico o madera

–          Juguetes que se puedan meter y sacar o que floten Objetos que floten en el agua

–          Fotografías de animales

–          Cubos, palas, etc. para jugar

–          Instrumentos musicales sencillos

–          Muñecos y animales de peluche

 

Entre 2 y 3 años:

–          Pelotas grandes y pequeñas.

–          Juguetes de movimiento.

–          Construcciones de piezas grandes.

–          Pizarras, tizas pinceles, pinturas  y plastilina

–          Cuentos ilustrados.

–          Animales de diferentes especies.

–          Cubos, palas etc. 

–          Títeres y marionetas.

 

De 3 a 4 años:

(Edad de la imitación)

–          Muñecas

–          Coche, camiones, barcos, soldados, aviones, trenes de madera

–          Disfraces

–          Plastilina

–          Objetos irrompibles para montar

–          Cubos apilables

 

De 4 a 6 años, etapa en la que se inicia la inventiva:

–          Juegos con herramientas sencillas

–          Pizarra y yeso

–          Construcciones sencillas

–          Equipos deportivos

–          Pinturas

–          Rompecabezas

 

De 6 a 8 años:

–          Construcciones

–          Patines

–          Juguetes eléctricos

–          Material de costura

–          Instrumentos musicales.

–          Cometas

–          Rompecabezas y juegos de mesa

–          Cuerda para saltar


 

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page