ESTÁS LEYENDO...

El cuerno del unicornio.

El cuerno del unicornio.

No se
sabe cómo, cuándo ni dónde surgió la leyenda del Unicornio. Pero ha conseguido
estar presente en la imaginación popular, la literatura y el arte más que
cualquier otro animal creado por la fantasía del ser humano.

Ya el
médico Ctesias, natural de Cnido
y que vivió en el siglo V a.C. escribió en su obra ?Indica? una
descripción del unicornio. Sería según él, un animal al que calificaba como
“asno salvaje” y que vivía en la India. Era grande como un caballo,
de cuerpo blanco, cabeza roja, ojos azul oscuro y un afilado cuerno en la
frente de unos cuarenta y cinco centímetros. La base del cuerno y hasta dos
palmos de la frente eran blancos, la parte central del
cuerno era negra y la superior rojo carmesí. Sus cuernos eran usados para
convertirlos en vasos, y aquel que bebiera en ellos estaba inmunizado contra
los venenos, si antes o después de tragarlos bebía agua, vino o cualquier otra
cosa en tal recipiente. Además no le afectaban las convulsiones (producto de la
epilepsia, muy común entonces). Ésta fue la descripción que se transmitió a
través de las fuentes griegas. El animal fue también mencionado por Julio César
en La Guerra de las Galias. Aunque durante toda la
época antigua, aún no estaba en las artes plásticas, ni en la mitología ni en
el simbolismo religioso.

La
fama y extensión del mito del Unicornio se debió a varias causas fundamentales,
entre ellas, que numerosos autores medievales algunos tan prestigiosos como San
Isidoro de Sevilla, Alberto Magno e Hildegarde de Bingen, también lo mencionan en sus obras.

San Isidoro de Sevilla en su obra Etimologías,
le confunde con el rinoceronte. Según él ?es tan enorme la fuerza que
tiene, que no se deja capturar por la valentía de cazador alguno; en cambio,
según aseguran quines han descrito la naturaleza de los animales, se le coloca
delante de una joven doncella que descubra su seno cuando lo ve aproximarse, y
el rinoceronte, perdiendo toda su ferocidad, reposa en él su cabeza, y de esta
forma adormecido, como un animal indefenso, es apresado por los cazadores
?;
Con el paso del tiempo se le representó como un caballo blanco con un largo
cuerno en la frente, mediante el cual era capaz de hendir
las rocas y hacer brotar el agua, aunque esa misma agua vivificadora, escurrida
hasta las profundidades de la Tierra, podía engendrar malignos dragones. La
leyenda del unicornio, como la mayoría de las curativas, se manifiesta ambigua
entre el bien sanador y el mal posible.

El asta de este mitológico animal
se recomendó como uno de los antivenenos más potentes administrado en forma de
raspaduras o, mejor aún, labrado como copas en donde se servirían los líquidos
presuntamente envenenados que, de esta mágica manera quedarían libres de
ponzoñas. En la corte de Felipe II se conocían perfectamente los rinocerontes.
Los cuernos de los mismos y los del supuesto unicornio se diferenciaban bien,
pero ambos siguieron utilizándose por sus supuestas propiedades antivenenosas.
Cuernos de uno y de otro se conservaron en la botica o en el guardajoyas real.
Algunos guarnecidos de oro o plata, otros en forma de vasos y alguno labrado
como cuchara. Varios se recibieron como regalo regio y
como tal se entregaron en ocasiones.

Su origen mitológico los hacia
escasísimos y muy deseados por las cortes reales. A lo largo del Renacimiento,
y sobre todo del Barroco, se busca su origen natural y posteriormente entra en
crisis la creencia de su actividad curativa.

A finales del siglo XVI y sobre
todo durante el XVII, los pescadores islandeses hicieron abundantes capturas
del narval, llamado el <<unicornio marino>> y sólo este último
siguió con reputación de antiveneno en recetarios y farmacopeas. A finales del
siglo XVII se quisieron aunar ambas tradiciones, la mítica del unicornio con
cabeza de caballo y la real del unicornio procedente de un cetáceo con una
defensa dentada helicoidal.

A lo largo del siglo XVII se
conocía ya perfectamente el origen del cuerno del narval, y se siguieron
utilizando por sus supuestas propiedades antivenenosas, aunque con muchos
recelos y sin que sus precios alcanzaran las fabulosas sumas del pasado.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page