ESTÁS LEYENDO...

El daño cerebral adquirido y las enfermedades neur...

El daño cerebral adquirido y las enfermedades neurodegenerativas, las patologías que más neurorrehabilitación requieren

El daño cerebral adquirido, bien traumático (traumatismo craneoencefálico), vascular (ictus o hemorragia cerebral), infeccioso (meningitis) o tumoral, así como las enfermedades neurodegenerativas como el Párkinson o el Alzheimer, y las enfermedades de la médula y de la columna vertebral representan las patologías que necesitan más cuidados neurorrehabilitadores para poder garantizar al paciente la vuelta a una adecuada calidad de vida.

En niños, en cambio, “los neurorrehabilitadores se centran en tratar  enfermedades congénitas y genéticas, la parálisis cerebral infantil, las alteraciones de psicomotricidad y trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), causas frecuentes de problemas de escolaridad y alteraciones del comportamiento en la edad infantil”, según comenta el doctor Luis Gangoiti, director médico del Instituto de Rehabilitación Neurológica NeuroMadrid.

“La neurorrehabilitación es un proceso activo en el que el uso combinado de medidas médicas terapéuticas, sociales, psicológicas, educativas y vocacionales están orientadas a recuperar y/o compensar las capacidades funcionales alteradas, mejorar la autonomía personal del daño cerebral y de este modo, conseguir la mejor integración familiar, socioeconómica, escolar y laboral del lesionado y de su entorno, con el fin de mejorar su calidad de vida”, explica el doctor Gangoiti. En los últimos años, los avances en el ámbito de la neurorrehabilitación han venido de la mano de las nuevas tecnologías, lo que ha abierto una puerta a la mejora de técnicas ya existentes y ha permitido el desarrollo de otras más innovadoras. Destacan, por ejemplo, las técnicas aplicadas al reaprendizaje motor orientado a tareas específicas, que requiere volver a enseñar al paciente estrategias eficaces para conseguir movimientos funcionales adaptados al entorno. En palabras del doctor Gangoiti, “este enfoque parece demostrar mayor eficacia que otras terapias convencionales para pacientes neurológicos. Ejemplos conceptuales de esta metodología son la terapia de restricción del movimiento en el lado sano para miembros superiores y la marcha en suspensión sobre tapiz rodante con descarga parcial del peso para miembros inferiores”.

Asimismo, la utilización del ordenador ha brindado nuevas posibilidades de acción, principalmente para la rehabilitación neuropsicológica o logopédica, la utilización de estimulación eléctrica funcional o la realidad virtual. “Además, técnicas de neuroestimulación, como la estimulación magnética transcraneal repetitiva (TMS) y neuromodulación, como la estimulación directa transcraneal, producen incrementos en la actividad cerebral en áreas homolaterales  lesionadas, ofreciendo prometedoras vías para la reorganización cerebral que ya están en funcionamiento en NeuroMadrid”, añade el doctor Gangoiti.

Apuesta por una atención integral
En palabras de este experto, “gracias a la apuesta por un tratamiento en el que se combinan los métodos tradicionales con las nuevas tecnologías aplicadas de forma simultánea, logramos un proceso continuo y sin interrupción que debe alcanzar una respuesta óptima en el menor tiempo posible a fin de mejorar la independencia funcional, la calidad de vida y la reinserción sociolaboral, tanto del afectado como de su entorno familiar”.

Y es que los expertos insisten en que la rehabilitación debe abordarse de una manera integral, combinando las esferas física, cognitiva y social, debido a la complejidad de las lesiones cerebrales. “En estos casos, cualquier tipo de función sensorial, cognitiva, conductual, motora o automática puede verse amenazada. Su gravedad y presentación varían con el tiempo y combinadas, producen una infinidad de problemas funcionales, no sólo motores, sino en el uso del lenguaje, en la percepción visual, dificultades de aprendizaje, etcétera. También son frecuentes los trastornos de humor, los cambios de personalidad, la depresión o la ansiedad”, aclara el director médico de NeuroMadrid.

Precisamente en este Instituto de Rehabilitación Neurológica se siguen los criterios de medicina basada en la evidencia y de los protocolos internacionales, tanto en los estudios de valoración como en la planificación de los tratamientos, que son adaptados individualmente y en función de los resultados de las pruebas realizadas. “Integramos las terapias convencionales con la tecnología de vanguardia buscando su sinergia y potenciación, lo que, unido a la experiencia de los profesionales que trabajan en NeuroMadrid, nos conduce a alcanzar el máximo beneficio”, dice este experto, quien destaca que el modelo médico en exclusividad resulta menos eficaz que el integral e interdisciplinar, en el que todos los profesionales de NeuroMadrid forman parte de un equipo y tienen reuniones periódicas en las que fijan objetivos comunes centrando su actividad en el paciente.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page