ESTÁS LEYENDO...

El deporte, una importante herramienta de educació...

El deporte, una importante herramienta de educación en valores y habilidades para niños y adolescentes

“El deporte es una herramienta muy valiosa y atractiva para educar en valores a los niños y brinda la oportunidad de formarles en habilidades y competencias que les pueden ser útiles en otros ámbitos de su vida tales como aprender a respetar las reglas, a cooperar, a trabajar en equipo o fijarse metas y cumplirlas”, explica Amparo Escartí, profesora titular del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Valencia e investigadora principal del proyecto “Promoviendo el desarrollo positivo a través de la educación física y el deporte. Un programa de intervención en la escuela”, uno de los nueve premiados con las I Ayudas a la Investigación de la Cátedra Real Madrid de la Universidad Europea de Madrid.

Este trabajo propone aplicar un programa de intervención en la escuela, llamado Programa de Responsabilidad Personal y Social (PRPS), con el cual se busca desarrollar actividades y competencias a través del deporte y de la actividad física y que “puede ser aplicado con éxito notable en cualquier escuela, tanto educativa como deportivas, con un coste muy bajo”, señala Amparo Escartí.

Un entorno sin libros

Esta iniciativa educativa “se desarrolla en un entorno libre de pupitres y de libros y las actividades que allí se practican permiten a los estudiantes tener relaciones interpersonales muy abiertas tanto con sus iguales como con sus profesores”, explica esta experta, quien añade que los resultados de investigación previos en este campo son muy positivos, ya que demuestran que los profesores que aplican el PRPS mejoran como docentes, al tiempo que mejora también el clima escolar.

Según explica, a lo largo de las últimas décadas, diferentes trabajos de investigación han demostrado que los programas de intervención en la escuela bien diseñados son tremendamente útiles para favorecer el desarrollo personal y social de los estudiantes. “La ventaja de implementar un programa en la escuela es que se benefician más niños que si se tratara de una actividad extraescolar a la que acudirían solamente unos pocos”, añade.

Comportamientos positivos

El objetivo último de este proyecto, denominado “Promoviendo el desarrollo positivo a través de la educación física y el deporte. Un programa de intervención en la escuela”, es “evitar que los alumnos desarrollen comportamientos disruptivos en favor del fomento de otras actitudes positivas como las habilidades sociales, responsabilidad personal y social, autonomía, integración en la escuela y con los padres, entre otros”, señala Amparo Escartí. En términos prácticos, esta iniciativa pretende prevenir y disminuir el fracaso escolar, el consumo de tabaco, alcohol y drogas, el absentismo escolar o los comportamientos violentos en los niños y jóvenes.

El proyecto se llevará a cabo en 10 escuelas de Educación Primaria de la ciudad de Valencia, en niños con edades comprendidas entre los 8 y los 11 años y se aplicará durante las clases de educación física y las tutorías. Para aprender los comportamientos relacionados con los valores del programa, los niños y adolescentes tendrán que ir superando de modo progresivo los siguientes niveles:

• Nivel 1. Respeto por los derechos y sentimientos de los demás. Se concreta en conductas como escuchar al profesor y a los compañeros, no interrumpir, etc.
• Nivel 2. Participación. Los estudiantes tienen que aprender a participar en las actividades de clase, aunque aún bajo la supervisión del profesor. Se concreta en conductas como participar en las actividades propuestas, respetar los turnos o cumplir las reglas del día.
• Nivel 3. Autogestión. En este nivel se insiste en actividades en las que los adolescentes tienen que aprender a asumir responsabilidad y gestionar su tiempo. Se concreta en comportamientos como planificar su aprendizaje, ponerse metas a corto y largo plazo, evaluar sus resultados y planificar su futuro a medio y largo plazo.
• Nivel 4. Ayuda. Los estudiantes deben aprender a cuidar a otros, hacer proyectos de servicios, cuidar el material y las necesidades de sus compañeros.
• Nivel 5. Fuera del gimnasio. Aplicar en otros contextos lo que se ha aprendido en el programa. Frente a otros programas, el PRPS presenta la ventaja de que, al estar estructurado por niveles de aprendizaje, es muy sencillo de aplicar en contextos educativos.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page