ESTÁS LEYENDO...

El diagnóstico precoz de la neuropatía aumenta la ...

El diagnóstico precoz de la neuropatía aumenta la calidad de vida del paciente diabético

El diagnóstico precoz de la neuropatía aumenta la calidad de vida del paciente diabético

El director general de Ordenación y Asistencia Sanitaria de la conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana, Guillermo Ferrán, clausuró la jornada “La cenicienta de la diabetes”, celebrada el pasado 16 de octubre, un encuentro con profesionales sanitarios con el principal objetivo de focalizar el esfuerzo en la prevención de las complicaciones derivadas de la diabetes para lograr beneficios en los pacientes.
IMG_0018.JPG.JPG
 “Una actitud preventiva tiene importantes consecuencias positivas, tanto en la calidad de vida y bienestar del paciente diabético, como en la reducción del gasto sanitario que comportan las complicaciones que llegan a precisar tratamientos y rehabilitación”, destacó el director general Guillermo Ferrán.

Esta jornada, organizada por el Plan de Diabetes de la Comunitat Valenciana, con la colaboración de Pfizer y celebrada en el Hospital General de Alicante, tuvo como eje principal la concienciación del personal sanitario, sobre todo de Atención Primaria, para lograr una detección precoz de la neuropatía diabética.

Durante el encuentro el doctor Miguel Catalá, director del Plan de Diabetes de la Comunitat Valenciana, explicó que “esta complicación de la diabetes aparece ante la presencia de niveles inadecuados de glucosa en sangre y otros factores como la hipertensión arterial o la hipercolesterolemia y que  pueden alterar las fibras nerviosas de cualquier localización, dando lugar a un grupo de trastornos que presentan características específicas según los nervios afectados”.

Tal y como apuntó el doctor Juan Girbés, especialista de Endocrinología y Nutrición de la Unidad de Diabetes del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia y presidente de la Sociedad Valenciana de Endocrinología y Nutrición, “debido a que los síntomas con frecuencia son insidiosos y a veces los pacientes los refieren cuando ya está avanzado el proceso o se presentan complicaciones, es importante que el médico se plantee que el paciente con diabetes puede tener neuropatía”.

Y es que, precisamente un buen control crónico de la diabetes puede impedir una lesión de los nervios periféricos, ya que se evita la exposición a cifras altas de glucosa. “La falta de sensibilidad, sobre todo dolorosa, hace que si el paciente no nota las lesiones o no tiene un apoyo adecuado del pie, presente las complicaciones típicas del pie diabético neuropático, como por ejemplo el mal perforante plantar, que es una úlcera que se produce por apoyar siempre en la misma zona debido a la falta de sensibilidad. En ocasiones cursa con dolor espontáneo, que es lo que se conoce como neuropatía diabética dolorosa, que puede ser muy molesta para los pacientes”, explicó el doctor Girbés.

En casos de neuropatía dolorosa sin respuesta a fármacos, se utilizan sistemas electrónicos de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) que al aplicar pequeñas corrientes de forma programada impiden la transmisión de la propia información de dolor por las raíces nerviosas afectadas.

En la jornada también participaron Juan Antonio Marqués, gerente del Departamento de Salud del Hospital General de Alicante; César Margarit, de la Unidad de Dolor del Hospital General Universitario de Alicante, Manuel Ruiz Quintero, médico del Centro de Salud de Agost; Pedro Díaz Sevilla, enfermero del Centro de Salud de San Vicente II; y Ruth Sánchez-Ortiga, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario de Alicante.

Sobre el dolor neuropático

El dolor neuropático es una de las enfermedades más frecuentes en la práctica clínica y una de las más dolorosas. Sin embargo, también es uno de los dolores más desconocidos y complejos. Es un tipo de dolor crónico que se produce por el daño o lesión de los nervios centrales o periféricos que son las estructuras que se encargan de llevar información del cerebro y de la médula espinal hacia todos los órganos del cuerpo y viceversa. Puede aparecer en enfermedades como la diabetes, herpes zóster, lumbociática y cáncer.

Esta enfermedad puede convertirse en una situación crónica, repercutiendo considerablemente en el desarrollo normal de la vida diaria de quien la padece. Se trata de un dolor que por su intensidad y las limitaciones que conlleva no permite, en muchas ocasiones, llevar una vida normal, incluso impide conciliar el sueño y afecta a la situación anímica del paciente.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?